08/12/2015, 00.00
VATICANO
Enviar a un amigo

El Papa Francisco abre la Puerta Santa en San Pedro: Jubileo de la Misericordia en el “espíritu del Vaticano II, del Samaritano”

El recuerdo del evento eclesial de hace 50 años, “verdadero encuentro entre la Iglesia y los hombres de nuestro de tiempo”. Presentes al menos 60.000 fieles, no obstante las amenazas de terrorismo. “Abandonemos toda forma de miedo y temor, porque no es propio de quien es amado; vivamos, más bien, la alegría del encuentro con la gracia que lo transforma todo”.

 

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) -  El Jubileo extraordinario de la Misericordia, que se inaugura hoy, es vivido en el “espíritu que surgió del Vaticano II, el del Samaritano”, para continuar el “empuje misionero” y “el entusiasmo” inaugurados con ese evento ocurrido 50 años atrás, que fue “un verdadero encuentro entre la Iglesia y los hombres de nuestro tiempo”. El programa de este Jubileo es, por lo tanto, “ir al encuentro de cada hombre allí donde vive: en su ciudad, en su casa, en el trabajo...; dondequiera que haya una persona, allí está llamada la Iglesia a ir para llevar la alegría del Evangelio.”.

Son algunos de los puntos subrayados, que el Papa Francisco hizo emerger de su homilía, antes de abrir la Puerta Santa de la basílica, explicando la importancia del Jubileo y poniédolo en relación con los 50 años de la conclusión del Concilio Vaticano II. Justamente por esto, la celebración eucarística fue precedida por algunas lecturas de documentos conciliares ( de las Dei Verbum, Lumen gentium, Sacrosanctum concilium y Gaudium et spes), y por fragmentos de la Unitatis redintegratio sobre el ecumenismo y la Dignitatis humanae sobre la libertad religiosa. 

En medio de fuertes medidas de seguridad, los fieles acudieron a la plaza desde las 6.30 (la misa comenzó a las 9.30). No obstante las amenazas de actos de terrorismo difundidas días atrás, en la plaza estuvieron presentes al menos 60.000 personas, además de centenares de obispos, sacerdotes y cardenales, junto a personalidades de la política italiana y del mundo diplomático. 

El Jubileo de la Misericordia se abre con la fiesta de la Inmaculada Concepción. El pontífice explica el sentido:  “La fiesta de la Inmaculada Concepción expresa la grandeza del amor Dios. Él no es sólo quien perdona el pecado, sino que en María llega a prevenir la culpa original que todo hombre lleva en sí cuando viene a este mundo. Es el amor de Dios el que previene, anticipa y salva. El inicio de la historia del pecado en el Jardín del Edén se resuelve en el proyecto de un amor que salva. Las palabras del Génesis llevan a la experiencia cotidiana que descubrimos en nuestra existencia personal. Siempre existe la tentación de la desobediencia, que se expresa en el deseo de organizar nuestra vida independientemente de la voluntad de Dios. Es esta la enemistad que insidia continuamente la vida de los hombres para oponerlos al diseño de Dios. Y, sin embargo, la historia del pecado solamente se puede comprender a la luz del amor que perdona. Si todo quedase relegado al pecado, seríamos los más desesperados entre las criaturas, mientras que la promesa de la victoria del amor de Cristo integra todo en la misericordia del Padre. La palabra de Dios que hemos escuchado no deja lugar a dudas a este propósito. La Virgen Inmaculada es ante nosotros testigo privilegiada de esta promesa y de su cumplimiento.”.

“Entrar por esa Puerta – explica el Papa - significa descubrir la profundidad de la misericordia del Padre que acoge a todos y sale personalmente al encuentro de cada uno. Será un año para crecer en la convicción de la misericordia. Cuánta ofensa se le hace a Dios y a su gracia cuando se afirma sobre todo que los pecados son castigados por su juicio, en vez de anteponer que son perdonados por su misericordia (cf. san Agustín, De praedestinatione sanctorum 12, 24) Sí, es precisamente así. Debemos anteponer la misericordia al juicio y, en todo caso, el juicio de Dios será siempre a la luz de su misericordia. Atravesar la Puerta Santa, por lo tanto, nos hace sentir partícipes de este misterio de amor. Abandonemos toda forma de miedo y temor, porque no es propio de quien es amado; vivamos, más bien, la alegría del encuentro con la gracia que lo transforma todo”.

“Hoy cruzando la Puerta Santa queremos también recordar otra puerta que, hace cincuenta años, los Padres del Concilio Vaticano II abrieron hacia el mundo. Esta fecha no puede ser recordada sólo por la riqueza de los documentos producidos, que hasta el día de hoy permiten verificar el gran progreso realizado en la fe. En primer lugar, sin embargo, el Concilio fue un encuentro. Un verdadero encuentro entre la Iglesia y los hombres de nuestro tiempo. Un encuentro marcado por el poder del Espíritu que empujaba a la Iglesia a salir de los escollos que durante muchos años la habían recluido en sí misma, para retomar con entusiasmo el camino misionero. Era un volver a tomar el camino para ir al encuentro de cada hombre allí donde vive: en su ciudad, en su casa, en el trabajo...; dondequiera que haya una persona, allí está llamada la Iglesia a ir para llevar la alegría del Evangelio. Un impulso misionero, por lo tanto, que después de estas décadas seguimos retomando con la misma fuerza y el mismo entusiasmo. El jubileo nos provoca esta apertura y nos obliga a no descuidar el espíritu surgido en el Vaticano II, el del samaritano, como recordó el beato Pablo VI en la Conclusión del concilio. Cruzar hoy la Puerta Santa nos compromete a hacer nuestra la misericordia del Buen Samaritano”.

Las oraciones de los fieles fueron pronunciadas en varias lenguas: en chino, en árabe, francés, swahili, malayalam, a fin de dar el sentido de universalidad del Jubileo y la posibilidad de celebrarlo en el propio país o diócesis. Justamente queriendo subrayar este aspecto, el próximo domingo, 13 de diciembre, en todas las catedrales del mundo serán abiertas las Puertas Santas. El pontífice ya había anticipado la apertura de una Puerta Santa en Bangui, en la República Centroafricana, la semana pasada, durante su peregrinación en el Continente africano. 

[CONTINUA]

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
​Obispo de Bangalore: En Navidad compartamos la alegría de Dios con aquellos que nos hacen el mal
23/12/2015
Papa: Ante la Puerta Santa, Jesús te dice: "Levántate!". "Con el corazón sanado hago las obras de misericordia"
10/08/2016 12:53
Papa: Conversión y alegría, incluso si "el mundo está acosado por muchos problemas"
13/12/2015
Papa en San Juan de Letrán: Inicia el tiempo del gran perdón. Alegría, a pesar de las "grandes injusticias y violencia"
13/12/2015
Papa en la Puerta Santa de Santa María la Mayor: María, Madre de Cristo y "del perdón que renueva la vida"
01/01/2016