20/10/2014, 00.00
HONG KONG - CHINA
Enviar a un amigo

Justicia y Paz: Occupy central aumenta la dignidad y la conciencia política de Hong Kong

de Mary Yuen Mee-yin*
María Yuen, un miembro del Consejo del Vaticano para la Justicia y la Paz, muestra las razones y la fuerza del movimiento pro-democracia que desde hace semanas ocupa algunas calles en el centro de Hong Kong. La evidente no-violencia es inspiración cristiana. La sentada como un lugar de encuentro, de estudio, de debate. Para Hong Kong es una nueva era de la sensibilidad política, la solidaridad, una mayor justicia social. El compromiso con el diálogo y no para derrocar el sistema.

Hong Kong (AsiaNews) - En las últimas semanas, decenas de miles de personas salieron a las calles para exigir democracia. El lanzamiento de gases lacrimógenos por la policía sorprendió al mundo entero. Pero lo más sorprendente es la fuerza y ​​la persistencia de los participantes en el movimiento pro-democracia, también conocido como Movimiento Occupy: desde la huelga de estudiantes, manifestaciones masivas frente a las oficinas del gobierno, la escalada del movimiento después del el uso de gas lacrimógeno. Un movimiento similar de personas no había sido visto en Hong Kong en 30 años. Los desafíos no son sólo jurídicos y políticos, sino también moral y ético.

El punto de partida del movimiento fue la huelga de una semana de los estudiantes de las escuelas secundarias, iniciadas por la Federación de Estudiantes en respuesta a la decisión sobre la reforma electoral por el Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional. Esta decisión implica que sólo los candidatos aprobados por Beijing pueden competir a cargo de Jefe Ejecutivo de Hong Kong. Esto se hace por un pequeño comité de elección, y sólo los miembros de este comité podrán proponer candidatos. La Federación, como muchos en Hong Kong, ven esto como una amenaza para el alto grado de autonomía [garantizado en Hong Kong] y el principio de "un país, dos sistemas", que se mantiene en su lugar. Los estudiantes piden un sistema electoral que refleje una verdadera democracia, que los ciudadanos puedan presentar candidatos para el cargo de presidente ejecutivo, no sólo votar por los candidatos propuestos.

La presencia de 13 mil estudiantes que se reunieron en la Chinese University el pasado 22 de septiembre, el primer día de la huelga, fue totalmente inesperado, que muestra un fuerte apoyo a los estudiantes a trabajar por una verdadera democracia. Poco después hubo una huelga de un día de los estudiantes de secundaria organizados por Scholarism, una asociación de estudiantes. Estas huelgas fueron vistas como un preludio a un evento más grande, previsto para octubre y organizado por el primer grupo organizado por pro-democracia Occupy central, junto con Love and Peace, que había prometido bloquear el distrito financiero, como expresión de la desobediencia civil.

Policía violenta

Varios incidentes han provocado incluso más personas en las calles. El primero, durante las primeras protestas, fue una detención injustificada de un estudiante de 17 años, Joshua Wong y otros dos dirigentes estudiantiles, por haber entrado a Civic Square el 26 de septiembre. Civic Square es una plaza frente a las oficinas del gobierno en el distrito de Almirantazgo, cerca de Central, que había sido cerrada por razones de seguridad. Al menos 30 estudiantes fueron detenidos y luego puestos en libertad todos excepto los tres líderes.

Miles de personas, ciudadanos de a pie, han llegado a la sede del gobierno para apoyar a los estudiantes y pedir su liberación, para proteger a estos jóvenes. De esta manera, los dos grupos de estudiantes han jugado un papel clave en el movimiento pro-democracia.

El segundo incidente, el 28 de septiembre, es el uso de gases lacrimógenos para dispersar a personas desarmadas que se reunieron en las calles. La policía afirma haber lanzado 87 cargas de gas. Esto llevó a una protesta pública contra el uso excesivo de la violencia por la policía y el gobierno. Por la ira y el sentido de la justicia, se añadieron muchas personas a la protesta, que se ha convertido en un movimiento protesta a nivel de la ciudad, que los medios de comunicación occidentales han llamado "la revolución de los paraguas". Desde entonces, el paraguas se ha convertido en un símbolo de resistencia, utilizado por los manifestantes para protegerse del spray urticante de la policía. Los habitantes de Hong Kong hubieran preferido el término "movimiento de los paraguas", ya que la palabra "revolución" significa derrocar al gobierno actual, que no es el propósito de los manifestantes. Por otra parte, la palabra "revolución" es un término muy sensibles a los ojos del gobierno de Pekín.

A medida que el movimiento avanzaba, la gente empezó a regresar a su vida normal, en el trabajo y en la escuela. Pero la violencia se desató en Mong Kok, otra área ocupada de un barrio muy concurrido. La negativa de la policía para proteger a los manifestantes ha llevado a más gente a volver a aparecer en las zonas ocupadas. En Mong Kok, matones golpearon a los manifestantes destruyendo objetos de su propiedad, acosando sexualmente ​​algunas manifestantes mujeres, aunque otros matones han tratado de protegerlos. El resentimiento del público se levantó al ver matones con la connivencia de la policía, que les ha permitido molestar a los manifestantes en las zonas ocupadas. El 4 de octubre, 100 mil personas se manifestaron en contra de la violencia en la zona del Almirantazgo, el área ocupada más amplia, en las afueras de las oficinas del gobierno.

Frente a una situación tan crítica, los líderes estudiantiles han pedido el diálogo con los representantes del gobierno. Pero el gobierno ha insistido como condición previa para el diálogo, que se acepte la decisión de la Asamblea Nacional sobre la Reforma Electoral, una condición inaceptable para la Federación de Estudiantes. Más tarde, en consideración a la petición de algunas personas para abrir las calles en las zonas ocupadas, líderes estudiantiles y deOccupy han exigido que el gobierno reabra la Plaza Cívica, a cambio de su retirada de Queensway, una calle  muy transitada en la zona ocupada de Almirantazgo . Una vez más, el gobierno negó la solicitud, mostrando que no quiere escuchar a la gente, comunicarse con la gente, negociar con los manifestantes para resolver el punto muerto.

Todos estos factores han contribuido a la situación actual: más y más personas que se suman o apoya al movimiento Occupy; cada vez más personas toman partido a favor o en contra de la moción, empujando a toda la sociedad al borde de la división.

 

Democracia y Justicia

Pero detrás de estos factores recientes, otros problemas más antiguo alimentan el movimiento. Dentro del movimiento se esconde  el compromiso por el sufragio universal y la verdadera democracia. El objetivo final es establecer un sistema justo y equilibrado para que todos puedan disfrutar de sus derechos y su dignidad. Durante mucho tiempo, Hong Kong se ha enfrentado a problemas como la gran división entre ricos y pobres; el alto costo de las viviendas que causan sufrimiento económico y social a la mayoría de las clases bajas y medias; la hegemonía de las empresas de construcción, que están haciendo crecer las injusticias económicas y sociales; el dominio de las empresas constructoras y sus socios en el Consejo Legislativo (Consejo Legislativo, el parlamento de Hong Kong) y el comité eelctorak que tiene el poder de elegir al jefe del Ejecutivo.

La demanda de una verdadera democracia en la elección del Jefe del Ejecutivo y todos los miembros del Consejo Legislativo es asegurar  que la estructura política refleje los intereses de todas las clases de ciudadanos, no sólo a los privilegiados. Además, en la creciente insatisfacción con el gobierno, está la cuestión de la educación nacional (Patriótica, elogiada de China); la de las licencias de televisión; la creciente llegada de turistas e inmigrantes procedentes de China que crean problemas sociales; el aumento de la corrupción entre los funcionarios del gobierno. Si se camina en las zonas ocupadas y si se presta atención a las historias y opiniones de los manifestantes y los partidarios, se oyen todos estos problemas.

Con todas estas razones, remotas y recientes, los manifestantes hicieron un llamado al gobierno para volver a las consultas sobre las reformas políticas; extender disculpas por el uso excesivo de la fuerza; reabrir la Plaza Cívica para que la gente exprese sus opiniones en un lugar público; perseguir a los responsables del gobierno cuando hacen algo mal. Si el gobierno no acepta todas estas peticiones, no se resolverá la crisis. Y si el gobierno sigue optando por utilizar la fuerza violenta para acabar con el movimiento Occupy, la gente va a volver de nuevo a las calles y la sociedad  no podrá estar en paz.

El movimiento es muy evidente la determinación de los estudiantes y los manifestantes. No van a retirarse fácilmente. Ellos no quieren que sus líderes políticos sean sólo títeres del gobierno de Beijing. Ellos no quieren que Hong Kong sea sólo otra ciudad en China sin la identidad típica de Hong Kong, con un corazón de  valores importantes. Los jóvenes están luchando por su futuro; los más viejos están luchando por sus hijos y las generaciones venideras.



Ocuppy  y los cristianos

Como cristiana de Hong Kong, creo que algunos de los conceptos de la doctrina social de la Iglesia nos puede ayudar a reflexionar sobre el movimiento pro-democracia en el momento presente:

 
1. Conciencia y  desobediencia civil. Algunas personas han criticado a los manifestantes por haber ido en contra de la ley, ocupando la vía pública. Es cierto que la acción de ocupar espacios públicos es ilegal y los manifestantes pueden ser perseguidos, aceptando sus responsabilidades. De hecho, desde el principio, el movimiento Occupy y los estudiantes han declarado que sus acciones se basan en el principio de la desobediencia civil. Ellos entienden que sus acciones implican un alto precio a pagar, pero que quieren desafiar una ley y una política injusta, con la esperanza de elevar la conciencia de la gente de Hong Kong. Ellos están dispuestos a asumir sus responsabilidades y  sacrificar incluso su futuro.

En la doctrina católica, en un documento del Concilio Vaticano II, se afirma que " Cuando la autoridad pública, excediéndose en sus competencias, oprime a los ciudadanos, éstos no deben rechazar las exigencias objetivas del bien común; pero les es lícito defender sus derechos y los de sus conciudadanos contra el abuso de esta autoridad, guardando los límites que señala la ley natural y evangélica"(Gaudium et Spes, n. 74).

El Catecismo afirma: " El ciudadano tiene obligación en conciencia de no seguir las prescripciones de las autoridades civiles cuando estos preceptos son contrarios a las exigencias del orden moral, a los derechos fundamentales de las personas o a las enseñanzas del Evangelio. El rechazo de la obediencia a las autoridades civiles, cuando sus exigencias son contrarias a las de la recta conciencia, tiene su justificación en la distinción entre el servicio de Dios y el servicio de la comunidad política". (CIC, n. 2242).

En la tradición católica, la conciencia "es  un juicio de la razón por el que la persona humana reconoce la cualidad moral de un acto concreto que piensa hacer, está haciendo o ha hecho. En todo lo que dice y hace, el hombre está obligado a seguir fielmente lo que sabe que es justo y recto". (CIC, n. 1778).

La conciencia nos permite asumir la responsabilidad y exige rigor de la conciencia moral. Creo que la gran mayoría de los manifestantes saben por cuales valores está luchando. Afirman que no todas las leyes son justas. Ellos creen que tienen la responsabilidad y también la capacidad de cambiar la sociedad para mejor. Debido a que en el pasado han utilizado muchas maneras de luchar por la democracia, los estudiantes y los manifestantes creen que es usar un sistema más moderno o radical.

 

2. Bien Común. En la estrategia de uso de la desobediencia civil como medio para luchar por la democracia y la justicia no todo el mundo está de acuerdo. Poco a poco el empate continúa, algunos critican los obstáculos que tienen efectos en la vida cotidiana de las personas e incluso en su nivel de vida, por no hablar de la economía de los comerciantes. Algunos expresan su desacuerdo como los viajeros y el trabajo escolar sufre enormes dificultades. Es cierto que hay dificultades, pero muchas personas continúan apoyando a los estudiantes y manifestantes. Esto se debe a que los partidarios entienden y aprecian el hecho de que los estudiantes y los manifestantes están luchando por el bien de la sociedad, no para su interés personal. Ellos sacrifican sus vidas normales y están días y noches en las zonas ocupadas por buscar la atención del gobierno y el pueblo, para que su voz sea escuchada. Creemos que la democracia genuina puede corregir algunos de los injustos problemas existentes, incluyendo la estructura política desequilibrada que trae beneficios a la clase privilegiada y se olvida de los marginados.

En la tradición católica, el bien común es un tema importante en la doctrina social, cuál el  propósito y la dirección de una empresa. Por el bien común se define como "el conjunto de aquellas condiciones sociales que permiten tanto a los grupos como a cada uno de sus miembros la perfección más plena y más fácil" (Gaudium et Spes, n.26). El bien común se refiere a la vida de todos. Se presupone el respeto de la persona, el respeto de los derechos fundamentales e inalienables de la persona humana desde los poderes públicos.

Requiere el bienestar social y el desarrollo de la sociedad en su conjunto, y no sólo a determinados grupos. También requiere la paz, pero la paz con justicia. A la luz de este principio, debe ser apreciada la visión y el espíritu detrás del movimiento, aunque algunos podrían no estar de acuerdo con la estrategia. Por supuesto, la ocupación de varias calles transitadas aumentan las críticas. Los manifestantes deben considerar seriamente cómo lograr sus metas sin perder la simpatía de la opinión pública, que afectan a la forma de vida de algunas personas.

 
3. La solidaridad y el amor. En la doctrina social católica, la solidaridad expresa una comprensión llamativa de la relación cristiana con los demás en este mundo tan interdependiente, porque reúne elementos del amor y la justicia. La solidaridad es el deseo de estar en el mundo y vivir entre las personas en situación de pobreza, con los pobres, la empatía con los sufrientes, denunciando la injusticia, el apoyo a los oprimidos, proclamar la libertad a los cautivos, y así sucesivamente. La solidaridad debe ser practicada entre las personas, las profesiones, las clases, las comunidades y las naciones. Refleja la voluntad de dar de sí mismos por el bien del prójimo antes que cualquier interés individual o particular.

Algunos jóvenes que se incorporan al movimiento podrían no contar con el apoyo de los padres y se enfrentan a enormes presiones. Pero quieren decirles a sus padres que su membrecía es el resultado del amor y la justicia, de amor por la sociedad y las personas; para crear una sociedad justa. El movimiento Occupy enfatiza el amor y la paz, nunca utilizar la violencia para lograr sus propios fines. Pedro Arrupe, cuando era Superior General de los Jesuitas, dijo: "Para ser justos, no es suficiente con mantenerse alejado de la injusticia, se debe ir más allá y negarse a desempeñar su papel, sustituyendo el amor a los intereses egoísta como fuerza motriz. de la sociedad".

Entre los partidarios, muchos se conmovieron hasta las lágrimas al ver la determinación, disciplina, espíritu de solidaridad entre los jóvenes y los otros manifestantes. Si se entra en una zona ocupada, se verá los jóvenes corriendo aquí y allá, en la entrega de alimentos y bebidas a los demás. En momentos de tensión distribuyen mascarillas, rollos de papel y sombrillas. Ellos limpian la basura y se dividen los residuos de forma respetuosa con el medio ambiente. Los médicos, cirujanos, enfermeras y voluntarios de la ambulancia de San Juan como la Cruz Roja están disponibles de una manera personal y fuera de las horas de trabajo. Los estudiantes y los manifestantes pro-democracia han creado un lugar de protesta limpio, seguro y ordenado. Podemos ver a los ocupantes que constantemente se ayudan mutuamente en solidaridad. Ellos siguen siendo tranquilos y pacíficos. A menudo se les recordó "evitar cualquier confrontación física, así como eliminar el odio del corazón". Cuando algunos opositores perturban los manifestantes, empiezan a cantar canciones o consignas tales como "¡mantener la calma!" para tranquilizar a aquellos que crean tensión. Por otra parte, además de las acciones de protesta, la vida de todos los días en las zonas ocupadas incluye el estudio y la lectura, participar en las discusiones y escuchar conferencias, organizar el espacio público, compartir experiencias. Las zonas ocupadas se han convertido en un barrio que le da la máxima prioridad a la relación, el amor y la solidaridad.

 
4.  Diálogo. En la doctrina de las Iglesias de Asia, la palabra dialogo a menudo se refiere al diálogo con otras religiones, culturas, con los pobres. El diálogo es importante para  entenderse unos a otros sobre una base de igualdad y de la comunicación. El cuadro indica que ambas partes están dispuestas a abordar y resolver las diferencias o problemas por medios pacíficos, de escuchar con sinceridad. Cada tipo de violencia por parte de la policía, el gobierno, los manifestantes se debe evitar. Y en la actualidad, es imprescindible el diálogo entre los manifestantes y el gobierno.

En las últimas semanas, ambas partes se han acusado mutuamente de querer permanecer en sus posiciones y no aceptar ningún tipo de compromiso. El jefe del Ejecutivo Leung Chun-ying, el gobierno y la policía han declarado su determinación con tonos fuertes para tomar medidas contra aquellos que han erigido las barricadas en las calles. Algunos manifestantes insisten en que no se retirarán de las zonas ocupadas. Aunque las citas para el diálogo fueron borrados de los dos lados, muchas veces los estudiantes han expresado su voluntad de llevar a cabo conversaciones con el gobierno. Mostraron la sinceridad de los pasos hacia la apertura de oficinas de gobierno y algunas vías al tranvía. Ahora hay una nueva oportunidad para reabrir el diálogo, en la presencia de algún mediador. Espero que este diálogo abra un espacio para la conversación honesta, para que el estancamiento político puede terminar de una manera pacífica y no con un conflicto.

 
En la actualidad hay un nuevo desarrollo con respecto al movimiento Occupy. A diferencia de los primeros días, el movimiento actual tiene un carácter nacional y muchos manifestantes salieron a las calles sin pertenecer a ninguna de las dos organizaciones estudiantiles u Occupy central, presente en el comienzo. Algunos han afirmado que estos tres grupos no los representan a ellos. Esto puede crear dificultades para llegar a un consenso, incluso si se alienta la iniciativa y la creatividad.

Es difícil predecir los resultados de este movimiento. Lo que es seguro es que esta generación de jóvenes, gracias a la experiencia del movimiento, se han vuelto más maduros y saben cuáles son los valores que estamos buscando. Si se guarda al compromiso, el pensamiento crítico, el espíritu de sacrificio de esta generación de jóvenes, el futuro de Hong Kong todavía está lleno de esperanza.

 

* Miembro del Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Procesan por “disturbio del orden público” a los líderes del movimiento de los paraguas
19/11/2018 11:20
Para los lìderes de Occupy Central, penas de hasta 16 meses de prisión
24/04/2019 11:19
Condenan a líderes del Movimiento de los paraguas
09/04/2019 09:26
El Card. Zen al Movimiento de los Paraguas: La Iglesia debe denunciar las injusticias. Sin desalentarse
29/09/2016 11:32
Occupy Central: Joshua Wong, Nathan Law y Alex Chow condenados por reunión ilegal
21/07/2016 10:43