13/06/2020, 08.00
QATAR
Enviar a un amigo

Doha, Copa Mundial 2022: cientos de trabajadores migrantes llevan meses sin cobrar su salario

Hace siete meses que los operarios no reciben su remuneración, en un persistente clima de explotación y precariedad. La pandemia del nuevo coronavirus ha agravado la situación. La Iglesia, en favor de los sectores más débiles. Mons. Hinder: un apoyo que va desde las cajas de alimentos hasta un consultorio online. 

 

Doha (AsiaNews) - Cientos de trabajadores migrantes llevan al menos siete meses sin recibir su salario. Fueron reclutados por sociedades contratistas para trabajar en las obras de construcción de estadios e infraestructuras con miras al campeonato mundial de fútbol que tendrá lugar en Qatar, en el 2022. Activistas y asociaciones en favor de los derechos humanos denuncian un persistente clima de explotación y condiciones de vida precarias,, que se han visto agudizadas a causa de la pandemia del nuevo coronavirus.

Según la denuncia, un grupo de obreros de la construcción que trabaja en el estadio principal - que alojará la final del campeonato - hace meses que no recibe ningún tipo de compensación. Una de las situaciones más críticas es la que atraviesan los empleados de la Qatar Meta Coats, con al menos cien personas que aguardan su paga por las obras de ajuste y terminación del al-Bayt Stadium. 

Entre las personas afectadas hay inmigrantes de Gana, Kenia, Nepal y Filipinas. Tras realizar reiteradas denuncias, una (pequeña) parte de los operarios recibió algunas sumas, mínimas respecto a la deuda real. Según los expertos, este caso muestra la persistente tendencia a la explotación de la fuerza laboral en el contexto de las obras para el campeonato, una situación que permanece a pesar de los llamamientos invocando el respeto de los derechos, y  de los tímidos intentos de reformas en el mercado laboral. 

En la construcción de estadios e infraestructuras para alojar el campeonato, en el pasado surgieron casos de abuso y gravísimas violaciones de los derechos humanos, además de denuncias de explotación de los trabajadores, que arrojaron un manto de sombra sobre Doha. Sin embargo, tras años de denuncias y ataques, en el 2017 se archivaron las investigaciones y las acusaciones de reducción a la “esclavitud” del personal, y las obras reanudaron su actividad normalmente, con miras al evento deportivo.

Según algunas fuentes, más de mil personas habrían muerto hasta ahora en las diferentes obras - estadios, rutas y otras infraestructuras primarias - realizadas para el mundial de fútbol. La mayor parte de los accidentes se produce debido a las pésimas condiciones de trabajo y a la falta de requisitos mínimos de seguridad. Para las autoridades de Qatar, “solo hubo 34” víctimas desde que comenzaron las obras, en el 2014. 

Explotación y salarios impagos no constituyen un problema exclusivo de Qatar, ya que afecta a todos los países del Golfo, que también han sido golpeados por la crisis económica, agudizada por la emergencia de Covid-19. Para responder a las necesidades de los sectores más vulnerables de la población, la Iglesia ha organizado varias iniciativas de sostén y solidaridad, como confirma a AsiaNews Mons. Paul Hinder, el vicario apostólico de Arabia meridional (Emiratos Árabes Unidos, Omán y Yemen). 

Recientemente, el prelado fue nombrado para cubrir simultáneamente el cargo de administrador apostólico de la sede vacante de Arabia septentrional (Kuwait, Arabia Saudita, Qatar y Bahrein), que le fue encomendada tras la desaparición de Mons. Camillo Ballin, fallecido a mediados de abril tras una larga enfermedad. Hay iniciativas de las parroquias - subraya el prelado -, de los grupos de oración y de los individuos particulares,  que ayudan a la gente que está en una situación de precariedad.

Contribuyen con cajas de alimentos, que son distribuidas entre los más necesitados. Hay varias personas que se benefician del apoyo de la Iglesia, de un modo discreto; la ayuda no se  ciñe al aspecto material, sino que a través de un “consultorio online” también abraza las cuestiones psicológicas (marcadas por la lejanía o por la separación de los afectos) y el ámbito de la fe.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Doha, un salario mínimo para los inmigrantes
26/10/2017 10:37
Qatar, Copa Mundial 2022: La OIT archiva las denuncias de abusos contra los trabajadores extranjeros
09/11/2017 12:24
Forbes: China ocupa el segundo puesto en el ranking de multimillonarios y las mujeres asiáticas prevalecen entre las “autónomas”
21/03/2017 10:18
Trabajo juvenil, en crisis: cada vez son más los surcoreanos graduados que se van al exterior
14/05/2019 16:28