09/09/2022, 11.14
BIELORRUSIA-RUSIA
Enviar a un amigo

La crisis económica de Minsk es peor que la de Moscú

de Vladimir Rozanskij

Bielorrusia se encuentra sumida en una grave crisis económica debido a las sanciones occidentales por su apoyo a la invasión rusa de Ucrania. En la primera mitad de 2022 el PIB de Bielorrusia cayó un 6%. La ayuda económica del Kremlin se considera insuficiente. Experto bielorruso: hemos retrocedido 10 años.

 

Moscú (AsiaNews) - Bielorrusia ha perdido más de 50.000 puestos de trabajo desde principios de año. En julio, el número de trabajadores activos se redujo a poco más de 4 millones de personas -un mínimo histórico para el país- debido en parte a la fuerte emigración de quienes no quieren vivir en condiciones de guerra y a la jubilación anticipada que han solicitado muchos otros. Los datos fueron difundidos por Satio, un centro especializado en planificación económica.

En la primera mitad de 2022 el PIB de Bielorrusia cayó un 6 % y se espera que alcance el -10 % a fin de año, la peor cifra de los últimos 25 años. La principal causa del retroceso son las sanciones occidentales, cuya primera ola se produjo tras la represión de las protestas de 2020 contra el fraude que condujo a la reelección del presidente Lukasenko; a estas se sumaron las sanciones por la guerra rusa en Ucrania, apoyada activamente por Minsk, que concedió a los rusos una línea de invasión a través de su territorio.

La UE impuso entonces un embargo a los suministros de petróleo, productos de refinería, metal y producción agrícola de Bielorrusia. Las exportaciones a Europa se redujeron más de la mitad, mientras que antes representaban el 24% frente al 41% del comercio con Rusia. El viceprimer ministro Petr Parkhomcik declaró que las exportaciones a Rusia aumentaron 1,3 veces durante este período, pero debido a las sanciones quedaron bloqueados productos por un valor de entre 16.000 y 18.000 millones de dólares, un tercio de las exportaciones del año pasado.

El aumento de los precios y la reducción de los salarios reales están provocando un grave empobrecimiento de la población. Según Satio, para más de la mitad de los bielorrusos sus ahorros alcanzan como mucho para un mes en caso de pérdida de ingresos, e incluso los trabajos más humildes se cuidan por miedo a perderlo todo. El subsidio por desempleo en Bielorrusia ronda los 10 dólares mensuales.

Las economías de Rusia y Bielorrusia han quedado afectadas de manera diferente, ya que Moscú parte de una base mucho más alta que Minsk. El economista Lev Lvovskij, colaborador del centro de análisis Beroc, considera que la política de sanciones hace sufrir a los bielorrusos mucho más que a sus "hermanos mayores". En su opinión, "las sanciones contra Bielorrusia solo aparentemente son menos severas, porque nuestra economía es más pequeña pero mucho más abierta que la de Rusia". Lvovskij señala que Bielorrusia no tiene un gran mercado interno: “Para nosotros es fundamental mantener las conexiones internacionales; además, estamos sufriendo sanciones desde un año antes que las impuestas a Rusia, con efecto acumulativo, y Moscú todavía sigue exportando gas y petróleo”.

Un rubro importante era la venta de potasio, que salía a través del puerto lituano de Klajpeda, pero ahora Lituania ha negado a los bielorrusos el tránsito por su territorio y debe pasar a través de China mediante largos transportes ferroviarios. También ha quedado completamente anulado el comercio con Ucrania, que era uno de los principales socios comerciales de Minsk incluso después de 2014, cuando Rusia bloqueó las relaciones con Kiev.

Todas las esperanzas de Lukasenko de evitar una crisis irreversible están puestas en la generosidad de Moscú, partner del "Estado Unitario" en proceso de definición desde hace más de veinte años, al que el propio "batka" (padre de la patria) bielorruso trató repetidamente de escapar. Rusia concedió recientemente una financiación de más de mil millones de dólares para apoyar las exportaciones de Bielorrusia y compensar parcialmente las pérdidas en Europa y Ucrania.

Las visitas recíprocas de los presidentes y altos funcionarios de los dos países son cada vez más frecuentes y casi todas se refieren a las condiciones de los créditos de Moscú a Minsk, que sigue considerándolos insuficientes. Según Lvovskij, "ya hemos retrocedido 10 años y todos tratan de prepararse para tiempos aún más duros".

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Crisis ucraniana: Minsk, en la cuerda floja entre la guerra y la paz
23/06/2022 10:42
Moscú deja a Minsk al borde de la quiebra
21/02/2022 10:38
Putin quiere deshacerse de Lukashenko
01/07/2021 11:12
Intelectuales ucranianos se solidarizan con la población bielorrusa
24/08/2020 10:06
La Ortodoxia deja aislada a Moscú: Bielorrusia también quiere la auto-cefalia
20/09/2018


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”