16/12/2019, 12.35
ISRAEL-PALESTINA
Enviar a un amigo

Mons. Pizzaballa: Gaza tiene una comunidad cristiana ‘vivaz’, más fuerte que el aislamiento

Durante el fin de semana, el administrador apostólico realizó una “intensa” visita pastoral de tres días. A pesar del “cansancio que provoca el aislamiento”, los fieles crean nuevas familias, construyen centros y actividades para fomentar el empleo y trabajan con la mirada en el provenir. Sigue la incertidumbre sobre los permisos de salida, una “cuestión política”. 

Jerusalén (AsiaNews) - A pesar de las enormes “dificultades” que viven los habitantes de la Franja, y en esto “los cristianos no son una excepción”, en un contexto caracterizado por un “clima duro, he podido sentir la vivacidad de una comunidad” que “logra vivir la espera de la fiesta”. Es lo que cuenta a AsiaNews el administrador apostólico del Patriarcado de Jerusalén de los Latinos, Mons. Pierbattista Pizzaballa, que acaba de regresar de Jerusalén luego de “tres días intensos” de visita pastoral en Gaza. “Este año - subraya el prelado - aún hay incertidumbre respecto al otorgamiento de visas”, que representan una de las pocas “ocasiones para salir”. Al día de hoy, los permisos “no han llegado”, pero los fieles no pierden la esperanza. 

La decisión de las autoridades israelíes, de no conceder a los cristianos de Gaza autorización para pasar las Fiestas en Jerusalén, Belén o Nazaret, confirma la represión que se vive en la Franja, controlada por Hamas y recientemente, escenario de una nueva escalada de violencia. El año pasado, las autoridades israelíes habían concedido permisos a 700 cristianos. Hoy sigue en pie la posibilidad de viajar al exterior, pero no se permite visitar los lugares santos mencionados.

En los tres días de visita, el administrador apostólico se reunió con los parroquianos e inauguró y bendijo nuevos edificios, participó en representaciones navideñas y administró los sacramentos de la Comunión y de la Confirmación. El momento más importante fue la celebración de la misa en la parroquia de la Sagrada Familia, un anticipo de la solemne misa de Navidad. “Me he encontrado con una comunidad vivaz, que no está resignada”, a pesar de las dificultades. Una realidad con un gran espíritu de iniciativa: de hecho, “cada vez que voy a Gaza debo bendecir algo nuevo. Este año, se trata del Centro Santo Tomás de Aquino, orientado a los jóvenes, y también una escuela nueva”. A pesar del aislamiento, “no se encierran, sino que se ocupan de llevar adelante tareas con un espíritu de iniciativa”. Aún así, el prelado admite que es preocupante el “progresivo agotamiento”, un problema añoso que distingue a varias realidades cristianas del Oriente Medio. 

La Franja de Gaza en más de una oportunidad ha sido definida como la mayor prisión a cielo abierto del mundo: en su interior, dos millones de personas viven por debajo de la línea de supervivencia, con una desocupación del 60% y niveles de pobreza que llegan al 80%. Y lo mismo vale para las familias cristianas, que suman cerca de 300 en toda la Franja (un millar de personas en total), y de las cuales el 34% no tiene ninguna fuente de ingresos. 

“Sin lugar a dudas, este bloqueo pesa sobre ellos - prosigue Mons. Pizzaballa - pero sigue habiendo esperanza, alimentada por el sentido de pertenencia que crea un contexto de relaciones, algo vital en estas circunstancias: es fundamental romper el aislamiento”. Además, una de las señales positivas es que “hay una continua formación de nuevas familias, los jóvenes se casan y emprenden actividades laborales, y esperan los permisos para poder salir. Por supuesto que algunos sufren más que otros y reconocen el cansancio”. Respecto a los permisos denegados por Israel, el prelado admite que  “es difícil entender el por qué de esta situación, ya que no tenemos instrucciones claras ni definidas sobre este tema”. Circulan rumores de que “llegarán algunos” y lo cierto es que hasta hoy, “no ha habido una negativa formal” generalizada. “Estamos en esta etapa de suspenso - prosigue - y circulan rumores tanto en un sentido como en otro”. 

Detrás de la no concesión de los permisos, Israel aduce cuestiones de seguridad. Al preguntar al prelado sobre este punto, él subraya que la comunidad cristiana de Gaza “no plantea ningún problema en materia de seguridad”, sino que es una “cuestión política” que abarca a toda Cisjordania y por tanto, también afecta a los cristianos. “No otorgan las visas - prosigue - porque de hacerlo, también debieran concederlas a los musulmanes con ocasión del Ramadán”. Y a esto se suman algunos casos [aislados] de fieles que han aprovechado la salida para transferirse a un lugar fuera de la Franja de manera estable. A pesar de los problemas y las dificultades, concluye Mons. Pizzaballa, “es importante hablar de los cristianos de Gaza y la misma cuestión de la Franja no debe desaparecer de las agendas internacionales. Hay que seguir prestando suma atención a esto, y mantener vivo el discurso o de lo contrario, caerá en el olvido”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
​Obispo de Bangalore: En Navidad compartamos la alegría de Dios con aquellos que nos hacen el mal
23/12/2015
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Párroco de Gaza: la alegría de la Navidad, más fuerte que los muros y las prohibiciones
23/12/2019 12:48
Israel deniega permisos: los cristianos de Gaza no podrán visitar Belén ni Jerusalén
13/12/2019 10:19
Tierra Santa, Mons. Pizzaballa: Evangelio, única vía de paz; las demás llevan a la violencia y al fracaso
02/01/2020 14:12