17/11/2017, 17.04
LÍBANO - A. SAUDITA - FRANCIA
Enviar a un amigo

El feliz epílogo de la "controversia Hariri": París se dispone a recibir al primer ministro libanés

de Fady Noun

Mañana, el dimitente primer ministro libanés dejará Riad para viajar a Francia. Existen dudas sobre su futuro y el del gobierno del país. La protección del presidente Aoun fortalece cada vez más el vínculo con el "hijo adoptivo". La mira saudí sobre el Líbano y la búsqueda de estabilidad de Europa, Estados Unidos e Irán.

Beirut (AsiaNews) - Francia ha ganado, y no es posible definir este éxito como un golpe magistral a nivel diplomático. Dos semanas después de haber presentado su renuncia en la cadena televisiva saudita al-Arabiya, el 4 de noviembre pasado en Riad, en un contexto cuando menos ambiguo, el primer ministro libanés, Saad Hariri, es esperado mañana en París. En la capital francesa, será el huésped de un almuerzo con el presidente Emmanuel Macron, tal como anunció hoy él mismo, en un comunicado oficial firmado por el Eliseo.

¿Cómo le ha sido otorgado este honor? Esto aún debe ser entendido. La pequeña historia de la mediación francesa a favor de Saad Hariri aún está por escribirse. Una visita inesperada del presidente Macron a Riad y dos viajes del ministro de Asuntos Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, así como innumerables contactos con Beirut, son una parte integral de este asunto.

Por el momento, lo cierto es que Francia ha sido capaz de hacer comprender a los saudíes, en particular al príncipe heredero Mohammed bin Salman (Mbs), que Saad Hariri representa "un aliado sólido" e indispensable. Los lazos tradicionales que existen entre Líbano y Francia, hechos de amistad, entendimiento mutuo e intereses comunes, al mismo tiempo han contribuido significativamente a esto, permitiendo de hecho este feliz epílogo de la controversia.

Además, Arabia Saudita parece haber eliminado todas las restricciones impuestas en las últimas dos semanas al líder libanés, que al mismo tiempo posee la nacionalidad saudita. De hecho, en las últimas dos semanas, al menos en tres ocasiones el premier Hariri había anunciado el regreso a Beirut "en los próximos dos o tres días"... sin respetar la palabra dada, siguiendo las promesas iniciales.

Por supuesto, los líderes saudíes han dicho que estas restricciones fueron un cuento inventado por Beirut; Sin embargo, cuando la cabeza del Estado libanés, con el riesgo de un grave incidente diplomático, dijo que las entradas y salidas de la residencia de Hariri en Riad fueron vigilados, era necesario forzar a rendirse a la evidencia: él nunca habría hecho declaraciones de esta naturaleza si no tenía la seguridad de algo anormal en las medidas que se habían preparado en torno al líder libanés en las últimas dos semanas.

 

Participación personal

Fuentes cercanas al palacio presidencial explican que se ha creado en un par de meses un fuerte lazo de amistad entre los dos hombres, a pesar de la diferencia de edad, a tal punto que el octogenario jefe de Estado Michel Aoun había puesto al de 48 años, Hariri, bajo su propia ala. Todo esto explica, en su opinión, el hecho de que Aoun se haya sentido tan involucrado en la historia personal de este asunto. Según estas fuentes, el presidente ha sido un "reflexivo protector" en la controversia del primer ministro, más allá de la evidente indignación de haber visto la manera cómo se trataba a su jefe de gobierno.

Esta participación personal también explicaría, a los ojos de las mismas fuentes anteriores, por qué el jefe de Estado se vistió con el hábito de batalla y bajó al campo para "liberar", costará lo que costará a un hombre que ha aprendido a amar como si fuese su hijo

Sin embargo, después del anuncio anunciado ayer de la próxima llegada del primer ministro libanés a Francia, el tono del presidente ha cambiado. Michel Aoun ahora se ha tranquilizado, teniendo en cuenta que ahora la "crisis de Hariri" está a punto de resolverse y que hay "soluciones a todos los problemas". El jefe de la diplomacia libanés Gebran Bassil después de visitar todas las grandes capitales europeas ha doblado sus alas y aterrizado en el Líbano, para seguir los acontecimientos, recomendando al nuevo embajador libanés en París mantener los ojos abiertos.

 

¿Y el compromiso?

Por violento e ilegítimo que sea el modo utilizado, la "controversia Hariri" ha logrado poner en cuestión el compromiso que llevó a la elección de Michel Aoun a la presidencia y la instalación de Saad Hariri en el Gran Serrallo. ¿Se puede salvar este compromiso? ¿Y a qué precio? ¿Y con qué podría ser reemplazado? ¿Estamos nuevamente condenados a la inmovilidad? Estas son toda una serie de preguntas a las que es difícil responder, ya sean negativa o afirmativamente.

En última instancia, todo el Líbano tiene la incertidumbre de ser un "rehén" de la rivalidad entre Irán y Arabia Saudita. Atrapado después de un año de luna de miel, de esta rivalidad, su futuro depende de esto. No es para complacer al Líbano que Irán esté revisando su política de expansión militar críptica en el mundo árabe, y particularmente en Yemen, donde se confirma que Hezbollah se ha comprometido con 3 o 400 expertos y adiestradores militares. Y, sin embargo, no es seguro para complacer al País de los Cedros si Mbs cerrará un ojo sobre el lanzamiento de un misil desde Yemen en la dirección de Arabia Saudita, sobre la infiltración en la población chiita de Bahréin, o si participó en la preparación de un ataque en Kuwait.

Estas consideraciones estarán ciertamente en el corazón de los intercambios entre Beirut y París, después de la llegada de Saad Hariri a Francia. ¿Cuánto tiempo se quedará Hariri en la capital francesa? También presentará su renuncia en Francia y, de ser así, ¿cómo se garantizará que se organicen las actividades ordinarias del gobierno? ¿Seguirá siendo lo mismo en el Líbano, dónde se ha afirmado que su seguridad personal está en peligro? ¿Una excepción constitucional le permitirá, sin embargo, su ausencia, como el jefe de Estado ha insinuado? Frente a estas dudas, la única certeza que el Líbano tiene en este momento es que tanto Europa y Estados Unidos, como Irán, no quieren que nada se vea perturbado por su relativa estabilidad y la reanudación de sus instituciones, comenzando con de las elecciones legislativas, la primera desde 2009, programada para mayo de 2018.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Riyadh, Hariri se encuentra con el Patriarca Maronita y promete un regreso en breve al Líbano
15/11/2017 11:23
El cardenal Raï en Riad: Diálogo cristiano-islámico y renuncia de Hariri
13/11/2017 11:30
Aoun: el secuestro de Hariri es una agresión saudita contra el Líbano
15/11/2017 16:03
Hariri anuncia visita relámpago a El Cairo y renueva la promesa de regresar al Líbano
20/11/2017 11:06