26/03/2018, 11.52
BANGLADÉS
Enviar a un amigo

Misionero: en la Pascua, el misterio del sufrimiento nos une a todos

de Michele Brambilla

El relato del Pbro. Michele Brambilla, superior de la misión. La celebración del Domingo de Ramos en el St. Vincent Hospital de Dinajpur. Frente al sufrimiento “no se puede permanecer insensibles”. Musulmanes e hindúes congregados en oración para la extrema unción a una mujer católica.

Dinajpur (AsiaNews) – Un “misterio del sufrimiento” que nos une a todos y ante el cual “no se puede permanecer insensibles”. Es el relato del Pbro. Michele Brambilla, superior regional del PIME (Pontificio Instituto de Misiones en el extranjero) en Bangladés. Este año, el misionero ha elegido celebrar el Domingo de Ramos en el St. Vincent Hospital de Dinajpur, el hospital diocesano que él dirige. En este lugar donde anida la enfermedad y el sufrimiento, afirma, “hay mucha humanidad y solidaridad”. Una humanidad que trasciende las diferencias religiosas. A continuación, transcribimos su carta.

 

Domingo de Ramos 2018

Queridísimos amigos:

Les envío muchos saludos desde Bangladés.

Acabo de terminar la celebración eucarística del Domingo de Ramos en nuestro hospital diocesano. He elegido pasar este período cuaresmal hasta la Pascua, celebrando en el lugar que me fue confiado por mi obispo hace más de dos años.

Ha sido una hermosa Cuaresma, en la cual para todo el personal médico, paramédico, enfermas, lavanderas, cocineras y empleados de limpieza se han organizado momentos de oración semanal y dos jornadas de retiro espiritual en el seminario diocesano próximo al hospital. Los artífices de todos estos programas han sido las hermanas de la Virgen Niña, que viven y trabajan en el hospital, ocupándose de los enfermos, de los jóvenes y del que suscribe.

Hace dos días, siendo viernes de Cuaresma, me llamaron del sector de Medicina General para dar el sacramento de los enfermos a una mujer que estaba muy enferma. Hubo una participación en  coro. Todos hicieron un alto para rezar en torno a esta mujer, contemplamos juntos el misterio del sufrimiento y encomendamos su vida en manos de Dios. Al término de la oración, al salir del pabellón, me encontré con Shifat, un chico musulmán de 12 años, que, junto a su mamá, había asistido a la oración. Mirando al derredor, también vi que había mujeres hindúes y de religiones tradicionales. Frente al sufrimiento de una persona, no se puede permanecer insensibles, y ellos son testimonio de ello.

Me detengo en el corredor, saludo a Shifat, el primero de tres hermanos, huérfanos de papá, pues murió hace tres años. Hace dos semanas le extirparon la parte inferior de una pierna, debido a un carcinoma. Lo veo tranquilo, me sonríe, y le pregunto si siente dolores. Me responde que no, le sonrío y lo dejo bajo el cuidado amoroso de su mamá. Estos son atisbos de la vida cotidiana en este lugar de enfermedad y sufrimiento, donde, sin embargo, hay mucha humanidad y solidaridad.

Les deseo a todos una alegre Santa Pascua en el Señor Jesús, vivo y presente en medio de nosotros.

Un abrazo a todos.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
P. Brambilla, Navidad en el hospital: el enfermo es una persona que hay que encontrar (Foto)
21/12/2019
Padre Michele: Carta de Navidad desde Bangladesh
16/12/2016 11:05
Superior Pime: el desafío misionero entre los jóvenes y los trabajadores de Bangladés
03/07/2018 13:51
P. Brambilla: el 2017, entre el cuidado de los enfermos y la visita del Papa
19/12/2017 13:32
P. Brambilla: Navidad en hospital, musulmanes e hindúes harán fiesta con nosotros
22/12/2018 13:30