22/06/2020, 10.23
RUSIA
Enviar a un amigo

Cirilo y Putin en los días de la Victoria. Falleció sor Feodora, ‘eminencia gris’ del Patriarcado

de Vladimir Rozanskij

Inician las grandes celebraciones de los 75 años de la Victoria contra el nazismo. El Patriarca y el presidente visitan juntos la iglesia de la Victoria, templo de la Fuerzas armadas, que une santidad y violencia bélica. Un cura lo definió un “templo pagano” y fue suspendido por su obispo. Madre Feodora, de 65 años, murió por el coronavirus. Dirigió por años todas las relaciones internacionales del Patriarcado.   

 

Moscú (AsiaNews) - Después de tantos reenvíos y sufrimientos  debidos a la pandemia, la Rusia de Putin al final llegó a los días de la gran celebración de los 75 años contra el nazismo al final de la Segunda guerra mundial. El evento une la memoria soviética con aquella de Rusia, que se propone como síntesis de todos los sufrimientos y victorias de un milenio de historia.

Hoy se unen también las “dos espadas” del poder civil y religioso: el patriarca de Moscú Cirilo (Gundjaev) visita junto al presidente Vladimir Putin la tanto discutida catedral patriarcal de la Victoria, iglesia de la Resurrección y templo de las Fuerzas armadas. Cirilo la había consagrada el 14 de junio, quizás para afirmar la propia autoridad sobre aquella del “nuevo zar”.

El patriarca se reservó para sí el título de “párroco de la catedral”, como sucede para las otras iglesias llamadas stavropighiali, o sea dependiente directamente del jefe de la Iglesia Ortodoxa nacional. De este modo Cirilo hizo callar a aquellos que lo acusaban de no dar el justo honor a este imponente y tétrico monumento a la potencia nacional. Al mismo tiempo, él se protegió de los excesos de “patriotismo ortodoxo”, no cediendo a nadie la gestión de la iglesia.  

Las discusiones no faltan, por las imágenes de la santidad asociada en modo estridente a la violencia bélica y al absolutismo de cada color. El pasado 15 de junio un sacerdote de la eparquía de Novosibirsk, el hieromonje Juan (Kurmojarov) fue suspendido de la facultad de celebrar por su obispo, el metropolitano Nikodim (Chibisov). ¿El motivo? Había escrito en las redes sociales que esa iglesia militar es un “templo pagano”.

Muchas personas se quedaron perplejas también por la imprudencia de convocar manifestaciones de masa, en la iglesia y al aire libre, para celebrar la Victoria mientras todavía cundía la epidemia del Covid-19. Es verdad que en los últimos días los casos positivos han comenzado a disminuir: de unos 8-9 mil por día, con 200 decesos a los 7-8 mil con 100-150 decesos. Pero nadie piensa que el virus haya sido derrotado.

El 18 de junio, la Iglesia ortodoxa rusa sufrió otra gran pérdida a causa del coronavirus: a los 65 años murió la monja Feodora (Lapkovskaja), una de las mujeres consagradas más influyentes en el patriarcado de Moscú (Foto 1). Ya mujer de un sacerdote de la Iglesia rusa en el extranjero, que después se convirtió en obispo, y ella consagrada en un monasterio, era desde hace decenios una de las principales colaboradoras del entonces metropolitano Cirilo, el actual patriarca. En el Departamento para los asuntos exteriores de la Iglesia donde Cirilo trabajaba, la religiosa era llamada “la eminencia gris”

Permaneciendo siempre lejos de los reflectores, la madre Feodora tejía las relaciones de la Iglesia con los hombres más potentes de Rusia, los así llamados “oligarcas” del período eltsiniano, ayudándolos a resolver muchos problemas gracias a la influencia de la estructura eclesiástica. Cuando era necesario, sabía ser dura y todos temían su lenguaje decididamente directo. Conocía los protocolos burocráticos como nadie y dirigía desde Moscú casi todas las estructuras de la Iglesia rusa en varios países extranjeros.

El patriarca Cirilo siempre confió en la madre Feodora, la cual supo también procurarse una sucesora: en los vértices del patriarcado ya está insertada otra monja casi invisible, la madre Fotinja (Bratchenko), que a su vez goza de la confianza total del patriarca. En 2016 Cirilo premió a las dos “eminencias grises” con los máximos reconocimientos patriarcales. Uno de los jefes del Departamento, el protoierej Nicolás Balashov, que por casualidad escapó del contagio del virus, recordó a madre Feodora como “una pérdida que muchos lloran hoy en nuestra Iglesia: quien la conocía, no podrá olvidarla”.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
El desfile de la Victoria, la pandemia y las vacunas
24/06/2020 10:52
El festejo del 1° de Mayo en Moscú, solo virtual
01/05/2020 12:00
Moscú consagró la iglesia de la Victoria en un clima lúgubre; deniegan iglesia a los católicos
15/06/2020 10:38
Moscú, los rostros de Stalin y Putin desaparecen de la iglesia de la Victoria. Pero hay mucho más para ver (Fotos)
16/05/2020 10:15
Moscú, una iglesia ortodoxa con mosaicos de Putin y Stalin entre ángeles y santos
30/04/2020 10:07