14/11/2019, 13.09
LÍBANO
Enviar a un amigo

Manifestantes honran al ‘Mártir de la Revolución’ y la plaza se divide

de Pierre Balanian

Condena por el asesinato de Alaa Abu Fakhr, ocurrido el martes, expresada por el patriarca maronita, el Cardenal Beshara Al Rai. Los ciudadanos libaneses, que en un principio estaban unidos, comenzaron a dividirse, y esta brecha se siente mayormente entre los cristianos, a favor o en contra de Aoun. 

Shuweifat (AsiaNews) –  Condena por el asesinato de Alaa Abu Fakhr, ocurrido el martes, expresada por el patriarca maronita, el Card. Beshara Al Rai. En la oración del Rosario, el purpurado también expresó “sus más sinceras condolencias a los familiares del mártir Alaa Abu Fakhr. Estoy con ellos – dijo -, con sus seres queridos y con todos los libaneses. Lo consideramos como un mártir del movimiento popular y juvenil, y rogamos para que su sangre sea una ofrenda por la vida del Líbano”. “Nos disgusta presenciar las agresiones contra los manifestantes, rechazamos cualquier tipo de violencia, sin importar de dónde provenga y recordamos en nuestras oraciones a todos los heridos, esperando su pronta recuperación”. 

El país está de luto, un luto no declarado. Grandes pósters se despliegan sobre los muros de Shweifat, el suelo natal de Alaa Abu Fakhr, el manifestante druso de 38 años de edad, asesinado el martes por la noche en Khlade, por un miembro de la inteligencia militar. Las mujeres se encaminan a casa del difunto: marchan a pie, con el rostro cubierto por un velo blanco, según marca la costumbre drusa. Es un ir y venir de gente, que ha llegado para expresar sus condolencias al clan Abu Fakhr, afiliado desde siempre al Partido Socialista de Jumblat. Alaa, que para los manifestantes se ha convertido en un “Mártir de la Revolución”, era miembro del Concejo comunal de Shuweifat. Junto a su esposa, su hijo y su cuñado, Bassam Alameddine, él había salido de casa para cortar las calles de Khalde junto a otras personas. El homicidio frente a la mirada de su hijo y de su esposa desesperada, que gritaba mientras intentaba ocultar el horror a la vista de su hijo, han sacudido a la opinión pública. Y en Shuweifat son muchos los que dudan que vaya a haber justicia luego del arresto del autor de los disparos. Los jóvenes drusos tienen la voluntad de respetar la invitación a la calma dirigida al líder druso, pero lo cierto es que en voz baja prometen venganza. El funeral está previsto para hoy a las 13:00.

En la Plaza de los Mártires, como en otras plazas, la gente encendió velas y se congregó en oración. En Trípoli, un artista, Ghayas Al Rawi, pintó un enorme mural que representa al “Mártir” y anunció que tiene en mente representarlo junto a la esposa y al hijo. 

En tanto, crece la desconfianza entre la gente: se cuestiona la sinceridad de algunos manifestantes respecto a la pretensión del alejamiento de todos los políticos usando el eslogan, ya devenido un lema de la Revuelta: ‘Todos, es decir, todos”.

Inmediatamente después de la dramática muerte de Alaa, el líder del partido socialista Walid Jumblat pudo llegar al hospital adonde el hombre fue trasladado, sorteando todos los bloqueos y cortes de calle realizados por los manifestantes. Luego de la visita, Jumblat pronunció un discurso, dirigido a los manifestantes, pidiéndoles mantener la calma. Un episodio similar ocurrió cuando el líder del partido de la Falange cristiana, Sami Gemayel,  se presentó en medio de los manifestantes y fue recibido favorablemente, cuando poco antes estaban gritando “todos, es decir, todos”. Esto, cuando desde un inicio, las críticas de los manifestantes se dirigían fundamentalmente contra el yerno del presidente de la República, Gibrán Basil, cuyo partido representa al 70 por ciento de los cristianos.  

Cada vez con mayor frecuencia, los partidos políticos se sienten en la obligación de desmentir. Los ciudadanos libaneses, en un principio unidos, comienzan a dividirse, y esta brecha se siente mayormente entre los cristianos, a favor o en contra de Aoun. Ayer, en Jal El Dib, (una zona cristiana ubicada al norte de Beirut)  Edouard El Dik, un cristiano, ex militar y afiliado al Movimiento de Gibran Bassil, abrió fuego con una Kalashnikof. Fue inmediatamente detenido por los manifestantes y arrestado por las Fuerzas de Seguridad. El Movimiento patriótico libre ha negado cualquier tipo de lazos con esta acción. 

Otra desmentida llegó de las Fuerzas Libanesas, acusadas de estar detrás del bloqueo del túnel de Nahr el Kalb, donde algunos manifestantes habían comenzado a levantar un muro de cemento, que luego fue eliminado. 

En tanto, los servicios secretos libaneses ayer arrestaron a un conocido activista de la Revuelta, que se manifestaba frente al palacio presidencial de Baabda, acusado de haber insultado al Presidente de la República, un delito cuya pena ronda los seis meses de prisión.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Patriarca Rai: el p. Kolvenbach, testimonio de fidelidad de los jesuitas a la Iglesia y al Líbano
01/12/2016 20:28
Card Raï: la ciudadanía y la pertenencia, para combatir la ‘desertificación’ cristiana en Oriente Medio
22/10/2018 11:42
La voz del Líbano y de las periferias, en el Sínodo sobre los jóvenes
15/10/2018 14:59
En Bekaa, un padre de familia se suicida por no poder alimentar a sus hijos
03/12/2019 09:46
La alarma de la Iglesia maronita: el Oriente Medio se está vaciando de cristianos
17/06/2019 13:59