01/04/2016, 13.07
FILIPINAS
Enviar a un amigo

Davao: “La gente tiene hambre”, un muerto y trece heridos en los enfrentamientos por la sequía

Unos seis mil campesinos se dirigieron a Kidapawan, sur del país, para pedir arroz y se enfrentaron con la policía. Desde hace cuatro meses que no llueve. Misionero del Pime: “Desde hace cuatro días la protesta va adelante. El gobierno no ha hecho nada para evitar la explosión de la sequía. Desde hace meses en la parroquia hay colas de personas que piden algo para comer o una ayuda”.

Davao (AsiaNews)- El balance de los enfrentamientos sucedidos esta mañana es de un muerto y de trece heridos en la ciudad de Kidapawan, pequeña ciudad que está en el sur de filipinas, donde las protestas de una  multitud de seis mil agricultores terminaron en violencia. Los campesinos de hace días piden se distribuya arroz para aliviar el hambre causado por la sequía. Después de un lanzamiento de piedras de parte de los manifestantes contra las fuerzas del orden (varios agentes heridos), se escucharon varios disparos: “Los manifestantes- afirma el p. Giovanni Vettoretto, misionero del Pime en Kidapawan- bloquean de hace cuatro días el tráfico sobre la ruta estatal que une Davao a Cotabato y no existen rutas alternativas. Esto creó muchas dificultades”.

Según el sacerdote, las razones de las protestas son evidentes: “De hace casi cuatro meses que no llueve y la gente no tiene dinero guardado para este tiempo en el cual no puede ni sembrar ni cosechar. Las poblaciones tribales son las más expuestas: sólo pueden rezar para que llueva, nada más. La gente tiene hambre y pide arroz”. Protestas tan violentas, afirma el p, Vettoretto: “no hubiesen ocurrido si no estuviésemos en plena campaña electoral. La situación creó un sentido de impotencia y de desesperación en la población, que es aprovechado por los grupos políticos. Los manifestantes, muchos de los cuales tribales, fueron llevados a la ciudad de los bosques de alrededor. A ellos se agregaron muchos que no son de la provincia y esto hizo subir la tensión”.

El momento político que estamos viviendo, continúa, “ha aumentado el ansia de los grupos que buscan más representación (las party list, que entre los miembros cuentan también militantes de grupos paramilitares), que han echado leña al fuego manipulando la protesta. En juego hay centenares de escaños o sillones, de la del presidente a los de las administraciones ciudadanas”.

El misionero está convencido que gran parte de la responsabilidad por la emergencia se la deba atribuir a la clase política, que estuvo inmóvil frente a una sequía anunciada: “Las municipalidades y las sub-municipalidades (barangay) no respondieron en tiempo a las necesidades de la gente. El pueblo presionaba ya desde enero. Nosotros aquí en la parroquia tenemos desde hace meses filas de personas que piden ayuda. Las autoridades se desinteresaron de las cosas, esperando que se arreglasen solas. En cambio la situación empeoró: el calor no quemó sólo las plantas y los cultivos sino también las casas”.

Para resolver este punto muerto, el p, Vettoretto: “es necesario trabajar todos juntos, entre política, organizaciones sociales y eclesiales (no sólo católicas). Los políticos deben hacer la parte que les corresponde, admitiendo sus propias responsabilidades y sin atrincherarse en defensa para no perder la cara. La iglesia en esto-concluye- puede jugar un rol de mediación: hubo ya un encuentro entre las partes en la diócesis, elegida como sede neutral”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Filipinas, la iglesia condena la violencia en Davao: Actos criminales e inaceptables
04/04/2016 11:46
Davao, el gobierno amenaza a un obispo: Quien ayude a los campesinos será castigado
05/04/2016 10:29
Emergencia por sequías: los campesinos se ven “obligados a comer ratones”. Caritas ataca al gobierno
20/04/2016 14:55
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Rodrigo Duterte toma posesión como nuevo presidente de las Filipinas
30/06/2016 10:45