17/03/2018, 12.49
IRAK
Enviar a un amigo

Dominico iraquí, la misión: salvar los ‘tesoros’ de la cultura de la locura yihadista

El p. Najeeb Michaeel: “Un hombre sin cultura, es un gran muerto”. Con la llegada del Estado islámico, él transfirió el patrimonio religioso y cultural de Mosul y Qraqosh al Kurdistán iraquí. Hoy continúa su propia obra enseñando el trabajo a cristianos y musulmanes. Miles de volúmenes y documentos seculares salvados gracias a su trabajo.

Bagdad (AsiaNews) – Por 3 años su misión fue la de salvar manuscritos y otros “tesoros” del patrimonio religioso y cultural iraquí, salvándolos de la barbarie devastadora y de la destrucción realizada por los milicianos del Estado islámico (EI, ex -Isis). Hoy, derrotado en el plano militar el movimiento yihadista, el fraile dominico, el p. Najeeb Michaeel decidió dictar a otros apasionados y estudiosos sus propios conocimientos en materia.

“Mi tarea -narra el religioso desde su alojamiento en Erbil, en el Kurdistán iraquí- es salvar nuestro patrimonio, un tesoro significativo”. Porque, agrega, no es posible “salvar un árbol, si no se salvan sus raíces”. Y un hombre “sin cultura es un hombre muerto”.

En agosto de 2014, mientras los milicianos de Daesh (acrónimo árabe para el EI) él se estaba dirigiendo hacia Qaraqosh y a otras ciudadelas cristianas de la llanura de Nínive, llenó su propio automóvil con manuscritos raros y volúmenes preciosos. Algunos de éstos son del siglo XVI y son textos únicos e insustituibles de la tradición cultural (cristiana y no) de la región.

Para poder cumplir su propia misión de salvaguardia del patrimonio de Irak, el p. Najeeb decidió transferirse a Kurdistán, junto a otros dos frailes de la Orden dominica, dentro del centro para la digitalización de los manuscritos de la tradición oriental OMDC). Fundado en 1990, el centro trabaja en cooperación con los monjes benedictinos para preservar o restaurar documentos, textos y manuscritos antiguos o en mal estado de conservación. En su interior son recuperados también los documentos y los manuscritos que se encontraron dentro de las iglesias o en los pueblos esparcidos en el norte de Irak.

Gracias a la obra meticulosa de los religiosos y del personal que trabaja en su interior, en estos años fueron salvados en archivos digitales hasta unos 8 mil textos de la tradición caldea, siria, armenia y nestoriana. Una parte del personal del OMDC está formada por “evacuados” (cristianos y musulmanes, precisa con una punta de orgullo) escapados durante la avanzada del Isis y que, con el tiempo, se transformaron en “profesionales” de la conservación; estos últimos han abierto también las puertas de sus casas, para hospedar a los estudiosos e investigadores provenientes de Francia, Italia y Canadá. “Trabajan para el futuro- nos cuenta el p. Najeeb- y lo saben. Y lo hacen con todo el corazón”.

En estos años de locura yihadista, los milicianos del Estado islámico han devastado o traficado miles de objetos y tesoros pertenecientes al patrimonio artístico, cultural y religioso de Irak. En estos años diversas personalidades de la Iglesia iraquí, como el patriarca caldeo mar Louis Raphael Sako, han lanzado llamamientos en defensa de “tesoros que valen más que el petróleo”.

Hoy el centro está trabajando en la producción de diversas copias de los manuscritos, para garantizar la conservación. Los originales son restituidos a sus propietarios, mientras que la gran parte de los duplicados son publicados en la red y están a disposición del gran público local e internacional para su consultación.

El archivo, hasta 2017 contenido dentro de Al-Saa en Mosul, estaba compuesto por cerca de 850 manuscritos en arameo, árabe y otras lenguas, junto a cartas viejas de tres siglos y cerca de 50 mil libros. Y es justamente gracias a la obra de los frailes dominicos que en Mosul, en el lejano 1857, surgió el primer centro dedicado a la prensa.

“Mi nombre -confiesa el p. Najeeb- estaba contenido dentro de una lista negra de los yihadistas, con las personas que había que matar”. Volvió a Mosul a fines del año pasado, para participar en la misa de la era post-Daesh, él encontró su iglesia en completa ruina. La torre que tenía el reloj fue totalmente destruida, el convento transformado en prisión y las habitaciones en centros para la fabricación de bombas artesanales y cinturas explosivas. “Soy optimista -concluye- la última será una palabra de paz, no de violencia”.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Qaraqosh: reabre al público la biblioteca cristiana, devastada por el ISIS
14/09/2019 11:02
Continúa la ofensiva del ejército iraquí contra el Estado islámico, liberada al-Baghdadi
07/03/2015
Nassiriya, doble ataque de Isis: al menos 74 víctimas, entre ellas peregrinos iraníes
15/09/2017 12:32