27/06/2018, 14.44
FILIPINAS
Enviar a un amigo

Después de las declaraciones blasfemas, Duterte ‘busca el diálogo’ con la Iglesia

El presidente puso en duda la narración del Génesis y definió a Dios como “estúpido”. Obispos y sacerdotes fueron muchas veces insultados por las críticas a algunas políticas gubernamentales. Mons. Sócrates Villegas: “Recen por él con compasión”. Obispo de Kalookan: “El desacuerdo no es jamás una licencia para insultar”.

Manila (AsiaNews/Agenzie) – La nueva Comisión gubernamental para el diálogo con la Iglesia católica y las otras denominaciones religiosas “representa un desarrollo muy agradable”. Es cuanto afirma Mons. Rómulo G. Valles, arzobispo de Davao y presidente de la Conferencia episcopal (CBCP), agregando que “dialogar y escucharse en modo mutuo es siempre una cosa buena”.

Ayer el vocero presidencial Harry Roque anunció la formación de un comité compuesto por 3 personas: el mismo Roque, el subsecretario de Asuntos exteriores, Ernesto Abella y Pastor “Boy” Saycon, miembro de la EDSA People Power Commission. Ellos tendrán como tarea tener un diálogo con los obispos, en el intento de reducir las tensiones entre la Iglesia y el presidente Rodrigo Duterte.

La constitución del grupo de trabajo sigue el último de una larga serie de ataques del jefe del ejecutivo contra la iglesia católica, el cristianismo y Dios mismo. Hace tres días, Duterte puso en duda la narración del Génesis y definió a Dios como un “estúpido”, por haber permitido a la tentación corromper su creación. El día siguiente, él aclaró que no estaba hablando de su Dios y que en vez estaba insultando al Dios de sus críticos. "El mío tiene muy buen sentido”, afirmó el presidente.

N diversas ocasiones públicas, Duterte criticó a la Iglesia católica con tonos violentos y a menudo vulgares. Ya desde su elección, obispos y sacerdotes han criticado algunas de las políticas del gobierno, como la sangrienta guerra a la droga iniciada por el presidente y la imposición de la ley marcial en Mindanao.

Las últimas expresiones del presidente han suscitado la indignación de gran parte de la población. Ellas le valieron a Duterte también graves acusaciones de blasfemia. En Filipinas, nación asiática con el mayor número de católicos, los cristianos representan cerca del 75% de la población; sobre casi 105 millones de ciudadanos, 83,6 están en comunión con Roma. A ellos se agregan los 10 millones de protestantes y cerca de 820 mil fieles de “otras denominaciones cristianas”.

La Iglesia católica se abstuvo de tomar parte en una guerra de palabras con Duterte. Mons. Sócrates Villegas, arzobispo de Lingayen-Dagupan y ex presidente de la CBCP, invitó a los fieles a rezar por el jefe de Estado. “Recen por él con compasión. Recemos por su curación y por el perdón de Dios sobre él”, afirmó el prelado en una declaración dirigida a los jóvenes de la arquidiócesis.

El obispo de Kalookan, Mons. Pablo Virgilio David, reafirmó que “el desacuerdo no es jamás una licencia para insultar”. “¿Cómo puede ser el presidente de todos los filipinos, cuando no respeta a los católicos? La mayor parte de sus seguidores lo son, ¿no? Esperemos que en un futuro él demuestre respeto hacia ellos, aunque no esté de acuerdo con la doctrina católica”, declaró.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Mons. Ledesma: Las relaciones entre el Estado y la Iglesia son “complicadas como el presidente”
13/07/2018 14:33
Manila, Duterte resiste sólo un día: nuevo ataque a los líderes religiosos
11/07/2018 13:27
Insultos a los EE.UU. y revisionismo, la receta de Duterte para conquistar a Beijing
09/08/2016 13:08
Duterte hace la vista gorda ante los chinos irregulares. Mons. Santos: Es 'Injusto' para con los filipinos
28/02/2019 12:44
Obispos filipinos: 2020, Año del Diálogo sobre ‘La fraternidad humana’
13/11/2019 12:11