21/12/2015, 00.00
CHINA
Enviar a un amigo

El PCC ve en Jesús a un enemigo político: es por eso que quiere abatir a los cristianos

Un pastor protestante explica la campaña de persecución contra los cristianos que el gobierno de Beijing lleva adelante: “El gobierno considera el cristianismo como un grupo político independiente. Su organización refleja la definición de la moderna sociedad civil, y es una entidad social independiente del Estado. La iglesia cristiana es una intermediaria para un espacio auto-gobernado, pluralista y abierto”. La Santa Cruz y las iglesias “son expresiones de la presencia física de las iglesias en el espacio público, y consideradas símbolos de poder social”. Por eso las demuelen.

Wenzhou (AsiaNews) – El régimen comunista chino “considera el cristianismo como un grupo político independiente” y ha incluido a los fieles “en la lista de los grupos sociales que representan una amenaza para las autoridades”. Es por eso que “la represión pareciera haberse calmado, cuando en realidad prosigue con más vigor aún”. De esto está convencido el pastor protestante L. (tras el anonimato por motivos de seguridad), quien en una larga entrevista agrega: “La “Chinacización” de la religión es tan sólo una excusa para  poner nuevas mordazas”.

La entrevista fue realizada el 23 de noviembre de 2015 por el Yaxue Cao de ChinaChange, sitio que monitorea la libertad religiosa de los cristianos en China, y fue puesta al día – en lo que se refiere a arrestos y excarcelaciones – durante la segunda semana de diciembre de 2015. A continuación transcribimos amplios fragmentos de la entrevista (traducción al español a cargo de AsiaNews).

Yaxue Cao (YC): Pastor, lo entrevisté a fines de julio de 2015, cuando la campaña del gobierno chino para la remoción de las cruces y la demolición de las iglesias cristianas estaba en su culmen. La campaña de demolición y remoción comenzó hace aproximadamente un año y medio, y varias grandes iglesias han sido destruidas en el transcurso de este período. Algunas estimaciones hablan de 1500 cruces demolidas en la provincia de Zhejiang. A partir de agosto, sin embargo, no tnemos muchas más noticias. ¿La campaña se detuvo?

Pastore L (PL): Por el momento pareciera que sí, pero la represión [religiosa ndt] no se detuvo. Por el contrario, está empeorando. Desde septiembre de 2015, las autoridades han cambiado sus estrategias y sus métodos de conducta. Ahora, a los periodistas que informan sobre los hechos, los acusan de “divulgar secretos de Estado”, e incriminan a los pastores y catequistas por “difundir información sensible”. Es la primera vez que esto ocurre. En Wenzhou, al menos 20 miembros del clero, coadjutores de las iglesias cristianas y abogados han sido arrestados, y en este momento permanecen detenidos en instalaciones secretas […].

Está confirmado que algunos de ellos están bajo aislamiento en instalaciones no oficiales, donde los detenidos corren el riesgo de sufrir torturas y maltratos. Todos ellos deberán afrontar severas penas de detención. A principios de noviembre, algunos de ellos enviaron cartas a sus letrados de manera casi simultánea para dispensar de sus servicios a sus propios abogados. Incluso Zhang Kai, abogado consejero de varas congregaciones religiosas, hizo lo mismo. Y esto es extraño: un abogado conocido por utilizar herramientas legales para ayudar a las comunidades cristianas de Wenzhou que rechaza la ayuda de sus letrados luego de haber sido detenido de manera secreta. En su carta, Zhang Kai no dice nada respecto de sus circunstancias reales: y esto hace pensar que la carta fue escrita bajo coerción. Estas cosas con comunes en China.

El 11 de noviembre de 2015, las autoridades del distrito de Lucheng en Wenzhou publicaron ters documentos sobre la iglesia Xialing anunciando la próxima demolición de dos edificios de la iglesia, cada uno de ellos formado por cuatro cuerpos, sumando un total de aproximadamente 3.000 metros cuadrados. Esto debía ocurrir el 16 de noviembre, y la iglesia es aquella en la cual el abogado Zhang Kai y sus asistentes habían refugiado, y donde fueron arrestados. Hasta ahora, el equipo de demolición no ha llegado.

En este momento, las comunidades cristianas de la provincia de Zhejiang viven en un clima de derrota que no se percibía desde hace 30 años hasta hoy. Las iglesias han subestimado la crueldad del gobierno. Pensaban que la represión habría terminado luego de la demolición de la catedral Sanjiang. Pero ésta ha demostrado ser una vana esperanza.

YC: Todo comenzó como un impulso para demoler edificios ilegales y blanquear la imagen de la ciudad. Pero con el tiempo se ha ido pareciendo cada vez más una guerra velada contra los cristianos. ¿Cuál es la motivación real?

PL: El plan ha sido bien pensado, con atención. Legitimar la demolición de las iglesias y cruces, en nombre de reglamentos edilicios. El objetivo era minimizar las reacciones negativas de parte de la opinión pública. Tratando cuestiones religiosas con métodos no religiosos, el gobierno esperaba esconder su verdadera intención: debilitar el cristianismo.

Es cierto que algunas iglesias de Wenzhou, y de otras zonas de la provincia, construyeron más de cuanto les estaba permitido. Pero esto es debido al hecho de que las leyes y las políticas religiosas están llenas de defectos, a los que se suma la excesiva restricción a nivel administrativo. A causa de la extrema complejidad de los procedimientos para la aprobación de la construcción de las iglesias, las autoridades locales a veces han permitido a las iglesias, de manera no oficial,  “construir más, pero informar menos”. A veces hemos incluso visto a funcionarios locales pronunciar discursos de inauguración de las iglesias. Un ejemplo lo brinda la misma catedral de  Sanjiang. En el año 2013, su ampliación fue promovida y apoyada por nada menos que el gobierno municipal de Wenzhou, que la definió como un “trabajo arquitectónico maestro” que forjaría la imagen de una ciudad moderna, pluralista y tolerante.

Pero la campaña de remoción de las cruces debe ser encuadrada en el contexto del cada vez más fuerte control ideológico ejercido por el gobierno de Xi Jinping. Las autoridades ven el cristianismo como algo que está fuera de su esfera autoritaria, y como una herencia imperialista que se identifica más con los valores occidentales. De hecho, los creyentes son una de las cinco categorías de ciudadanos que el gobierno considera como una amenaza a la seguridad del régimen. Las otras son los abogados en defensa de los derechos humanos, los disidentes, los líderes de opinión de Internet y los grupos sociales desventajados.

El gobierno considera el cristianismo como un grupo político independiente. Su organización refleja la definición de una sociedad civil moderna, y es una entidad social independiente del Estado. La iglesia cristiana es una intermediaria por un espacio auto-gobernado, pluralista y abierto. La Santa Cruz y la arquitectura de las iglesias son expresiones de la presencia física de las iglesias en el espacio público, y considerados símbolos de poder social.

El gobierno sospecha de las organizaciones religiosas, y no tolera la influencia de los cristianos, que considera una amenaza para su propia seguridad. Una reunión interna de los funcionarios de la provincia de Zhejiang, que se llevó a cabo en los primeros meses del 2014, concluyó con una solicitud “a todos los compañeros encargados de asuntos étnicos y religiosos, a fin de que éstos ataquen el elemento político tras la cruz y resistan de manera resoluta toda inflitración”.

En Wenzhou se dice que el secretario provincial del Partido, Xia Baolong, fue afectado negativamente durante su visita en el mes de septiembre de 2013, cuando vio la gran cruz luminosa de la catedral de Sanjiang brillar sobre el río Ou: “¿Quién manda aquí? ¿El Partido o los cristianos?”  […].

YC: ¿Pero por qué justamente Wenzhou?

PL: Porque el cristianismo aquí es floreciente: el 15% de la población es cristiana, o a decir verdad, más de un millón de personas lo son, según las estadísticas oficiales. Tanto en la ciudad como en en la zona rural, las iglesias son numerosas, y lo mismo ocurre con las cruces. Wenzhou ha sido apodada “la Jerusalén de China”, y esto no gusta a las autoridades. Y, más importante aún, Wenzhou, en los últimos 30 años, ha influenciado la expansión de las iglesias en el país.  

YV: ¿Podría explicar mejor este último punto?

PL: Desde mediados de los años Ochenta del siglo pasado, legiones de habitantes de Wenzhou dejaron sus casas para dedicarse a los negocios en el país. Los que, entre ellos, eran cristianos se reunían regularmente en la nueva ciudad de residencia. Voluntarios y religiosos, en su mayor parte miembros de iglesias domésticas, comenzaron a abrir, propagar y patrocinar el nacimiento de nuevas iglesias en las grandes ciudades y en el campo. Han brindado un sostén económico, material para los altares,  haciendo al mismo tiempo un gran apostolado. Al tiempo que las iglesias de Wenzhou maduraban, organizaron grupos de estudio de la Biblia para preparar a los futuros líderes cristianos, con conocimiento bíblico y de gestión de las iglesias.

Los cristianos de Wenzhou, tanto dentro como fuera de China, trabajaron juntos para evangelizar la nación.  En las ciudades hay más de 10.000 catequistas voluntarios; varios cientos trabajan en las naciones europeas y en los Estados Unidos; varios miles sirven a las iglesias de las ciudades más grandes de China: muchos de ellos operan en las iglesias, tanto oficiales como domésticas, de Beijing, Shangai, Hangzhou, Nanjing y otras ciudades. Desde el año 2000, Wenzhou ha organizado más de 25 encuentros teológicos y bíblicos, preparando cientos de cristianos cada año.

YC: Yo no soy un cristiano. Pero observando la sociedad y la política en China, dos cosas del comportamiento del gobierno me golpean: por un lado, el hecho de que amenaza a grandes segmentos de la clase media en las provincias más ricas de China; en el otro, que trata igualmente tanto a las iglesias oficiales como a las clandestinas. Me parece que el cristianismo de Wenzhou realmente ha sacudido al gobierno, para empujarlo a hacerlo.

PL: Las iglesias oficiales de Wenzhou no siempre son obedientes. El sistema de la creencia cristiana hace que sea difícil para el control total del gobierno. Y esto significa que cada gobierno autoritario lo considera un movimiento básico de la resistencia potencial. El gobierno central de China, con el tiempo se ha mostrado descontento de la ambigua interacción entre los gobiernos y las iglesias locales, y está convencido de que su autoridad se ve debilitada por las manipulaciones de la llamada de trabajo del Frente Unido, que no ha funcionado bien. De hecho, la utilidad del Frente es tan limitada que el gobierno está preocupado por la pérdida resultante de la destrucción de la relación entre esta estructura y las iglesias oficiales.

TA: ¿Cuál pérdida?

PL: Las iglesias oficiales por años siempre creyeron que sus actividades religiosas eran aprobadas por el Gobierno y, debido a esta creencia, los programas han seguido en la práctica sin tener que preocuparse de nada. Organizaron campamentos para los estudiantes universitarios; servicios evangélicos a gran escala; en las ciudades y pueblos celebraban servicios de Navidad en las calles. Los operadores cristianos no limitaban su trabajo a Wenzhou [...].

Pero cuando estalló la campaña para la eliminación de las cruces, de repente se dio cuenta de que estar registrado en el gobierno no era garantía para escapar: muchos más cruces fueron retirados de las iglesias oficiales que de las domesticas. Ellos entendieron que, como iglesias registradas, sufrirían más que las que se negaban a seguir las políticas irracionales del gobierno.

Por su parte, también, el gobierno considera que las iglesias oficiales han traicionado y luego ha tenido a bien suprimirlas con más dureza. La voluntad del Partido prevalecerá. Como resultado, el gobierno ha perdido todo: los líderes cristianos, también los oficiales, han condenado su comportamiento. Mientras los fieles cristianos están enojados, pero ciertamente no se sorprendieron. Dicen: "Si el Partido Comunista mostrase tolerancia, no sería el Partido Comunista".

YC: Cuando empezó la campaña de demolición de cruces y en los siguientes meses, he visto de manera regular lemas como "chinizar  el cristianismo" y "cinco entradas y cinco transformaciones". Un simposio académico internacional se celebró en Beijing, titulado "El Camino a chinizar el cristianismo", a la que asistieron miembros del Departamento del Frente Unido para el trabajo del Partido, la Administración Estatal de Asuntos Religiosos, el Consejo Cristiano de China  el Movimiento de los Tres autónomos y un número de académicos. ¿Qué es la "chinización" del cristianismo? ¿Es una idea nueva?

PL: La campaña oficial dirigida por el gobierno para "chinizar el cristianismo" es esencialmente la politización de la religión: quiere forzar el cristianismo a "convertirse en comunista" o una "transformación socialista". La intención es reformar y remodelar nuestra fe en un instrumento dominado por el Partido que se puede utilizar a su antojo. Uno de los que propuso la teoría de la "chinización", el profesor Zhuo Xinping, dijo claramente: "el cristianismo en China necesita enfatizar la chinización política. Se debe reconocer y apoyar a nuestro sistema político básico y sus políticas".

En esta conferencia en Beijing, "chinizar el cristianismo" puede tener diferentes significados para diferentes grupos de interés. Pero el núcleo, la suposición tácita es que los cristianos son un potencial rival político del Partido Comunista [...]. No tiene absolutamente nada que ver con lo que ocurrió al final de la dinastía Qing y la época republicana, cuando los cristianos - como una parte orgánica de su trabajo misionero - han experimentado y desarrollado diferentes formas de localización y adaptación de la enseñanza cristiana a China .

Cuando los cristianos nestorianos entraron en China durante la dinastía Tang, se integraron también en la cultura china hasta el punto de que en algún momento la enseñanza cristiana y su transmisión fueron interrumpidas. Si el cristianismo pone a un lado su tradición teológica y ecuménica, todas las formas de "variación anormal" de fusión con las tradiciones populares de China puede proliferar. El ejemplo del "Reino Celestial Taiping" de Hong Xiuquan es familiar.

Si la Iglesia, por otro lado se acerca demasiado al poder estatal y enfatiza voluntad nacionalista, entonces el poder secular podrá borrarlo y dominarlo. La explotación del luteranismo por la Alemania nazi llevó a una gran tragedia. Muchos miembros del clero de la Iglesia Ortodoxa en Europa del Este se han convertido en informantes del Partido Comunista, y cuando se abrieron los archivos han recibido una pena en que ya no pueden dar la cara en público. Cristianos de toda China debe aprender de estos casos y asegurarse de que nunca se convierten en esclavos del Partido.

Ahora las autoridades están involucradas en una serie de nuevas actividades contra las iglesias. En Pingyang, Wenzhou, todos los domingos envían personal administrativo a los lugares de culto para monitorear sus actividades y tener la seguridad de que la iglesia no habla de la demolición de cruces o, de una manera negativa, de las políticas del gobierno. En algunos lugares se han tratado de crear sus propias oficinas en los edificios cristianos, pero sin éxito. En otras partes han puesto en escena propaganda, creando una gran confusión en los medios de comunicación estatales sobre las propiedades de las iglesias. En 2015, los funcionarios de Zhejiang lanzaron oficialmente los "cinco entradas y cinco transformaciones".

Las cinco entradas, obviamente, significa "entrar en las iglesias", son: las políticas y directrices del gobierno; actividades sanitarias; la ciencia y la cultura popular; asistencia y ayuda a los pobres; construcción armoniosa. Estos cinco conceptos deben "entrar" en la iglesia, pero está claro que la intención es controlar las actividades sociales de las iglesias, asegurándose de que están en línea con las del Partido.

Los "cinco cambios" se refieren en cambio a localizar la religión, estandarizar las gestiones, hacer indígena la teología, hacer públicas las finanzas y cooptar a las enseñanzas cristianas. A través de esto, tienen la intención de controlar la enseñanza, la administración y las finanzas de la Iglesia. Pero su plan no ha funcionado. La campaña se mueve de forma muy lenta, y las congregaciones se están demostrando criticas alzando su propia resistencia [...].

YC: Todos sabíamos que, desde su poder y sin control y sin problemas, la forma en que el Partido Comunista usa el poder es flagrante y brutal. Que los cristianos resistan o no, creo que el Partido va a doblegarlos a su voluntad: Tengo muy pocas dudas acerca de esto.

PL: En China, los dictados se emiten desde arriba hacia abajo, y el aparato se mueve siguiendo la voluntad de los principales líderes. Los funcionarios locales, si quieren mantener sus puestos de trabajo, tienen que participar en el concurso para suprimir los cristianos y son recompensados ​​por el número de cruces que eliminan. Algunos funcionarios locales dicen: "No queremos ser el número uno, pero tampoco el último de la lista". El jefe de la Seguridad Pública de Wenzhou y el secretario local del partido de Yongjia fueron promovidos por su dura postura durante la campaña de demoliciones.

Para lograr estos objetivos, la policía secreta comenzaron a amenazar a los líderes de las iglesias. Arbitrariamente arrestaron a varias personas, mostrando desprecio por los procedimientos legales correctos. En Wenzhou, cientos de personas han sido retenidos, detenidos, amenazados o encarcelados por cargos de procesamiento penal. En Pingyang, Wenzhou, 14 miembros de la Iglesia de la Salvación fueron golpeados y heridos. El gobierno ha perseguido incluso a miembros de la familia y parientes, poniendo en la mira las empresas de propiedad de los cristianos. Wenzhou se ha convertido en un campo de pruebas para los funcionarios del Partido, que quieren apoyar su propia ambición y probar la ideología y la política con riesgo calculado.

Sin lugar a dudas, Wenzhou se enfrenta ahora al mismo cataclismo que lo sacudió en 1958. En aquellos días fue declarada "zona libre de la religión", se convirtió en un puesto de avanzada en la guerra planeada con Taiwán y la religión fue suprimida. Hoy el gobierno está de nuevo golpeando. Todas las informaciones sobre la eliminación de las cruces son censurada de inmediato y medidas discriminatorias se aplican contra los funcionarios civiles de la religión cristiana. El gobierno también ha puesto en marcha una investigación sobre los miembros más jóvenes del Partido, averiguando quién es cristiano, y organizado sesiones de estudio de la retórica de las masas del partido y la visión religiosa de Marx. Todo indica que se trata de una nueva decidida campaña política. Y una nueva catástrofe para los cristianos.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Zhejiang, arrestados 16 cristianos protestantes que se oponen a la demolición de las cruces
30/07/2015
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Zhejiang, demolida una cruz en Hangzhou. Programada otra demolición en Jinhua
24/06/2015
Wenzhou, la policía amenaza a los cristianos que quieren proteger las iglesias y las cruces
23/06/2014
Zhejiang: todavía cruces e iglesias demolidas. La Iglesia oficial y la domestica en la persecución
20/05/2014