10/10/2017, 16.59
VATICANO-MYANMAR-BANGLADESH
Enviar a un amigo

El viaje del Papa Francisco a Yangon y Dacca, para el encuentro con las Iglesias más pequeñas de Asia

de Bernardo Cervellera

La Sala de prensa de la Santa Sede publica el programa detallado del viaje. Hay varios encuentros con personalidades políticas, como Aung San Suu Kyi, y con comunidades católicas y representantes de las religiones. Laicidad y convivencia entre las religiones. Las Iglesias de Bangladesh y Myanmar, “periferias” e “insignificantes”, pobres y evangelizadoras, tal como sueña el Papa Francisco. Las recomendaciones para la India y China. 

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) - La Sala de prensa de la Santa Sede dio a conocer hoy el programa detallado de la visita del Papa Francisco a Myanmar (26-30 de noviembre) y a Bangladesh (30 de noviembre-2 de diciembre).

En ambos países el pontífice tendrá, como siempre, un día dedicado a los encuentros oficiales de tipo diplomático y político; un día estará abocado a los encuentros con la Iglesia y con las representaciones religiosas.

El 28 de noviembre, en Naipyidó, la nueva capital de Myanmar, Francisco se reunirá con Htin Kyaw, el primer presidente civil después de 50 años de dictadura militar; luego será el turno de Aung San Suu Kyi, consejera de Estado y ministra de Relaciones Exteriores y, sobre todo, líder democrática y símbolo de la nueva etapa que atraviesa Myanmar. A ella le seguirá un encuentro con las autoridades, la sociedad civil y el cuerpo diplomático.

Los primeros dos eventos serán un apoyo decidido a la democracia en el país, luego de decenios de gobierno de una junta militar que ha depredado y malvendido las riquezas del país, entablando luchas y perpetrando la violencia contra todas las minorías.  Es probable que el Papa, más que hablar de los Rohinyás –la minoría islámica que tras los ataques y asesinatos perpetrados por el ejército, huyó hacia el Bangladesh- hable del compromiso en favor de la reconciliación nacional con todas las minorías (Shan, Karen, Kaya, Chin, Kachin, Naga, etc.) también ellas víctimas de los ataques y los asesinatos, y que la “Señora” quiere realizar, pero que se ve obstaculizada por la política del “divide y reinarás” del ejército. En los últimos meses, la crisis de los Rohinyás ha llevado a muchos líderes mundiales a acusar a Aung San Suu Kyi. El encuentro con el cuerpo diplomático será importante para corregir el rumbo y empujar a la comunidad internacional a una mayor solidaridad con el país y con su deseo de democracia.

Al día siguiente, el encuentro con el Consejo supremo budista también será un mensaje explícito tendiente a la reconciliación nacional. Todas las luchas de las minorías a menudo han sido interpretadas –incluso por los militares- como una guerra contra el budismo, y contra la nación. Sin embargo, fue justamente el Consejo Supremo quien condenó las proclamas belicosas del monje Wirathu –fautor de una guerra contra los musulmanes- y su organización para “proteger la raza y la religión”.

Los encuentros con los católicos prevén una misa en el estadio de Kyaikkasan Ground y una reunión con los obispos. Un hecho que conmueve es que, al día siguiente, el encuentro con los jóvenes será en la catedral de St. Mary, en Yangon, que alberga a varios miles de personas.  Este es otro signo importante del viaje: el Papa Francisco no se encontrará con multitudes oceánicas de católicos, porque en Myanmar ellos representan sólo el 1% de la población: son cerca de 500.000 sobre un total de 51 millones. Pero a él le gustará el entusiasmo de su fe: para estos cristianos, cuya mayor parte proviene de las minorías, la Iglesia católica ha sido la ayuda fundamental para salir de la pobreza, del hambre, de la enfermedad y del analfabetismo.  

Los encuentros con los católicos del Bangladesh (390.000, el 0,2% de una población de 150 millones de habitantes) también se realizarán en lugares pequeños, excepto la misa en el Suhrawardy Udyan Park, el 1ero de diciembre, durante la cual el Papa ordenará a un sacerdote. El encuentro con los representantes de las religiones (minorías hindúes, budistas, protestantes, además de representantes del islam sunita, mayoritario) incluso se llevará a cabo en el jardín del arzobispado de Dacca.

En el encuentro con las religiones, que quiere mostrar la capacidad que Bangladesh posee para lograr una convivencia entre diversos credos, deja para más tarde el evento con la autoridades, el cuerpo diplomático y sobre todo, la visita al Bangabandhu Memorial Museum, donde se conservan los restos de Mujibur Rahman, padre de la Patria y padre de la actual primera ministra, la Sra. Sheikh Hasina. Con todas sus fuerzas, Mujibur Rahman buscó construir un país laico, capaz de acoger todos los credos, despegándose de un Pakistán de fuerte impronta islámica. Bangladesh hoy oscila entre la laicidad y el islam fundamentalista, alimentado por la influencia y por las ayudas de Arabia Saudita.

Uno podría preguntarse cómo es posible que el Papa Francisco quiera visitar estas Iglesias tan frágiles y pequeñas. Un misionero del PIME (Pontificio Instituto de Misiones en el extranjero) que vive en Bangladesh ha dicho que el pontífice “prefiere las periferias, y Bangladesh es una periferia del mundo” con una densidad de población de más de mil habitantes por kilómetro cuadrado (el 7mo país del mundo) y un nivel de pobreza que llega al 31%.  

En Myanmar, como bien dijo el Card. Bo, hay “una Iglesia insignificante”, a menudo marginada por la pobreza y por ser la minoría entre las minorías. Lo que no puede dejar de afirmarse es que estas Iglesias “insignificantes” para el mundo, evangelizan por el entusiasmo de la fe, y no por el poder de sus medios, y este es un sueño del Papa Francisco (“Cómo quisiera una Iglesia pobre y para los pobres”, dijo al inicio de su pontificado).

El mensaje de Francisco trasciende estas “periferias”: lo que el habrá de decir a la sociedad civil en Myanmar y en Bangladesh podrá servir de recomendación para toda Asia y sus grandes vecinos, la India y China, que aún siguen poniendo un freno a la venida del Papa de Roma. Al subrayar la laicidad del Estado y la posibilidad de convivencia pacífica de las religiones, el Papa sugiere un camino de paz que supere cualquier fundamentalismo, sea éste de tipo nacionalista e hindú, como sucede en la India, o de tipo ateo y oligárquico, como sucede en China.  

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Card. D’Rozario: El Papa Francisco será: ‘peregrino que va al alma del pueblo’ de Bangladesh
05/10/2017 19:34
No sólo Rohingya: el mensaje del Papa Francisco a Myanmar y Bangladesh
04/12/2017 13:10
Yangon, provocaciones contra el Papa. Budistas solidarios con los católicos
03/11/2017 19:51
Card. Patrick D’Rozario: Mi púrpura es un don “para Bangladesh”
10/10/2016 10:43
Yangon, la gratitud de los obispos por ‘los tres dones’ del Papa Francisco
17/10/2017 16:13