24/05/2017, 18.49
VATICANO - CHINA
Enviar a un amigo

Simposio de AsiaNews, p. Cervellera: Encomendamos a la Virgen de Sheshan la evangelización de China

El director de AsiaNews recibe a los participantes en el Simposio titulado: “China: la Cruz es roja”. La Asociación patriótica lleva adelante gestos de poder, como la pretensión de nombrar obispos. Entre los cristianos subterráneos tal vez haya una actitud de cerrazón. Quizás no son tan importantes los acuerdos y las relaciones diplomáticas. A pesar del gobierno ateísta, el 85% de la población profesa algún tipo de credo. 

Roma (AsiaNews) – “Mientras la Asociación Patriótica lleva adelante gestos de poder absoluto sobre los pastores, arrestando temporalmente a algunos de ellos, o constriñendo a que se hagan concelebraciones comunes entre obispos ilícitos y aquellos en comunión con la Santa Sede, el Papa Francisco ha propuesto una plegaria solidaria por la Iglesia en China”. Con estas palabras, el P. Bernardo Cervellera, director de AsiaNews y misionero del PIME (Pontificio instituto de misiones extranjeras), inauguró el Simposio titulado “China: la Cruz es roja”. Dirigiéndose a los participantes reunidos en el Aula Magna de la Pontificia universidad urbaniana de Roma, él resalta que el encuentro fue justamente propuesto en la fecha del 24 de mayo, en ocasión de la Jornada mundial de oración por la Iglesia en China.

Mientras parece ser cada vez más fuerte el denominado “partido de los optimistas”, que verían como inminente la instauración de una buena resolución del diálogo entre la Santa Sede y el gobierno chino en lo que respecta al método para el nombramiento de obispos, él invita a todos a no olvidar las actuales persecuciones en la Iglesia católica china, de la cual la manifestación más evidente son los mártires que derraman su propia sangre por la evangelización. Un ulterior aspecto que no debe subestimarse, continúa, es el sufrimiento de los católicos subterráneos.  

En la apertura del encuentro, que fue desarrollado “desafiando los temores del caos debido a la presencia de importantes personalidades políticas”, el  padre Cervellera refiere que el pedido de celebrar el Simposio “provino incluso de nuestro superior general, el Pbro. Ferruccio Brambillasca, para que en este marco fuese presentado el libro del padre Sergio Ticozzi, PIME, sobre “Desafíos pasados y presentes. Misioneros del PIME en China”, impreso en una edición especial para esta ocasión”.

Fue el Papa Francisco, recuerda él, quien introdujo “el recuerdo de la Jornada mundial de oración por la Iglesia en China, propuesta por Benedicto XVI diez años atrás”. En su Carta a los católicos de China del año 2007, el Papa emérito “se dirigió a todos los católicos, sin hacer distinciones, para confortarlos en la fe, para ofrecer directivas en la reconciliación entre las comunidades oficiales y subterráneas, para abrir un diálogo con las autoridades chinas en la verdad y en la caridad”.  “Que China lo sepa: –ha escrito Benedicto XVI en el punto nro. 4- la Iglesia católica tiene el vivo propósito de ofrecer, una vez más, un servicio humilde y desinteresado, en lo que le compete, por el bien de los católicos chinos y por el de todos los habitantes del país”.

Según el director de AsiaNews, en este punto vale la pena recordar una cuestión candente: “¿Acaso debe existir todavía una Iglesia subterránea, no reconocida por el gobierno y considerada ilegal por éste?”. Él considera que se trata de un “problema agudo, porque según la información que nos llega de China, el ministerio de asuntos religiosos y la Asociación patriótica están ejerciendo presiones, por las buenas y por las malas, ya sea dando premios o arrestando,  sobre los sacerdotes subterráneos para hacerlos registrar”.  

En cuanto a los católicos subterráneos, dice “tal vez puede haber una actitud de cerrazón en el hecho de pensar que es imposible que haya un reconocimiento estatal que deje la libertad de evangelizar. Y todo esto conduce a extrañeza y condenas recíprocas.  En cambio, la Carta menciona decenas de veces la urgencia de un diálogo lleno de amor, de deseo de reconciliación, de perdón recíproco”.

A diferencia de “algunos medios y sectores cristianos en los cuales a menudo se juega a poner en contraposición a Papa Francisco con Benedicto XVI, a mí me parece que ellos están trabajando e indicando el mismo objetivo: en la oración a la Virgen de Sheshan, abocarse a la reconciliación, y al amor recíproco entre cristianos, y afrontar juntos la tarea de evangelizar esta China tan potente, pero también tan frágil”.   

El P. Cervellera da cuenta de los numerosos intentos de llevar la misión de la Iglesia a China, empezando por los realizados por la Madre Teresa, reiteradamente rechazada, y el padre Alberico, “que derramó su sangre en un afluente del Río Amarillo”. Hoy, “en China, hay cuando menos 10.000 mujeres que siguen la regla de la Madre Teresa en una especie de tercera orden”; y no sólo eso, la “China del gobierno ateísta es en realidad un país donde el 85% de la población tiene algún tipo de credo”.

Para el director, los numerosos testimonios de “dolor, controles, abusos, persecución, pero también de fidelidad al Señor, a su Iglesia y al Papa” permiten afirmar que “quizás no son tan importantes los acuerdos y las relaciones diplomáticas”. Hubo una época en la cual los acuerdos eran buscados y firmados para ayudar a la libertad religiosa y a la evangelización de la Iglesia. Ahora, a juzgar por ciertos medios, éstos parecen haberse vuelto un objetivo en sí, un punto de llegada, pero vacío”.  

Como conclusión, el padre Cervellera dijo: “El punto es que mientras nosotros, los católicos, discutimos acerca de acuerdos y relaciones diplomáticas, la Iglesia en China tiene necesidad de obispos, de profesores en los seminarios, de textos, de formación, de ayudas, de testigos”. A su modo de ver, hay “dos modos de vivir una solidaridad con la Iglesia china: el primero es a través de la caridad y de la oración, como, por ejemplo, el de algunas personas que estando enfermas no han podido venir a este simposio, pero han ofrecido su enfermedad y el sufrimiento por el bien de estos hermanos y hermanas chinos; el segundo es el testimonio de los misioneros del PIME  y de tantos otros misioneros que arriesgan la vida para anunciar el Evangelio, incluso en China. Sería bello, y hay que rezar por esto, que a partir de este Simposio nazcan y crezcan vocaciones a la misión en China. Encomendamos todas estas intenciones a la Madre de Dios de Sheshan, Reina de la China”. 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Mons. Barwa: La herencia de los mártires de Orissa
29/08/2020 11:22
Bartolomé: un rol fundamental de las religiones per crear comunión entre los pueblos
05/12/2016 17:00
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Católico arrestado por cultivar cannabis para tratar a su esposa en fase terminal
08/04/2017 12:24


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”