Mindanao, dos altos oficiales del ejército figuran entre los acusados por el homicidio del P. Tentorio

Al menos 20 soldados pertenecientes al 57mo batallón con base en Makilala planificaron el asesinato. El P. Fausto era mal visto por el ejército, los hombres de negocios y políticos locales debido a su actividad en favor de los tribales y en contra de la explotación perpetrada por las mineras.  


Manila (AsiaNews) – Hay avances en la investigación del asesinato del misionero del PIME, P. Fausto Tentorio, ocurrido hace seis años en la isla de Mindanao. El Departamento de Justicia (DOJ) dispone una nueva denuncia por homicidio contra dos oficiales del ejército y muchos otros, entre los cuales figuran dos miembros de la tribu Manobo, que fueron identificados por la parlamentaria  Nancy Catamco, representante del distrito de North Cotabato.

El Pbro. Fausto Tentorio (foto), sacerdote de 59 años de edad que vivió más de 32 años en las Filipinas, fue asesinado en la mañana del 17 de octubre de 2011, cuando se preparaba para partir de la parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro en Arakan, North Cotabato, a fin de asistir a un encuentro del clero en la diócesis de Kidapawan. Debido a su actividad en favor de los tribales Manobo, amenazados por la explotación de las empresas mineras, el P. Tentorio era mal visto por el ejército. Según los militares, él habría mantenido lazos con los rebeldes maoístas del New People’s Army (NPA), que más de una vez habían elogiado su labor. En 2003, exponentes de las fuerzas armadas intentaron asesinarlo, cuando él se encontraba realizando una de sus visitas a los tribales del Arakan Valley, en Kitaotao. En aquella ocasión, los tribales se colocaron como escudos humanos, salvándole la vida.

Describiendo el caso como un “liso y llano homicidio”, el 27 de diciembre pasado, el vice procurador estatal Peter Ong declaró que la presunta afiliación de Tentorio con grupos de izquierda “no es relevante” en la nueva investigación que se lleva adelante por el asesinato del sacerdote. Con anterioridad a ello, el secretario de Justicia Vitaliano Aguirre había ordenado a Ong que reexaminara el caso, dado que la incriminación de varias personas implicadas en el homicidio se encontraba estancada. “Esperamos como sea, hacer justicia al Padre Tentorio”, dijo Ong a los periodistas.

El vice procurador refiere que al menos 20 soldados pertenecientes al 57mo batallón del ejército con base en la ciudad de Makilala, en la provincia de North Cotabato, participaron en la planificación del asesinato del P. Tentorio. Finalmente, él fue muerto por un solo asesino dentro del complejo de la parroquia, quien se dio a la fuga con un cómplice, a bordo de una motocicleta.  Antes de ello, el NPA y el Moro Islamic Liberation Front (MILF) habían respaldado las acusaciones de los residentes del lugar, que referían que hombres de negocios y militares estaban orquestando el homicidio del P. Tentorio. Las sospechas también recayeron sobre un político y sobre el jefe de la policía local. “Es un homicidio simple”, subrayó Ong. “La política no tiene nada que ver. Su asesinato no tiene nada que ver con el NPA. Es un homicidio simple”.

Las personas que han sido denunciadas por el Departamento de Justicia son: el Coronel del Ejército Joven Gonzales; el Mayor Mark Espiritu; Jimmy Ato, ejecutor material del homicidio, y su hermano Robert Ato; Jan Corbala; Nene Durado; Kaing Labi; Joseph Basol; Edgar Enoc; Romulo Tapgos,; William Buenaflor y una persona apodada Katong. Se sospecha que los hermanos Ato eran miembros de un grupo paramilitar llamado “Bagani”, utilizado por las tropas del gobierno para combatir a los maoístas. Sin embargo, Ong aclara que las acusaciones deben ser verificadas a través de la investigación preliminar correspondiente. 

FILIPPINE_-_1229_-_p._Tentorio.jpg