06/03/2020, 11.27
TIERRA SANTA
Enviar a un amigo

Mons. Marcuzzo: en Jerusalén, en cuarentena por el coronavirus

de Giacinto-Boulos Marcuzzo*

Desde el 28 de febrero el Vicario de Jerusalén está en régimen de aislamiento, de regreso de un viaje a Italia. El tiempo libre usado para "leer, rezar, escribir y poner orden en la biblioteca y los archivos". Las nuevas directrices del patriarcado latino para Belén. En Israel 16 casos confirmados, unas 70 mil personas en cuarentena.

Jerusalén (AsiaNews) - El 28 de febrero, el vicario de la Iglesia Latina de Jerusalén, en el marco de las medidas tomadas por el gobierno israelí para contrarrestar la propagación de los coronavirus, puso en cuarentena a Giancinto-Boulos Marcuzzo a su regreso de un viaje a Italia. Una ocasión, escribe, para "leer, rezar, escribir y poner orden en la biblioteca y los archivos". Junto con Mons. Marcuzzo, una medida restrictiva similar afecta también al administrador apostólico del patriarcado latino de Jerusalén, Mons. Pierbattista Pizzaballa, y al custodio de Tierra Santa, Fr. Francesco Patton.

Ayer, en una nota, el patriarcado latino publicó nuevas directrices contra la epidemia para la región pastoral de Belén. Recuerdan una disposición del Ministerio de Salud palestino que prevé el cierre de escuelas, mezquitas e iglesias durante 14 días. El peligro, escribe Mons. Pizzaballa, "ya está entre nosotros" y "con sentido de la responsabilidad debemos trabajar todos juntos". La directiva establece que las iglesias deben estar abiertas para la oración individual, incluso los domingos; las misas sólo para grupos de no más de 15 personas y manteniendo las distancias; la comunión sólo a la mano, quitando el agua bendita y los funerales en los cementerios, con un número reducido de personas. Los párrocos tienen la tarea de celebrar las misas en streaming siempre que sea posible.

Mientras tanto, en Israel hay 16 casos confirmados del nuevo  coronavirus, mientras que las personas en cuarentena están entre 60 y 70 mil. Las autoridades han prohibido las reuniones de más de 5.000 personas. Cuatro contagios de Covid-19 en Palestina.

Aquí está el testimonio de Monseñor Marcuzzo para AsiaNews:

 

Queridas hermanas, primos, sobrinos, sobrinas y amigos todos,

Les deseo una buena Cuaresma, de preparación para la Pascua, es decir, de preparación para levantarse a una nueva vida.

Como saben, les escribo para las grandes fiestas, ocasiones familiares, o para compartir con Uds. algunas experiencias extraordinarias, con gran sencillez y para hacerlos un poco parte de mi vida. Empiezo con una aventura, pequeña y exitosa, espero, que estoy viviendo en estos días.

Desde el 28 de febrero al mediodía estoy en cuarentena domiciliaria por el famoso coronavirus. Por caridad, les aseguro ahora mismo que, gracias a Dios, estoy muy bien. Pero uno debe obedecer las órdenes de la autoridad. ¡No tengan miedo! Aquí está mi pequeña aventura.

Como saben, estuve en Roma para la CELRA (Conferencia de Obispos Latinos de Oriente Medio) con otros 12 obispos de diferentes países de Oriente Medio. Después de la conferencia, teniendo dos días libres, quería ir al Carmelo de Lodi para misas y conferencias en la zona de Lodi. Pero las carmelitas, en el último momento, me llamaron: "¡Es prudente no venir, estamos todos aislados por el coronavirus, aquí no se pueden celebrar misas y reuniones!”. Cambié mi billete de avión y volví a Israel el sábado 22 por la noche. También lo hizo el padre Pietro Felet, que es nuestro secretario. Todo normal en el aeropuerto de Roma y Tel Aviv, y en Jerusalén donde continué mi vida normal de reuniones, celebraciones, encuentros con peregrinos.

El 28 de febrero, el cambio repentino: me informan que el Ministerio de Salud había emitido el jueves 27/2 nuevas disposiciones: espacio cerrado para los vuelos procedentes de Italia, y si por alguna buena razón llegan, los italianos son devueltos, los israelíes y los extranjeros con permiso de residencia son bienvenidos (este es mi caso), pero en cuarentena "ministerial" (oficial) o domiciliaria durante 14 días. Esto es exactamente lo que le sucedió a nuestro administrador apostólico Mons. Pierbattista Pizzaballa, que regresó ayer mismo con el custodio de Tierra Santa, Fr. Francesco Patton, ahora también en cuarentena domiciliaria en el patriarcado.

Y para mí, ¿regresado a Israel el 22 de febrero, hace una semana? ¡Efecto retroactivo! Para todos aquellos que entraron en Israel después del 16 de febrero, cuarentena durante 14 días con vigilancia a intervalos, bajo pena de tres años de prisión o expulsión del país. Le aseguro que estoy muy bien, pero debo respetar las órdenes de las autoridades, como dice la expresión legal: "Dura lex, sed lex", es una ley dura, pero es la ley. A pesar de que había llevado mi vida normal durante una semana, sin haberme dicho nada cuando llegué.

Por lo tanto, durante exactamente dos semanas he estado en cuarentena en mi estudio del patriarcado hasta el domingo 8 de marzo. Tuve que cancelar o posponer o cambiar todos los compromisos de esta semana. Hago "buena cara a la mala suerte", o más bien "hago de la necesidad una virtud". Me abstengo de todo contacto externo (celebraciones, reuniones, encuentros con grupos de peregrinos...). Debo respetar otras precauciones: desinfectar la habitación, el estudio y por donde he pasado (incluso la capilla), usar la mascarilla higiénica, permanecer a cinco metros de cualquier persona (si es necesario), no saludar con la mano, limpiarse las manos y la cara continuamente con el gel higiénico. Me quedo continuamente y también como en mi estudio, doy unos pasos en el pasillo cuando no hay nadie, leo mucho (por fin), rezo mucho (mucho por todos los que realmente sufren esta situación en el mundo), escribo, pongo orden en la biblioteca y los archivos, escucho conferencias o música.

Sin embargo seguimos haciendo el trabajo absolutamente necesario por teléfono y ordenador, incluso con monseñor Pizzaballa que vive en la habitación contigua. Yo también tengo que aprender a manejar esa situación, porque me doy cuenta de que no estaba acostumbrado a vivir sin compromisos. Considero que son unas buenas, casi providenciales, vacaciones obligatorias. En definitiva, como ven, no hay nada especialmente grave, gracias a Dios, pero es una experiencia inusual, en la que uno debe saber cómo mantener los nervios y la mente en orden y acostumbrarse a ver las cosas de forma positiva.

Rezamos por todos aquellos que caen víctimas involuntarias de esta situación que causa mucho daño, sufrimiento e incluso luto. Al comienzo de la Cuaresma es una excelente advertencia del Señor.

Feliz Cuaresma, sin embargo, a todos ustedes y amigos. Muchos saludos y los mejores deseos para todas las cosas buenas, un abrazo (sólo para el ordenador).

Con mi bendición.

* Mons. Giacinto-Boulos Marcuzzo, obispo auxiliar y vicario patriarcal de Jerusalén

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
El padre Pierbattista Pizzaballa administrador apostólico del Patriarcado Latino de Jerusalén
24/06/2016 13:32
Jerusalén: reabre el Santo Sepulcro. Estudian pautas para acoger a los fieles
25/05/2020 13:49
Mons. Pizzaballa: el coronavirus marca el límite humano, despierta la búsqueda de Dios
27/03/2020 15:33
Coronavirus, Jerusalén: el Santo Sepulcro permanecerá abierto para los ritos, pero sin peregrinos
26/03/2020 14:22
Coronavirus, líder cristiano: Jerusalén blindada, más miedo que en la intifada (Video)
20/03/2020 10:29