01/12/2017, 19.01
BANGLADESH-VATICANO
Enviar a un amigo

El Papa en Bangladés: la diversidad entre religiones sea fuente de enriquecimiento y crecimiento

El saludo con un grupo de prófugos Rohingyás al final de un encuentro interreligiosos y ecuménico para la paz con cinco representantes de comunidades religiosas. “es confortador” que “los creyentes y las personas de buena voluntad se sientan siempre más llamados a cooperar en la formación de una cultura del encuentro, del diálogo y de la colaboración al servicio de la familia humana. Esto exige más que una mera tolerancia. Nos estimula a tender la mano al otro en una actitud de recíproca confianza y comprensión”.

Dacca (AsiaNews)- La libertad religiosa, aún más “un espíritu de apertura, aceptación y cooperación entre los creyentes” y el encuentro con los 18 Rohingyás, pertenecientes a tres familias de prófugos escapados de Myanmar, han marcado el encuentro interreligioso y ecuménico por la paz que concluyó la larga jornada del Papa en Dacca.

Un encuentro iniciado con himnos y danzas tradicionales, seguido por saludo de bienvenida del arzobispo de Dacca, el Card. Patrick D´Rozario, Cs.c y de aquellos de los cinco representantes de comunidades religiosas (musulmana, hindú, budista, y católica) y de la sociedad civil. Y Allamma Majharul Islam, Grand Khatib (gran custodio) della  Amber Shah Shahi Jami Mosque que consignó al Papa Francisco una carta que contiene una fatwa contra el extremismo firmada por 100 mil imanes.

“Las palabras que hemos escuchado-dijo el Papa- además de los cantos y las danzas que animaron nuestra asamblea, nos han hablado en modo eleocuente del deseo de armonía, fraternidad y paz contenidos en las enseñanzas de las religiones del mundo”.

«Que nuestro encuentro de esta tarde pueda ser un signo claro del esfuerzo de los líderes y de los seguidores de las religiones presentes en este país por vivir juntos con respeto recíproco y buena voluntad. Que este compromiso, aquí en Bangladés, donde el derecho a la libertad religiosa es un principio fundamental, sea una llamada de atención respetuosa pero firme hacia quien busque fomentar la división, el odio y la violencia en nombre de la religión».

“Es un signo particularmente reconfortante de nuestros tiempos que los creyentes y las personas de buen voluntad se sientan siempre más llamados a cooperar en la formación de una cultura del diálogo y de la colaboración al servicio de la familia humana”. Esto re4quiere más que una mera tolerancia. Nos estimula a tender la mano al otro en actitud de recíproca confianza y comprensión, para construir una unidad que comprenda la diversidad no como una amenaza potencial fuente de enriquecimiento t crecimiento. Nos exhorta a cultivar una apertura del corazón, de tal modo que podamos ver a los otros como un camino, no como un obstáculo”.

“Permítanme explorar brevemente algunas características esenciales de esta ‘apertura del corazón’ que es la condición para una cultura del encuentro. En primer lugar, esa es una puerta. No es una teoría abstracta, sino una experiencia vivida. Nos permite iniciar un diálogo de vida, no un simple intercambio de ideas. “Requiere buena voluntad y capacidad de acogida, pero no debe ser confundida con la indiferencia o la reticencia al expresar nuestras convicciones más profundas. Implicarse fructuosamente con el otro significa compartir nuestra identidad religiosa y cultural, pero siempre con humildad, honestidad y respeto”.

La apertura del corazón es también similar a una escalera “que se eleva hacia el Absoluto. Recordando esta dimensión trascendente de nuestra actividad, nos damos cuenta de la necesidad de purificar nuestros corazones, para poder ver las cosas en su justa perspectiva más verdadera”.

“A cada paso nuestra visión se hará más clara y recibiremos la fuerza para perseverar en el compromiso de comprender y valorizar a los demás, con sus puntos de vista. De este modo, encontraremos la sabiduría y la fuerza necesarias para tender a todos una mano amiga”.

«La apertura del corazón», que es condición para una cultura del encuentro, el Papa dijo también que la apertura del corazón es similar a una escalera, que se eleva hacia lo Absoluto. Es un camino, que conduce a la bondad, la justicia y la solidaridadante «las tierras áridas y desiertas del odio, la corrupción, la pobreza y la violencia, que dañan las vidas humanas, dividen a las familias y desfiguran el don de la creación»:

La apertura del corazón también es con un camino que conduce a la búsqueda de la bondad, la justicia y la solidaridad. Nos impulsa a buscar el bien de nuestros vecinos”.

“En su Carta a los cristianos de Roma, San Pablo así nos exhorta: “No se dejen vencer por el mal, sino vence el mal con el bien” (12,21). Esta es una actitud que todos nosotros podemos imitar. La solicitud religiosa por el bien de nuestro prójimo, que nace de un corazón abierto, que corre como un gran río, bañando las tierras áridas y desiertas del odio, de la corrupción, de la pobreza y de la violencia que tanto dañan a la vida humana, dividen las familias y desfiguran el don de la creación”

 “Las diversas comunidades religiosas de Bangladés han abrazado este camino mediante el compromiso por el cuidado de la tierra, nuestra casa común, y la respuesta a los desastres naturales que han asolado la nación en los últimos años. Pienso también en la manifestación común de dolor, oración y solidaridad que ha acompañado el trágico derrumbe del Rana Plaza, que sigue impreso en la mente de todos. En estas diversas expresiones vemos cómo el camino de la bondad conduce a la cooperación para servir a los demás».

Haciendo hincapié en que «un espíritu de apertura, aceptación y cooperación entre los creyentes no contribuye simplemente a una cultura de armonía y paz, sino que es su corazón palpitante», el Papa señaló la apremiante necesidad que tiene el mundo: ¡Cuánto necesita el mundo de este corazón que late con fuerza, para combatir el virus de la corrupción política, las ideologías religiosas destructivas, la tentación de cerrar los ojos a las necesidades de los pobres, de los refugiados, de las minorías perseguidas y de los más vulnerables!»

¡Cuánta apertura es necesaria para acoger a las personas de nuestro mundo, especialmente a «los jóvenes, que a veces se sienten solos y desconcertados en la búsqueda del sentido de la vida».

Y al final del encuentro que el grupo de Rohingyás, acompañado por dos traductores de caritas, han saludado al Papa Francisco. Sus problemas fueron a menudo evocados por el Papa, a partir del Ángelus del 27 de agosto, cuando habló sobre “las tristes noticias sobre la persecución de la minoría religiosa, nuestros hermanos Rohingyás. Quisiera expresar-agregó- toda mi cercanía para con ellos, y todos nostros pidamos al Señor que los salve y suscite hombres y mujeres de buena voluntad que los ayuden, que les den los plenos derechos”.

Y durante este viaje, aunque las autoridades de Myanmar pidieron que ni siquiera fueran nombrados, la problemática de ellos fue evocada por el Papa ya desde su llegada la ex –Birmania, cuando afirmó que el futuro del país debe ser “la paz, una paz fundada sobre el respeto de la dignidad y de los derechos de cada miembro de la sociedad, sobre el respeto étnico y de identidad”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Rohingyás se encuentran con el Papa: El Papa Francisco me ha mostrado compasión (video)
02/12/2017 12:39
Misionero en Bangladés: somos un ‘pequeño resto’ guiados por el Espíritu Santo
02/12/2017 10:46
Dacca: pruebas, preparaciones y pases: últimos preparativos para la llegada del Papa
30/11/2017 10:57
Rohingyás y periferias, los temas calientes que aguardan al Papa Francisco en Dacca
28/11/2017 10:08
Daca, nace la organización ‘Harmony Bangladesh’ para promover ideales laicos
09/07/2018 15:25