14/03/2018, 15.34
INDIA
Enviar a un amigo

El Bjp ha ‘traicionado’ al Hindutva para vencer en el nordeste de India

de John Dayal*

En Tripura, los nacionalistas han enviado al ático 25 años de gobierno de izquierda. El partido del primer ministro Narendra Modi "se comprometió con la corrupción desenfrenada". "La imagen 'cristiana' del noreste es un mito".

Secunderabad (AsiaNews) – Lo que ha permitido al partido nacionalista hindú Bharatiya Janata Party (BJP) ganar las elecciones en los Estados del nordeste de India, fue aceptar compromisos: antes que nada, el abandono de los valores de la Hindutva. Lo afirma John Dayal, ex presidente nacional de la All India Catholic Union. Para AsiaNews, analiza la ronda electoral que la semana pasada vio triunfar al BJP en los Estados de Meghalaya, Nagaland e Tripura. Entre todos, el que sufrió una verdadera y propia revolución fue el Tripura, donde los partidos comunistas han dejado el poder después de 25 años. A continuación de esta victoria, en todo el país se difundió una especie de “caza” a los símbolos políticos de izquierda. Quien se llevó lo peor fueron algunas estatuas que representaban a Lenin, abatidas por los radicales hindúes. Luego la violencia política atacó también a otros símbolos democráticos del Mahatma Gandhi, teórico de la “no violencia”, y Br Ambedkar, entre los padres fundadores de la patria y defensor de los derechos de los dalit.

Según Dayal, la clave del suceso del partido de Narendra Modi-que a nivel central y en los territorios donde está más radicado apoya políticas del nacionalismo más extremistas, como la prohibición de la matanza de las vacas- hay que buscarlo en su actitud de camaleón. La capacidad de adaptarse a las características locales, sostiene el activista, ganó también el corazón del electorado cristiano, que aquí, a diferencia de los Estados meridionales como Kerala, jamás tuvo una representación política fuerte. Pero, sobre todo, la imagen “cristiana” del nordeste no es otra cosa que un mito. A continuación, su comentario (traducción a cargo de AsiaNews).

En los Estados de Nagaland y Meghalaya, donde recientemente se realizaron las elecciones para la Asamblea estatal y donde el partido ayudó a formar los gobiernos, marcando su ascenso en el nordeste de India, los miembros del Bharatiya Janata Party y sus seguidores pueden comer res, o sea carne de vaca. Visasolie Lhoungu, jefe del BJP en Nagaland, dijo a Hindustan Times: “la prohibición de la matanza (de las carnes de) vaca, como la que está en vigor en Uttar Pradesh, no tendrá el mismo efecto en Nagaland si nuestro partido va al poder el año próximo. Aquí la realidad es diferente y nuestros líderes centrales están conscientes”.

En otros lados en el país, los miembros del BJP son arrestados junto a otros de la gran familia del Rashtriya Swayam Sewak Sangh [RSS] por el linchamiento de musulmanes y dalit, desafortunadas víctimas (afectadas) por la sospecha de matar una vaca, comprar su carne o simplemente comer la carne. Todo esto hace la diferencia entre el BJP que reivindica su aplastadora victoria en el nordeste de India y el BJP que gobierna India desde mayo de 2014 con un programa basado en el desarrollo, ocupación y rígida aplicación del Hindutva, según el cual la vaca es y la construcción del templo de Ram en la ciudad de Ayodhya son las prioridades esenciales.

En el (clima de) complacimiento y júbilo en el cuartel general del partido de Nueva Delhi y en el del RSS de Nagpur, esto ha sido minimizado y de hecho escondido a la mirada pública, es el tipo de compromiso que el partido tuvo que aceptar para obtener el poder, sólo o a través de alianzas, en Estados como Goa antes, Jammu y Cachemira después, y ahora en el nordeste, de modo que se puede afirmar que hay una portada pan-india. Queda por ver si esto significa que el BJP en el futuro, como el Congress antes que él, probará en estar en todas las personas sin que ninguna cuestión sea completamente inmutable.

Por decir lo menos, un cambio de política fue renunciar a los valores fundamentales del Hindutva. El segundo (cambio) fue el no hacer caso y descender a compromisos con la rampante corrupción en estos Estados. Tercero, los candidatos ganadores no tienen el color político de los grupos RSS o BJP, pero las personas, en su mayoría hombres, provienen en masa del Congress o de otros partidos regionales. Esto fue visible en Goa y ahora es muy evidente en Tripura, donde la total victoria del BJP-que obtuvo 42 escaños sobre 60- hizo desaparecer a 20 años de gobierno marxista y provocó una ola de estupor en el espectro político y en los medios. Pero no fue como expulsar a los marxistas de Kerala. La mayor parte de los candidatos ganadores provenía del Congress.

Sin embargo, ganar el nordeste no es un juego de números, por cuánto importante pueda parecer. Es una cuestión de percepción. El nordeste, a excepción de Assam, contribuye menos del 1% en la política de India en términos de escaños en el Parlamento o en las legislaturas estatales. El territorio de Delhi, con sus 7 escaños en la Lok Sabha es más grande de 6 estados del nordeste (sobre un total de 7) como presencia parlamentaria.

El nordeste contribuye muy poco en el Producto interno bruto de la nación, con sus recursos minerales difíciles de extraer y sus bosques que recubren entre los más inhóspitos y terrenos difíciles terrenos del continente. Su mayor impacto sobre el resto de la nación debe ser considerado en términos de seguridad territorial. Confinando con China, Myanmar y Bangladesh y unido al continente indio a través de una sutil franja de tierra denominada “Cuello de pollo” (“Chicken’s neck” o Corredor de Siliguri, Ndr), es la parte más vulnerable de India y tiene la segunda más numerosa presencia militar después del Estado de Jammu y Cachemira, terreno de una situación de emergencia de sangrienta militancia y terrorismo inspirado por Pakistán. Por su parte, el nordeste hospeda la más compleja y múltiple insurrección vieja de 70 años, que solo ahora empezó a reducirse. En los hechos, ella empleó enormes recursos nacionales para mantener calma la situación. A su vez, los gobiernos estatales y los legisladores han descubierto que es rentable jugar con el gobierno central, que permanece como la única fuente de financiamiento. La corrupción masiva asegura los intereses personales de cada legislador.

También la imagen "cristiana" del noreste es un mito. En el vasto y populoso Assam, la población cristiana es inferior al 2%, inferior a la media nacional, y en Tripura no es relevante a nivel político. En los últimos años, ha sido una fuerza aún menor en Arunachal Pradesh y las tribus Naga de Manipur, que nunca han gobernado Imphal y siguen siendo una fuerza marginal. Por lo tanto, es en Nagaland, Megahalaya y Mizoram que los cristianos constituyen la mayoría, aunque en términos absolutos el total no contribuye mucho a la composición religiosa de la población nacional. Además, los cristianos están realmente divididos según las fracturas de las identidades tribales y las diferencias confesionales entre católicos y bautistas son más la norma que la excepción.

A pesar de todo, durante 50 años los cristianos han sido marcados por el BJP como un grupo antinacional que quiere crear un Reino de Cristo en la tierra hindú. Han sido acusados ​​de fomentar el terrorismo, contrabandear armas y ofrecer el paso a terroristas y armamentos internacionales. Para el BJP, establecer una presencia política "nacionalista" era, por lo tanto, tan importante como un proyecto militar. [El objetivo] se ha alcanzado y ahora sólo el Mizoram permanece fuera de la captura del BJP, al menos hasta el final del año, cuando se deberán celebrar las elecciones.

A primera vista, por primera vez en la historia, el mapa de la India aparece de color azafrán [el anaranjado es el color de los nacionalistas hindúes, ndr] de este a oeste, también si va de norte a sur el color se detiene a las puertas de los cinco estados sureños de Telangana, Andhra Pradesh, Karnataka, Tamil Nadu, Pondicherry [no es un Estado sino un Territorio de la Unión, ndr] y Kerala.

A medida que se trata de entender por qué los cristianos, golpeados por el Rss en Orissa y Chhattisgarh, han votado al RSS apoyado por el BJP en Goa y en el noreste, eso no refleja plenamente las personas con ambición. Una vez alguien le preguntó al difunto Purno Sangma, ex presidente de la Cámara Baja quien quería ser primer ministro o presidente de la India, por qué le estaba haciendo pie al BJP-Sangh, cuya historia de la violencia contra las minorías conocía muy bien. Él respondió que quería cambiar el partido desde adentro, una declaración que HT Sangliana repitió cuando él se unió al BJP después de una distinguida carrera en la policía. Ambos han fallado en el intentar cambiar el BJP, pero ambos han ganado al hacer realidad sus ambiciones personales. Hoy el hijo de Sangma es el principal ministro de Meghalaya y Sangliana se sienta en la Lok Sabha y es vicepresidente de la Comisión Nacional para las Minorías mucho después que sus colegas jubilados.

Todos ganadores, vale decir.

 

*ex presidente nacional del All India Catholic Union

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
En Nagaland, el BJP ofrece a los cristianos peregrinaciones gratis a Jerusalén: ‘Oportunismo político’
15/02/2018 11:05
El Estado de Kerala desafía a Modi: no a la prohibición de la carne de vaca
09/06/2017 10:46
Luego de las elecciones regionales, los nacionalistas hindúes dominan la India
20/03/2017 10:36
Modi, rumbo a la victoria en Uttar Pradesh
11/03/2017 12:23
Sajan K George: 98 tribales cristianos, reconvertidos al hinduísmo ‘por la fuerza’
05/02/2019 10:12