04/05/2020, 17.07
INDONESIA
Enviar a un amigo

Célebes Occidentales: protestas por un médico contagiado

de Mathias Hariyadi

En Poewali, cortan la calle que conduce al domicilio de un estudiante del Doctorado en Medicina: los vecinos exigen que pase la cuarentena en el hospital. Se multiplican los episodios de violencia hacia el personal de salud que contrae el virus. Un testigo, a AsiaNews: hay un clima de hostilidad. Al día de hoy, al menos 24 médicos y 13 enfermeros han muerto por la pandemia. 

 

Yakarta (AsiaNews) - Indonesia, aquejada por un nuevo episodio de intolerancia hacia un miembro del personal de salud, que resultó positivo al Covid-19 tras contraer el virus en el hospital donde trabaja. El hecho ocurrió el primero de mayo en Polewali, en la provincia de las Célebes Occidentales: los vecinos (en la foto) salieron a la calle para protestar, intimando al médico a dejar su vivienda y a “aislarse” dentro del nosocomio. 

Asrianto, uno de los líderes de la protesta, teme estar infectado. “Mi casa - explica - se encuentra a solo 50 metros de la suya”. A pesar de que ha tratado de aplacar la derivación violenta de la manifestación, cortando la calle que conduce a la casa del médico, lo cierto es que él pide que el enfermo sea trasladado al hospital, para pasar allí la cuarentena. 

Los episodios de intolerancia no son raros en Indonesia, donde cunde el pánico generalizado en torno a la pandemia, que incluso ha puesto freno al tradicional mudik. A mediados de abril, los habitantes de una aldea de Java Central se resistieron a sepultar el cuerpo de una enfermera en el cementerio local. 

El clima de hostilidad hacia los trabajadores de la salud se ve confirmado por las declaraciones de una estudiante de Medicina entrevistada por AsiaNews: ella y su esposo - que también es médico - lo sufrieron durante el período de convalecencia: “Apenas he logrado recuperar las fuerzas, con algunos medicamentos y vitaminas”.  

Ambos, como muchos otros trabajadores, contrajeron el virus de pacientes que no revelan que podrían estar infectados. Y no lo dicen porque les aterra la cuarentena, ser aislados del mundo y estar separados de sus seres queridos, de su familia, y lejos de su casa. De esta forma, la cadena de contagios no se corta jamás. 

Una religiosa de Kalimantán cuenta que optó por auto-aislarse en la casa general tras entrar en contacto con una persona infectada. La hermana también trabaja como enfermera en un área remota de la provincia, y tuvo que viajar por más de seis horas para trasladarse desde su casa al lugar elegido para la cuarentena. “Me aislé de las demás - dice - y me acercaban la comida y la bebida, pero la dejaban fuera de mi habitación, para evitar cualquier contacto y conversación con el exterior”. 

Al día de hoy, al menos 24 miembros del personal de salud, sumando médicos y especialistas, han fallecido a causa del Covid-19. La mayor parte de las muertes son por agotamiento, debido a la carga de trabajo. Cuando menos 13 enfermeras han muerto. En el archipiélago indonesio los casos de infección suman casi 12.000, y hay más de 860 víctimas.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Yakarta, el coronavirus incrementa el miedo y la intolerancia
30/04/2020 12:18
El arzobispo de Cebú también dio positivo al Covid-19
23/02/2021 15:27
Pandemia: indonesios contrarios a la suspensión de los vuelos comerciales
24/04/2020 18:50
Baghdad, lucha casi perdida contra el Covid-19 y la pobreza
08/07/2020 10:10
Los médicos indonesios protestan porque hay demasiada gente en los mercados, tiendas y terminales
19/05/2020 16:45