16/04/2018, 14.58
UZBEKISTAN
Enviar a un amigo

El largo camino de Uzbekistán hacia la libertad religiosa

Liberados los prisioneros de conciencia, pero muchos quedan detenidos y continúan los procesos por motivos religiosos. Difícil saber cuántos sean culpables efectivamente de crímenes y cuántos sólo acusados a causa de su propia fe.

Taskent  (AsiaNews/Agenzie) – Continúa la política de la “amnistía” por parte de las autoridades uzbekas: después de la liberación de periodistas y activistas, fueron liberados otros detenidos, desde hace años en la cárcel por motivos religiosos. Sin embargo, muchos quedan en custodia por las mismas razones y no se detienen los procesos contra quien manifiesta su propia fe. Lo denuncia la agencia con base en Oslo, Forum18 (F18).

Las hermanas Zulhumor y Mehrinisso Hamdamova fueron liberadas el 20 de febrero, después de 8 años de prisión por haber participado en encuentros religiosos no autorizados. El mes sucesivo, fue liberado Zuboyd Mirzorakhimov, un ciudadano tayiko arrestado con la acusación material islámico en su propio celular, estaba encarcelado desde hacía 5 años.

Sin embargo, otras prisioneras de conciencia están todavía detenidas en el mismo campo de trabajos forzados en el cual estaban detenidas las hermanas Hamdamova, cerca de Taskent. Se conocen los nombres de dos de esas: Farida Sobirova y Mastura Latipova. Según lo reporta F18, Lapitova está en la cárcel desde 2009 por haber enseñado su propia religión y no está claro si Sobirova, está encarcelada con las mismas motivaciones, o haya sido liberada o siga todavía arrestada.

Las detenciones arbitrarias y la utilización de pruebas obtenidas a través de la tortura hace mucho más difícil saber realmente o tener conciencia si se encuentran en la cárcel en el presente por causa criminales o exclusivamente por sus propios credos. Según la Onu, la cifra podría estar entre los 5 o 15 mil. “La única razón sobre tales arrestos -escribe F18- es que un alto funcionario ordenó que fuesen arrestados sin decir el por qué”.

Desde cuando asumió el cargo en diciembre de 2016, el presidente Shavkat Mirziyoyev trata de reformar el país y contrarrestar el poder de los servicios secretos. Hoy el ministro del Interior Pulat Bobozhonov, anunció la instalación de más de 2 mil tele-cámaras en diversas estructuras de detención: una inversión de más de 520 mil euros para poder controlar el uso de la tortura y  las presiones psicológicas y físicas sobre los ciudadanos en las cárceles durante los interrogatorios.

Sin embargo, las reformas no logran ser totalmente eficaces, como lo subraya Ahmed Shaheed, Special Rapporteur de la Onu por la libertad religiosa, que en su informe del 2 de marzo aclaró que en Uzbekistán el derecho para ejercitar la propia fe es todavía obstaculizado. El 13 de abril inició el proceso de Gayrat Ziyakhojayev, acusado de distribución de material “extremista”, después de haber publicado en modo ilegal un libro islámico. Él arriesga una pena de hasta 8 años de prisión. El 26 de marzo, una corte de la región de Fergana condenó a Musajon Bobojonov, estudioso islámico, a una pena suspendida de tres años de cárcel con la misma acusación.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Lee Ming-cheh, el activista taiwanés arrestado en China, es llevado a juicio
07/09/2017 15:00
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Masacre de Andiján, luego de 12 años, liberan a activista de derechos humanos
23/02/2018 11:04
Taskent, retiraron 18.000 nombres de la ‘lista negra’ de extremistas
20/02/2018 13:35
El patriarca Raï: La ley sobre el Estado judío excluye a cristianos y musulmanes
23/07/2018 13:28


Viajes