23/04/2019, 15.45
SIRIA
Enviar a un amigo

Mons. Audo: Pascua de oración en Alepo, en recuerdo de los obispos desaparecidos desde hace 6 años

No se tienen noticias del siro-ortodoxo Mons. Yohanna Ibrahim y del griego-ortodoxo Mons. Boulos Yaziji. Para el prelado “no hay signos seguros de su presencia” o “canales de comunicación en acto”. Y lanza un pedido al Occidente: sostener la paz en Siria y la presencia cristiana en el país. El recuerdo de la Federación de los Arameos (Siríacos) en Suiza.

 

Alepo (AsiaNews)- En ocasión de las celebraciones de la Pascua, la comunidad cristiana de Alepo recordó “con la oración” a Mons Yohanna Ibrahim y a Mons. Boulos Yaziji, los 2 obispos raptados en abril de 2013 y cuya suerte está envuelta en el misterio. Es cuanto nara a AsiaNews, Mons. Antoine Audo, obispo caldeo de Alepo y ex-presidente de Caritas Siria, el cual afirma que “a seis años de distancia del secuestro, no hay signos seguros de su presencia y no hay canales de comunicación en acto” con el grupo que los secuestró.

El Domingo de Ramos, subraya el prelado, el patriarca griego-ortodoxo Yohanna X Yaziji (hermano de uno de los 2 obispos) “vino a Alepo para rezar, como signo de solidaridad de la Iglesia y de toda la comunidad cristiana” de la ciudad. Además, agrega, “ayer por la tarde también los siro-ortodoxos llamaron a un momento de oración particular por los dos obispos”.

“Cada tanto-cuenta Mons. Audo- alguno recuerda en la oración, pero no tomas de posición oficiales y la impresión es que se trate de una cuestión perdida. No hay signos de que estén vivos, ni tenemos elementos que favorezcan la comunicación y reina un absoluto silencio sobre la suerte de ellos”. Nosotros, prosigue, “continuamos rezando para mantener viva la esperanza, también para que los fieles sienten urgente la necesidad que los 2 pastores vuelvan a ocuparse de las comunidades locales”.

Desde el 22 de abril de 2013 no se tienen noticias de los 2 prelados, cuya suerte continúa envuelta en el misterio. Un secuestro “anómalo”, del cual no siguieron reivindicaciones ni tratativas para la liberación. Mons. Yohanna Ibrahim, obispo de la diócesis siro-ortodoxa de Alepo y Mons. Boulos Yaziji, arzobispo de la diócesis griego-ortodoxa de la ciudad, fueron raptados poco antes de las 6 de la tarde en la localidad de Kafr Dael, a unos 10 Km de Alepo.

Según algunos testigos los 2 prelados estaban tratando la liberación de 2 sacerdotes, el p. Michel Kayyal y el p. Maher Mahfouz , secuestrados en febrero del mismo año. Llegados a un puesto de inspección, el auto de los 2 obispos fue rodeado por un grupo de algunos hombres armados, quizás yihadistas chechenos, que dispararon matando al chofer diácono. A través de los testigos habría surgido que el grupo estaba compuesto por extranjeros que no hablaban árabe. No obstante, sobre la cuestión cayó el silencio, ningún grupo reivindicó el gesto y hasta hoy no podemos saber si los obispos siguen vivos.

Sobre la desaparición de los 2 obispos interviene también la Federación de los Arameos (Siríacos) en Suiza, según la cual “los cristianos están aún turbados y no toleran más el silencio de los medios”. Por decenios han puesto un gran compromiso “en el diálogo ecuménico entre las diversas iglesias cristianas y los líderes del islam en Oriente Medio, en particular con las instituciones gubernamentales”. El rapto, concluye el documento, fomentó por lo tanto el éxodo en masa de muchos cristianos, escapados de Alepo y alrededores.

“En esta historia- recuerda Mons. Audo- no hay huellas, ni reivindicaciones y no es posible hacer hipótesis plausibles. Hay muchas hipótesis en el terreno, pero nada de concreto y es necesario reflexionar para llegar a una solución”. Ciertamente las violencias contra los cristianos de Oriente y Occidente (ver el misterio sobre la suerte del misionero italiano el p. Paolo Dall´Oglio) y la guerra en Siria “han determinado un éxodo masivo, que empobreció la presencia cristiana en la región”.

“Los cristianos- afirma Mons. Audo- han perdido mucho en estos años, si bien como Iglesia estamos haciendo el luto para tener viva y encendida la llama de la esperanza. Queremos ser testigos, con valentía, enfrentando el desafío. Y las recientes celebraciones de la Pascua son un ejemplo, gracias a la numerosa participación de los fieles, los lugares de culto repletos y las oraciones por la estabilidad y el fin del conflicto”. “A los cristianos de Occidente- concluye- quiero lanzar un ´pedido: sostener la paz en Siria y la presencia cristiana, que es esencial para todo el Oriente Medio, para el mundo árabe y para la misma Iglesia universal”.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Gran Muftí de Siria: Los obispos ortodoxos raptados están vivos y en Turquía
29/10/2013
Lahore, intelectuales exonerados de la acusación de blasfemia. La satisfacción de los activistas
02/01/2018 17:35
Mons. Zenari: oraciones en Beirut y Damasco por los obispos y sacerdotes raptados. Temor sobre la suerte de ellos
20/04/2015
Pyongyang, iniciados los coloquios con Tokio sobre los japoneses raptados por el régimen de los Kim
28/10/2014