Departamento de Estado de Estados Unidos premia a kirguizo activista por su compromiso "por la paz"
Azimjan Askarov fue detenido durante más de cuatro años en las cárceles de Kirguistán. Fue condenado a cadena perpetua por su presunta complicidad en los enfrentamientos étnicos de 2010. El canciller kirguizo declara que el premio " daña seriamente" los vínculos entre Bishkek y Washington.

Bishkek (AsiaNews) - El Departamento de Estado de Estados Unidos ha decidido otorgar el premio 2014 Human Rights Defender al activista kirguizo  Azimjan Askarov (en la foto), detenido durante más de cuatro años bajo cargos de incitar al odio étnico durante enfrentamientos en el 2010 en las regiones de Osh y Jalal-Abad (Kirguistán meridional). El Ministro de Relaciones Exteriores de Kirguistán ha protestado oficialmente contra la adjudicación, indicando que esta iniciativa "seriamente socava" las relaciones entre los dos países.

16 de julio Tom Malinowski, secretario de Estado adjunto para la Democracia, Derechos Humanos y Trabajo, entregó el premio al hijo del activista, Sherzod. El Human Rights Defender Award es un reconocimiento que el Departamento de Estado de Estados Unidos asigna a los que están en la lucha por el respeto de los derechos humanos. Se reconoce tanto a las personas como a las organizaciones no gubernamentales por su labor en favor de la democracia en condiciones de persecución por parte de las autoridades.

Azimjan Askarov, de 64 años, es un periodista y activista de origen uzbeko, fundador del grupo Vozdukh ("aire" en el idioma local) que supervisa los métodos brutales utilizados por la policía y las numerosas violaciones de la ley por parte de funcionarios estatales. Fue condenado a cadena perpetua y confiscación de todos los bienes en septiembre de 2010 por su presunta participación en los enfrentamientos étnicos de junio de ese mismo año.  En esa ocasión, se utilizaron, carros armados del ejercito para sofocar las violentas protestas entre las minorías uzbeka y la mayoría kirguiza, que estalló en abril y trascendió al menos hasta finales de agosto. El balance de los encuentros fue de 2000 heridos y 400 muertos y 400.000 refugiados en la población uzbeka.

A pesar de los numerosos llamamientos de organizaciones internacionales, entre ellas la de Ban Ki-moon, durante su reciente visita a Asia Central, el gobierno de Bishkek aún no ha identificado a los autores de la violencia.

Askarov siempre ha profesado su inocencia, diciendo que las autoridades han producido falsas acusaciones de incitación al odio racial, la organización de disturbios masivos, y complicidad en el asesinato de un policía.

El canciller kirguizo informó que el premio "podría socavar el proceso de fortalecimiento de la unidad y la armonía en el país". Según el Departamento de Estado de Estados Unidos, sin embargo, Askarov "es una figura unificadora de los activistas de la comunidad, que ha unido personas de distintas etnias y orígenes en una solicitud común al gobierno de Bishkek a tomar medidas eficaces en vista de una paz sostenible entre uzbekos y kirguises".

KYRGYZSTAN_-_USA_-_Premio_attivista_.jpg