28/11/2018, 10.13
LÍBANO
Enviar a un amigo

Los Cedros del Líbano en peligro, por el cambio climático

En la zona, las temperaturas han aumentado dos grados en los últimos 30 años. Los daños se vuelven visibles en el bosque de Tannurín, en el norte del país. Los esqueletos de árboles muertos son numerosos. El gobierno promueve programas para la plantación de nuevos ejemplares, pero avanzan a paso lento. Los ambientalistas están esperanzados: los cedros sabrán adaptarse.

Beirut (AsiaNews/Agencias) - Los cambios climáticos y el aumento de temperaturas en el planeta ponen en riesgo a aquél que es símbolo de Líbano: el árbol de cedro. La imagen de este árbol está impresa tanto en la moneda como en la bandera nacional y el poeta francés Alphonse de Lamartine le rindió un homenaje en su célebre poema.

La magnitud de la devastación se constata con claridad en el ultracentenario bosque de Tannurín, en el norte del país. En el área yacen numerosos esqueletos de árboles muertos: no los mató el fuego, sino los cambios en el clima.

El aumento de las temperaturas [dos grados, en los últimos 30 años] y la importante disminución de las precipitaciones y de la nieve ha hecho proliferar, desde la década del ‘90, un insecto que se alimenta de las agujas de los “cedros de Dios”, como se los llama en el Líbano. La Cephalcia tannourinensis ha hecho estragos en estos bosques, ubicados a 1800 metros de altura sobre el nivel del mar, al igual que en otras zonas forestales del norte del país.

El entomólogo y ambientalista francés Nabil Nemer, responsable del cuidado de Tannurín explica: “Es como si un incendio hubiese arrasado con el bosque”, solamente considerando el año pasado, “al menos 170 árboles quedaron completamente secos”.  Y la culpa no puede ser atribuida al insecto, que habita en él area desde hace siglos, en contacto con los cedros. En esta zona, agrega el científico Wolfgang Cramer, “el cambio climático es más intenso” en comparación con los parámetros medios a nivel media mundial.

La larva de este insecto, que gusta del frío y de la humedad, puede permanecer dormida bajo tierra incluso tres o cuatro años, alojándose en algunas “grietas”. Sin embargo, el clima seco ha “perturbado” el microclima al que estaba habituado el insecto. Para hacer frente a la muerte de los árboles, desde 1999 las autoridades comenzaron a usar insecticidas, esparcidos con el uso de helicópteros. Sin embargo, en los últimos cuatro años las larvas han ido en aumento, y este tipo de intervención ha dejado de usarse por las serias repercusiones sobre el ambiente y por la polución que genera.  

En el año 2012, el gobierno de Beirut y el Ministerio de Agricultura lanzaron un ambicioso programa de reforestación, que prevé la plantación de 40 millones de arbustos “todos nativos del Líbano” sobre un área de 70.000 hectáreas. Al día de hoy, se han plantado menos de tres millones de ejemplares. Dado que el proyecto registra una demora con respecto al plazo final previsto, el año 2030, se está  librando una auténtica batalla contra reloj.

“Los cedros han sobrevivido durante millones de años -afirma Magda Bou Dagher Kharrat, co-fundadora de la ONG ambientalista Jouzour Lubnan - y serán capaces de superar los cambios climáticos, adaptándose”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
El Líbano lucha contra reloj para salvar al río Litani de la degradación y la contaminación
05/12/2018 10:36
Ministro libanés: la contaminación del río Litani es una ‘catástrofe nacional’
23/07/2019 14:12
Obispos filipinos: obrar contra los cambios climáticos es un ‘imperativo moral’
17/07/2019 12:05
El Líbano levanta la emergencia por incendios: tres víctimas, bosques en llamas y solidaridad
17/10/2019 10:43
Tiberíades: crece el nivel del lago, recurso de agua estratégico para la región
09/05/2020