31/01/2018, 15.20
INDONESIA
Enviar a un amigo

Emergencia en Papuasia, obispo de Agast: ‘Una bendición’ la solidaridad de los católicos

de Mathias Hariyadi

Muertos más de 80 niños, mientras que otros 800 se enfermaron por motivos ligados a la malnutrición. De la diócesis se pusieron en acto varias iniciativas humanitarias de “primeros auxilios” en los distritos más afectados. Las peculiares características del remoto territorio hacen difícil y peligroso el trabajo de los voluntarios.

Yakarta (AsiaNews)- La solidaridad y la violencia de los católicos indonesios a la población Asmat es “una bendición, no obstante el drama en curso”. Es cuanto declara en una entrevista dada a AsiaNews por Mons. Aloysius Murwito (foto 2), obispo de Agast. Remoto territorio de la provincia de Papuasia, en los últimos meses la diócesis fue afectada por una gran crisis humanitaria, que causó la muerte de más de 80 niños, mientras otros 800 fueron afectados por enfermedades ligadas a la malnutrición. En los medios nacionales e internacionales, la emergencia sanitaria salió a la luz solo en las últimas semanas, pero Mons. Murwito había reconocido las advertencias ya desde hacía tiempo. Durante las festividades natalicias, el obispo fue a un aislado territorio de la diócesis para celebrar la misa de la Vigilia en la parroquia de Kapi, en el distrito de Sawaerma.

Muchas de las mujeres Asmat que participaron en la función presentaban graves signos de malnutrición. “Durante aquella misa, estuve profundamente conmovido en el ver una tan grave crisis humanitaria. Conté mi experiencia en el lugar en diversas homilías durante las celebraciones de navidad y Fin de Año, en el centro de Asmat (capital del homónimo distrito, Ndr)”, narra Mons. Murwito. El sermón pronunciado por el prelado el 5 de enero de 2017 encontró una caja de resonancia en las redes sociales, suscitando la curiosidad antes por los periodistas de Papua, después de los colegas de todo el país.      

AsiaNews se encontró con el obispo en Yakarta (foto 3), donde él está comprometido en diversas entrevistas con los medios nacionales, con la finalidad de atraer aún más a la atención pública sobre la emergencia que afectó a 8 circunscripciones de su diócesis. Interrogado sobre los desarrollos de la crisis, Mons. Murwito explica que, en colaboración con las autoridades de Asmat, la diócesis de Agast demostró su compromiso demostró su compromiso poniendo en acto iniciativas humanitarias de “primeros auxilios” en los distritos más afectados. Para contrastar enfermedades como el sarampión rubéola, en los días pasados dos escuadras fueron enviados a prestar asistencia y distribuir artículos de primera necesidad. “Hemos decidido ocuparse de dos distritos, que consisten en cerca de 20 pueblos”, afirma el obispo.

Son todavía numerosas las dificultades que los voluntarios de la diócesis y los operadores sanitarios se encuentran en enfrentar en el territorio. Para comentar, la naturaleza nómada de la población indígena local y las peculiares características de sus asentamientos. “A diferencia de las otras poblaciones nativas en Indonesia-declara Mons. Murwito-, los Asmat normalmente practican un verdadero y propio nomadismo. Ellos normalmente van hacia los bosques, antes de volver a sus aldeas”. Además de este estilo de vida, también dificultades técnicas complican contrastar la difusión de las enfermedades. Llegar a los asentamientos de hecho largos y costosos viajes en pequeñas lanchas (foto 4), en aguas infectadas por cocodrilos.

En los próximos meses serán cruciales para aliviar el sufrimiento de la población local y el próximo paso consistirá en el aumentar entre los indígenas la conciencia en materia de salud. “Sin embargo, difundir el mensaje es muy dificultoso, por vía de la ausencia de un adecuado sistema de comunicación”. Porque la región no tiene un servicio de una red de energía eléctrica, la señal móvil está ausente. No obstante esto, el obispo expresa profunda gratitud por la rápida respuesta de los católicos indonesios y también de los no católicos, al pedido de ayuda de la Iglesia local. “La conmoción suscitada en los corazones de las comunidades de todo el país se manifestó en donaciones y óptimas iniciativas en favor de la diócesis de Agats, para que esta pueda llevar adelante la propia misión humanitaria”, concluye Mons. Murwita.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papúa, 61 niños muertos y 500 enfermos por desnutrición. El compromiso de la Iglesia (Fotos)
19/01/2018 14:01
Papúa, logran tener ‘bajo control’ la emergencia humanitaria en el distrito de Asmat
06/02/2018 14:07
Cáritas Filipinas pide ayuda para las víctimas de los terremotos en Cotabato
06/11/2019 15:08
Seúl brinda ayuda humanitaria al Norte, a pesar de las provocaciones
15/09/2017 14:58
P. Hammond: los Norcoreanos, ‘extenuados’ por las sanciones, carestías y enfermedades
03/06/2019 18:58