03/08/2020, 14.17
FILIPINAS
Enviar a un amigo

Las parábolas enseñan cómo construir la paz entre el ejército y los rebeldes del NPA

de p. Peter Geremia, PIME

Las reflexiones de un misionero PIME (en la foto) de Mindanao, donde hay una guerra desde hace 50 años. ¿Las parábolas de Jesús son sueños imposibles o pueden realizarse? Pueden detener los asesinatos y la destrucción de la propiedades, los fondos hoy utilizados para la guerra y la revolución pueden ser usados para dar más puestos empleos y salarios completos a todos...

 

Zamboanga (AsiaNews) – En nuestra zona, en la isla de Mindanao, el ejército y los rebeldes del NPA combaten desde hace más de 50 años. Últimamente, el presidente Duterte envió batallón tras batallón para poner fin a la insurrección del NPA ofreciendo a ellos la elección de rendirse o ser exterminados.

Soy un pequeño sacerdote misionero atrapado en el fuego cruzado desde que llegué a Filipinas en 1972. La mayor parte de la víctimas de ambas partes proviene de las familias más pobres y muchas viudas y niños huérfanos me pidieron que bendiga a las víctimas de este conflicto aparentemente infinito. También dos de mis compañeros sacerdotes misioneros fueron asesinados junto a muchos civiles... 

Continúo rezando por la paz y soñé descubrir un poder mágico que habría repentinamente disuelto las armas en manos de ambos grupos amados que, una vez desarmados, puedan iniciar a preguntarse: “¿Por qué nos matamos?”, “¿No somos hermanos y hermanas?”.

En la espera de la solución mágica, me quedé impresionado por dos parábolas narradas por Jesús hace mucho tiempo.

1.Deseo proponer a los militares y a su comandante en jefe la historia del hijo pródigo (Lucas 15: 11-31). Un padre tenía dos hijos, el más joven se rebeló, tomó la mitad de la propiedad de familia y la mal gastó. habría terminado muriendo de hambre, como algunos rebeldes hoy. Al final decidió rendirse y se esperaba ser tratado como un siervo. Con su sorpresa, el padre corrió a abrazarlo y lo hizo con tanto afecto y alegría, invitando a todos los vecinos a festejar porque este hijo que estaba muerto y volvió a la vida, se había perdido y fue finalmente encontrado...

Todos recibieron con alegría a la oveja perdida, menos al hermano mayor que recordaba a todos los daños y la vergüenza que el hermano insensato había causado a su familia. Pero el padre le suplicó al hijo que había respetado la ley, “¡Únete a la fiesta, todos los niños y los civiles ruegan que tú te reconcilies con tu hermano, olvida tus rencores y da una posibilidad a la paz!”.

¿Y hoy los rebeldes pueden volver a sus comunidades y ser recibidos como el hijo pródigo?

2. Entonces quisiera narrar otra parábola al NPA (Mateo 20: 1-16). En los tiempos de Jesús, la mayor parte de los pobres no tenía un trabajo digno o una retribución ecua. Llega un extraño empleador que da trabajo a todos, también a aquellos que han comenzado más tarde a ponerse a trabajar. Entonces, da un sueldo completo y generoso a partir de los últimos llegados. Aquellos que han trabajado todo el día bajo el calor del sol se esperaban una doble paga, pero todos recibieron un mismo sueldo...

Aquellos que habían trabajado más que los últimos llegados, gritaron “¡No es justo!”. Este es un sistema incorrecto, algunos terratenientes hacen la caridad a los más vagos, nosotros podemos tener salarios ecuos sólo “¡si eliminamos a todos los propietarios!”.

El extraño empleador de la parábola respondió: “Quisiera sólo que todos tuviesen bastante para sus familias, trabajo para todos y un ‘sueldo familiar’ para todos…”.

¿Los propietarios pueden volverse tan generosos?

La parábolas de Jesús sorprendieron a los que lo escuchaban como sueños imposibles. Pero, ¿estos sueños pueden suceder? Este tipo de sueños puede detener los asesinatos y la destrucción de las propiedades, los fondos ahora utilizados para la guerra y la revolución pueden ser usados para dar más empleos y salarios completos para todos...

La paz puede hacernos a todos ganadores, mientras que la guerra no hace a todos perdedores.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
​Obispo de Bangalore: En Navidad compartamos la alegría de Dios con aquellos que nos hacen el mal
23/12/2015
Mons. Barwa: La herencia de los mártires de Orissa
29/08/2020 11:22
Corte suprema de Moscú: Los Testigos de Jehová están fuera de la ley
21/04/2017 12:09