27/01/2017, 13.19
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: los mártires “de todas las tradiciones eclesiales” llaman a los cristianos a la unidad plena

Al recibir a los miembros de la Comisión mixta internacional para el diálogo teológico entre la Iglesia católica y las Iglesias ortodoxas orientales, Francisco, entre otras cosas, ha sostenido que el extremismo y el fundamentalismo encuentran un terreno fértil en situaciones en las cuales están presentes “la pobreza, la injusticia y la exclusión social”, y también “intereses de parte, frecuentemente, externos”. 

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) – La vida de los mártires “de todas las tradiciones eclesiales”  llama a los cristianos “a la comunión, a marchar más expeditivamente en el camino rumbo a la unidad plena. Así como en la Iglesia primitiva, la sangre de los mártires fue simiente de nuevos cristianos, de la misma manera, hoy, la sangre de tantos mártires sea semilla de unidad entre los creyentes, signo e instrumento de un porvenir en comunión y en paz”. El valor del ecumenismo de la sangre fue ratificado hoy por el Papa Francisco en sus palabras dirigidas a los miembros de la Comisión mixta internacional para el diálogo teológico entre la Iglesia católica y las Iglesias ortodoxas orientales.

En su discurso, Francisco, entre otras cosas, sostuvo que extremismo y fundamentalismo encuentran un terreno favorable en situaciones en las cuales están presentes la “pobreza, injusticia y exclusión social”, y también “intereses de parte, frecuentemente externos”.

Ante todo, el Papa expresó su aprecio por el trabajo que la Comisión lleva adelante desde el año 2003. “El año pasado –prosiguió- han emprendido una profundización en la naturaleza de los Sacramentos, en particular del Bautismo. Precisamente, en el Bautismo hemos redescubierto el fundamento de la comunión entre los cristianos”. “En el trascurso de esta semana han podido reflexionar ulteriormente en aspectos históricos, teológicos y eclesiológicos de la Santa Eucaristía «fuente y culmen de toda la vida cristiana», que admirablemente expresa y realiza la unidad del pueblo de Dios (CONC. ECUM.VAT. II, Cost. Lumen gentium, 11). Al alentarlos a proseguir, alimento la esperanza de que la obra de ustedes pueda señalar vías preciosas en nuestro recorrido, facilitando el camino rumbo a aquél día tan esperado en el cual tendremos la gracia de celebrar el Sacrificio del Señor en el mismo altar, como signo de la comunión eclesial plenamente restablecida”.

“Muchos de ustedes pertenecen a Iglesias que asisten cotidianamente a una enardecimiento de la violencia y a actos terribles, perpetrados por el extremismo fundamentalista. Somos conscientes de que situaciones de tan trágico sufrimiento se arraigan más fácilmente en contextos de pobreza, injusticia y exclusión social, que también se deben a la inestabilidad generada por intereses de parte, frecuentemente externos, y por conflictos que la preceden, que han generado condiciones de vida miserables, desiertos culturales y espirituales en los cuales es fácil manipular e instigar al odio. Cada día, vuestras Iglesias se hallan cerca del sufrimiento, llamadas a sembrar la concordia y a reconstruir pacientemente la esperanza, confortando con la paz que viene del Señor, una paz que, juntos, hemos de ofrecer a un mundo herido y lacerado. «Si un miembro sufre, todos los miembros sufren con él», escribía San Pablo (1 Cor 12,26). Estos sufrimientos suyos son nuestros sufrimientos. Me uno a ustedes en la oración, invocando el fin de los conflictos y la cercanía de Dios para con las poblaciones que atraviesan la prueba, especialmente para los niños, los enfermos y los ancianos. De modo particular, tengo en mi corazón a los obispos, a los sacerdotes, a los consagrados y a los fieles, víctimas de raptos crueles, y a todos aquellos que han sido tomados como rehenes o reducidos a la esclavitud”.  

“Que la intercesión y el ejemplo de tantos santos y mártires nuestros, que han dado un valiente testimonio a Cristo, puedan ser un fuerte sostén para las comunidades cristianas .  Ellos nos revelan el corazón de nuestra fe, que no consiste en un generoso mensaje de paz y de reconciliación, sino en Jesús mismo, crucificado y resucitado; Él es nuestra paz y nuestra reconciliación (cfr Ef 2,14; 2 Cor 5,18). Como discípulos suyos, somos llamados a testimoniar donde sea, con fortaleza cristiana, su amor humilde que reconcilia al hombre de todos los tiempos. Allí donde la violencia llama a la violencia, y la violencia siembra la muerte, nuestra respuesta es el fermento puro del Evangelio, que, sin prestarse a las lógicas de la fuerza, hace surgir frutos de vida incluso en la tierra árida, y albas de esperanza después de las noches de terror. El centro de la vida cristiana, el misterio de Jesús muerto y resucitado por amor, es el punto de referencia incluso para nuestro camino hacia la unidad plena. Los mártires, una vez más, nos indican el camino: cuántas veces el sacrificio de la vida ha llevado a los cristianos, que de otra manera se habrían dividido en muchas cosas, a estar unidos. Mártires y santos de todas las tradiciones eclesiales son ya en Cristo una sola cosa (cfr Jn 17,22); sus nombres están escritos en el único e indiviso martirologio de la Iglesia de Dios. Habiéndose sacrificado por amor en la tierra, habitan la única Jerusalén celestial, están cerca del Cordero inmolado (cfr Ap 7,13-17). Su vida ofrecida como don, nos llama a la comunión, a marchar más expeditivamente en el camino rumbo a la unidad plena. Así como en la Iglesia primitiva la sangre de los mártires fue semilla de nuevos cristianos, del mismo modo, hoy, la sangre de tantos mártires sea simiente de unidad entre los creyentes, signo e instrumento de un porvenir en comunión y en paz”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: Los cristianos de Oriente, víctimas de la "propagación del terrorismo internacional”
12/10/2017 16:50
Dos centenarios para las Iglesias Orientales
11/10/2017 12:14
Bartolomé: un rol fundamental de las religiones per crear comunión entre los pueblos
05/12/2016 17:00
Papa a la Curia, en un espíritu de servicio superar las intrigas y los peligrosos traidores
21/12/2017 13:19
Papa: a los sacerdotes ortodoxos que visitan Roma, sois hermanos entre hermanos
21/02/2020 14:11