Rabbí Milgrom: el mandato a Gantz signo de ‘esperanza’: fin de la era Netanyahu

El líder centrista tiene el apoyo de 61 parlamentarios (sobre 120 en la Knesset). La coalición del Premier saliente se detuvo en 58. Rabino israelí: llegó el momento de una “recambio” después d 3 elecciones “artificiales” deseadas por Netanyahu para permanecer en el poder. Mayor involucración de árabes y palestinos.

 


Jerusalén (AsiaNews)- En Israel se perfila una “esperanza, pequeña pero concreta” de un recambio en la dirigencia y el fin del decenio en el poder del Premier, Benjamín Netanyahu, a despecho de las proclamas de victoria lanzados el día después del voto en las elecciones políticas de 2 de marzo. Es cuanto subraya a AsiaNews, Jeremy Milgrom, rabino israelí y miembro de la Ong Rabbis for Human Rights, según el cual el jefe de la oposición Benny Gantz juntar los números en la Knesset, el Parlamento israelí, “para formar un nuevo gobierno”. La era Netanyahu-subraya. duró demasiado, esperamos sea realmente llegado el momento de un recambio”.

Ayer los líderes de la coalición centrista Blu Bianco, Benny Gantz recibió el mandato de parte del presidente Reuven Rivlin de formar gobierno juntó el apoyo de 58 parlamentarios, mientras que el rival totalizó 61, el mínimo necesario- sobre un total de 120 en la Knesset- para tener la mayoría. 

Aceptado el cargo de parte del presidente, Gantz lanzó un pedido al rival Netanyahu para un gobierno de unidad nacional en este momento de emergencia, con el país que cerró las fronteras y contrató también los servicios de inteligencia para contrarrestar la difusión del nuevo coronavirus. El líder centrista asegura querer “formar un gobierno de unidad nacional, lo más amplio posible, dentro de pocos días”.

Gantz tiene 28 días de tiempo para conseguir el apoyo necesario en el Parlamento y dar vida a un equipo de gobierno. En caso de necesidad, el presidente Rivlin podría concederle otras 2 semanas de tiempo. “Estas son jornadas normales” agregó “y los líderes deben dejar de lado sus problemas personales”.

Una referencia ni siquiera demasiado velada a la obstinación con la cual Netanyahu entiende permanecer en el gobierno y en caso de ejecutivo de una unidad nacional, quiera guiar la primera parte de la legislatura para prorrogar la apertura de los procesos contra él por corrupción. La primera audiencia estaba programada para el 17 de marzo, pero el procedimiento se postergó de dos meses siempre a causa de la emergencia sanitaria en acto en escala mundial. 

Hemos asistido-subraya Jeremy Milgrom - a 3 vueltas electorales artificiales, que no srvían. Eran sólo un modo con el cual (Netanyahu) deseaba permanecer en el poder y evitar la cárcel. hace 2 semanas, en el momento del voto y después de los primeros exit-poll, trató de vender la mayoría relativa obtenida por su partido como apoyo popular a su mandato, que la gente estaba con él… pero no es así”. El Likud, agrega, “necesita de él y él necesita del partido” para escapar de sus problemas judiciales, en un “drama personal” que repercute sobre el país. 

Hoy Gantz “puede formar una mayoría” prosigue rabí Milgrom y esto representaría “un gran cambio, el fin de una era”. Netanyahu “permaneció en el poder demasiado tiempo” y esto “no es un aspecto positivo en una democracia”. Será, agrega, un pasaje “difícil” porque “él se estaba demostrando menos un líder democrático y más un pequeño dictador”, que trató de usar “al coronavirus como última arma para quedarse en el poder”.

En este nuevo contexto que se va delineando, concluye, “la esperanza es que el partido árabe y los palestinos puedan tener más influencia y una mayor involucración”. Esto permitirá “una mayor integración también a nivel político, no sólo social y de trabajo”.

 

ISRAELE_-_mandato_a_Gantz.jpg