18/05/2015, 00.00
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: en este atribulado momento histórico los obispos deben consolar, ayudar, alentar a todos, sin alguna distinción

“Desmentir y vencer” la “difundida mentalidad de corrupción”, defender al pueblo de Dios “de las colonizaciones ideológicas que le quitan identidad y la dignidad humana”, “reforzar el indispensable rol de los laicos”, sin clericalismos, “traducir en propuestas concretas y comprensibles” elegidas y documentos pastorales, promover colegialidad y comunión.

Ciudad del Vaticano (AsiaNews)- “Desmentir y vencer” la “difundida mentalidad de corrupción”, defender al pueblo de Dios “de las colonizaciones ideológicas que le quitan la identidad y la dignidad humana”, “reforzar el indispensable rol de los laicos dispuestos a asumirse las responsabilidades que a ellos les competen”, “traducir en propuestas concretas y comprensibles” elecciones y documentos pastorales, promover colegialidad y comunión. El Papa Francisco así ha concentrado “mis interrogativos y mis preocupaciones” que “esconden de una visión global y sobre todo por los innumerables encuentros que tuve en estos dos años con las conferencias episcopales”, en el discurso que dirigió hoy por la tarde a los obispos que forman parte de la 68° asamblea de la Conferencia episcopal italiana (Cei) que se desarrolla en el Vaticano desde hoy hasta el 21 de mayo sobre el tema “Verificación de la recepción de la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium”.

“En este momento histórico-dijo el Papa- donde a menudo rodeados por noticias no confortantes, por situaciones locales e internacionales que nos hacen experimentar aflicción y tribulación-en este cuadro realísticamente poco confortable-nuestra vocación cristiana y episcopal es la de ir contra corriente: o sea de ser testigos alegres de Cristo Crucificado para transmitir alegría y esperanza a los otros. Nuestra vocación es escuchar los que el señor nos dice: “Consuelen, consuelen a mi pueblo, dice vuestro Dios” (Is 40,1). De hecho, a nosotros se nos pide consolar, de ayudar, de alentar, sin ninguna distinción, a todos nuestros hermanos oprimidos bajo el peso de sus cruces, acompañándolos, sin jamás cansarse de obrar para aliviar con la fuerza que viene sólo de Dios”.

“También Jesús nos dice: “Ustedes son la sal de la tierra, pero si se vuelve insípida, ¿con que se la salará? No sirve para nada, sino para tirarla y para ser pisada por los hombres. (Mt. 5,13). Es bastante feo encontrar a un  consagrado abatido, desmotivado o apagado: es como un pozo seco donde la gente no encuentra agua para sacarse la sed”.

De ahí "la importancia de lo que se puede definir por sensibilidad eclesial: es decir, apropiarse de los mismos sentimientos de Cristo, de humildad, de compasión, de misericordia, de realidad y de sabiduría. La sensibilidad eclesial que tampoco implica ser tímidos o indiferentes para luchar contra la mentalidad de corrupción pública y privada que ha logrado empobrecer a familias, jubilados, trabajadores honestos, comunidades cristianas, descartando a los jóvenes y privándolos sistemáticamente de toda esperanza sobre su futuro y sobre todo marginando a los más débiles y necesitados. Sensibilidad eclesial que, como buenos pastores, nos hace salir hacia el pueblo de Dios para defenderlo de las colonizaciones ideológicas que le quitan su identidad y dignidad humana".

"La sensibilidad se manifiesta también en el ámbito eclesial y opciones pastorales en el procesamiento de documentos, debe prevalecer a menos que la apariencia abstracta teórico-doctrinal, como si nuestras directrices no estuvieran destinados para el pueblo, ni nuestro país - sino sólo a unos pocos eruditos y especialistas - en lugar de eso deben perseguir el esfuerzo para traducirlos en propuestas concretas y comprensibles".

"La sensibilidad eclesial y pastoral se refleja también en el fortalecimiento de la función esencial de los laicos dispuestos a asumir las responsabilidades que corresponden a los mismos. De hecho, los laicos que tienen una formación cristiana auténtica, no deberían tener el Obispo-piloto, o el monseñor-piloto o un imput que asuma sus responsabilidades en todos los niveles, ¡desde lo político a lo social, de lo económico a lo Legislativo! En cambio, tienen toda la necesidad del Obispo Pastor".

"Finalmente, la sensibilidad eclesial se revela concretamente en la colegialidad y en la comunión entre los Obispos y sus sacerdotes; en la comunión entre los Obispos mismos; entre las Diócesis ricas y aquellas en dificultad; entre la periferia y el centro; entre la conferencia episcopal y sus obispos con el Sucesor de Pedro. Se conoce en algunas partes del mundo una debilidad de la colegialidad, sea en la determinación de la planificación pastoral, como en la puesta en común de los compromisos de planificación financiera. Falta un hábito para comprobar la recepción de programas y la ejecución de los proyectos, por ejemplo, está organizando una conferencia o un evento, destacando los rumores habituales, narcotiza las comunidades, apoyando elecciones, las opiniones y las personas. En lugar de dejarnos llevar a esos horizontes donde el Espíritu Santo nos está pidiendo que ir. Otro ejemplo: ¿por qué se dejan envejecer tanto  los institutos religiosas, monasterios, congregaciones, a fin de no ser testigos del Evangelio fieles al carisma fundacional? ¿Por qué no se les reúne  los reúne antes de que sea demasiado tarde en muchos puntos de vista? Voy a parar aquí, sólo he querido ofrecer algunos ejemplos de la sensibilidad eclesial debilitada debido a la continua comparación con los enormes problemas del mundo y de la crisis que no escatima ni a la misma identidad cristiana y eclesial".

"Que el Señor - durante el Jubileo de la misericordia que se iniciará el próximo 08 de diciembre – nos conceda "la alegría de descubrir y hacer fructífera la misericordia de Dios, con la que todos estamos llamados a dar consuelo a cada hombre y mujer de nuestro tiempo... Encomendemos a partir de ahora este Año Santo a la Madre de la Misericordia, para qué nos tenga en regazo y vele nuestro camino" (Homilía 13 de marzo 2015)".

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Nuevo dicasterio para Laicos, familia y Vida. Los obispos podrán ser removidos si son “negligentes” ante los casos de abuso sexual
04/06/2016 14:42
El Papa a los misioneros del Sagrado Corazón: El ‘buen vino’ y la misión hacia los jóvenes
16/09/2017 15:24
Papa: “No es el pastor el que tiene que determinar lo que tienen que decir los fieles en los distintos ámbitos”
26/04/2016 14:25
Papa en el CELAM: La esperanza en el rostro de jóvenes, mujeres, laicos
08/09/2017 11:12
Papa en Kenia: el extremismo nace de la falta de educación y de trabajo
27/11/2015