En Jerusalén, el ejército israelí dispara y mata a un joven palestino de 20 años

El autor del ataque fue el joven Ali Shiouki, que se enfrentó abiertamente a los soldados y policías de patrulla. Para prevenir atentados, coincidiendo con la celebración del  Yom Kippur, Israel ha apostado a 3.000 hombres para defender la ciudad. El temor de los palestinos es la división permanente y el acceso a la oración, que está reservado a los fieles judíos exclusivamente. 


 Jerusalén (AsiaNews/Agencias) – Soldados del ejército israelí dispararon contra un joven palestino, matándolo. Según fue referido por un funcionario palestino, el hecho ocurrió anoche en Silwan, un barrio de Jerusalén oriental ocupado y anexado  (por Israel).  El nuevo episodio de violencia sucede a tan sólo tres días del ataque del palestino Musbah Abu Sbaih, de 39 años, contra objetivos civiles y militares, en el cual murieron tres personas, entre ellas, el atacante mismo.

El autor de este ataque fue Ali Shiouki, de 20 años, que quiso enfrentarse abiertamente con la formación de policías y soldados del ejército que en los últimos días ha sido emplazada por el gobierno israelí en Jerusalén y en Cisjordania. Detrás del despliegue masivo de fuerzas, está el intento de prevenir que ocurran atentados coincidiendo con la celebración del Yom Kippur, la fiesta judía del perdón, que se inició anoche y que se concluye hoy.

Desde hace días que en Jerusalén la policía se encuentra en un estado de alerta máxima, y que los territorios palestinos se encuentran sellados, para así impedir el paso de hombres y vehículos desde los Territorios y desde Gaza. El objetivo es impedir posible ataques contra las decenas de miles de fieles que en estas horas están acudiendo a la Ciudad Vieja y al Muro de los Lamentos, para la fiesta más solemne del calendario judío. Un dispositivo que ha sido ulteriormente reforzado luego del atentado del 9 de octubre. Según fuentes israelíes, habría al menos 3.000 agentes diseminados por toda la ciudad, a fin de velar por la seguridad de los fieles y peregrinos.

A los problemas propios de la ocupación, al incrementarse la tensión, se ha sumado el temor de los palestinos a que Israel, que controla todos los accesos a la Explanada de las Mezquitas, termine por dividirla y sólo permitir el ingreso a los fieles judíos, exclusivamente.

Dese octubre pasado, luego de una serie de provocaciones de judíos ultra-ortodoxos que fueron a rezar a la Explanada de las Mezquitas, justamente al día siguiente del Yom Kippur y del Sukot, se multiplicaron los incidentes y enfrentamientos en Israel y en los territorios palestinos.

La espiral de ataques y violencia derivó en la llamada Tercera intifada o “intifada de los cuchillos”, en la cual han muerto 238 palestinos, 35 israelíes, dos americanos, un jordano, un sudanés y un eritreo. La mayor parte de los palestinos fue muerta mientras trataba de acuchillar o disparar a peatones o soldados. Otros fueron muertos en el transcurso de manifestaciones o enfrentamientos con militares.

ISRAELE_-_PALESTINA_-_nuova_uccisione.jpg