11/11/2019, 15.55
IRAK
Enviar a un amigo

Iglesia iraquí ayuna y reza por la paz. Mons Warduni: los jóvenes unidos en la plaza

El patriarcado caldeo invita a recitar la oración por la paz. Card. Sako: el problema iraquí no es “político”, sino de naturaleza “cultural y espiritual”. El balance actualizado habla de 320 víctimas y 16 mil heridos. Auxiliar de Bagdad: poca atención hacia el futuro de los jóvenes y de los más pobres. Chicos y chicas superan las divisiones étnicas y confesionales.

 

Bagdad (AsiaNews) - El problema de Irak y de la mayor parte de los países árabes es de naturaleza “cultural y espiritual”, no “puramente político”. El ladrón, el corrupto, el extremista o el tirano dominan “porque falta una motivación religiosa, espiritual y moral” fuerte y firme. Es cuanto afirma el patriarca caldeo, el Card. Louis Raphael Sako, en un mensaje enviado para su conocimiento a AsiaNews. Para el purpurado la “cuestión” está relacionada “con la educación” en familia y comunidad “que está tensa de preconceptos, costumbres y prácticas anticuadas” que “no se basan sobre la razón y sobre el análisis”.

El primado caldeo vuelve una vez más sobre las manifestaciones anti-gubernamentales iniciadas el 1°de octubre y que reiniciaron con particular vigor en las últimas semanas. Y no esconde las profundas preocupaciones por las violencias de la policía y de las fuerzas de seguridad hacia la población, que ya han causado 319 víctimas en total entre militares y (en gran parte) civiles.

En un crescendo de violencias y tensiones, el patriarca caldeo invitó a los cristianos del país a ayunar por 3 días, desde esta mañana hasta la noche del 13 de noviembre “por la paz y el retorno a la estabilidad”. Junto al ayuno, el purpurado exhorta a los fieles a recitar la oración difundida el 4 de noviembre pasado en la catedral de S. José en Bagdad, en el contexto del encuentro ecuménico por la paz promovido por la dirigencia de la Iglesia iraquí.

“Lo que necesitamos-escribe el Card. Sako- es una lectura atenta de Irak después de la invasión de los EEUU de 2003”. Las demostraciones de estas semanas, advierte, “son una reacción espontánea” a los “sufrimientos” de los años pasados y son promovidas “bajo la bandera iraquí”, no “con estandartes de las varias partes o facciones”. Los manifestantes han “derrotado al sectarismo” para unirse bajo una como “identidad nacional”. Al gobierno, advierte, la tarea de “conquistar la confianza” de sus hijos iniciando “un diálogo valiente” y “reformas económicas” que lleven a una “redistribución de la riqueza” y a los intelectuales escapados al pedido a volver “para contribuir en las reformas”.

Los temores del patriarca son compartidos por el auxiliar de Bagdad, Mons. Shlemon Warduni, según el cual demasiadas personas “hacen sus propios intereses personales” y “no se ocupan del bien común, sobre todo de la situación de los jóvenes y de los más pobres”. El motor de la revuelta, confirma a AsiaNews, está en la parte más joven de la población “que no tiene trabajo, que terminó la escuela y no saben qué hacer”. 

“Por las calles -agrega- hay una situación de gran caos y confusión. estas manifestaciones muestran al mundo que estamos en una condición trágica y no sabemos qué hacer. Porque no hay personas que miren al bien común, no se ocupan del interés de todos”. El prelado está preocupado por la escalada de violencias “que han causado más de 300 muertos y 16 mil heridos. No se puede quedarse quietos y como Iglesia, respondemos co el ayuno y la oración”. Mons. Warduni subraya además “la importancia que los jóvenes estén unidos, en la plaza, detrás de la común bandera iraquí. No miran en cara a la religión, a la etnia, sino que quieren sólo el bien del país, si bien también se preocupan los ataques y secuestros de civiles en la plaza por manos de bandas armadas”

Mientras tanto la escalada de la tensión es seguida desde cerca en las cancillerías occidentales y por los máximos organismos internacionales. Para frenar la crisis los EEUU invocan elecciones anticipadas y reformas, mientras que diversas Ong pro derechos humanos lanzan la alarma por una derivación violenta que podría terminar en una “baño de sangre”. La misión de la ONU en Irak (UNAMI) denuncia un “clima de miedo” e invoca el “máximo contenimiento” por parte de la fuerzas del orden, comprendido la prohibición del uso “de proyectiles” o “el uso impropio de medios no letales” como los gases lacrimógenos.

La dirigencia UNAMI piden la liberación de los manifestantes arrestados en estas semanas y una investigación sobre los secuestros en circunstancias misteriosas de activistas y médicos, capturados (según diversas Ong) por miembros de las fuerzas de seguridad o grupos armados. El organismo de las Naciones Unidas auspicia además una serie de medidas que hay que realizar en las próximas semanas o meses, entre las cuales la reforma electoral y constitucional, procesos contra cuantos son acusados de corrupción y aplicar las normativas ya existentes para combatir robos y malversaciones.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Card Sako: en la protesta y en Navidad, renace el pueblo iraquí
04/12/2019 14:00
Patriarcado caldeo: oraciones por los ‘mártires’ de Nassiriya, Najaf y Bagdad
30/11/2019 10:07
Patriarca caldeo: una ‘unidad de crisis’ para frenar la violencia y reconstruir el Estado
25/11/2019 17:37
Irak, protestas: se reanudan parcialmente las exportaciones. ONU e Iglesias, ‘preocupadas’ por la violencia
07/11/2019 14:00
Card. Sako: la inercia de los políticos frente a los jóvenes y su ‘grito’
05/11/2019 11:44