06/06/2019, 14.31
IRAK
Enviar a un amigo

Mons. Warduni: una estatua de la libertad para celebrar la apertura de la ‘Zona Verde’

Después de 16 años la zona de máxima seguridad en el centro de la capital es reabierta a la ciudadanía. Para la fiesta del Ramadán el gobierno permitió el acceso al público. Un mensaje “político” para una “nueva era”. Auxiliar de Bagdad: la seguridad “mejoró” pero debe estar garantizada a “todo el pueblo”.    

 

Bagdad (AsiaNews)- Después de 16 años de aislamiento, la “Zona Verde” en Bagdad- el área de máxima seguridad en el centro de la capital, en cuyo interior surgen embajadas y sedes gubernamentales- abrió la puerta a los ciudadanos en ocasión de la finalización del Ramadán. La fiesta de Eid al-Fitr de hecho marcó aquella que los líderes iraquíes definen como “una nueva era”, un fuerte “mensaje” político a una población martirizada desde hace decenios por sangrientas guerras y violencias yihadistas. La confirmación de un mejoramiento- al menos parcial- de la situación llega también de la misión de la ONU en Irak, recientemente dejó de publicar el conteo mensual de las víctimas.

Interpelado por AsiaNews, Mons. Shlemon Audish Warduni, obispo auxiliar de Bagdad y brazo derecho del patriarca caldeo, habla de un evento “extremadamente positivo”, una “bella noticia para toda la población iraquí”. El área, subraya el prelado, por demasiado tiempo “estuvo prohibida al público, su exceso estaba muy limitado” y esto creaba “profundo malestar”. También nosotros, recuerda, “necesitábamos ir al área, para acceder a las embajadas o a las sedes diplomáticas, pero no podíamos. Esta es una gran alegría para todos”.

La “Zona Verde” se extiende por un área de cerca de 10 Km cuadrados a lo largo del río Tigris y está protegida por imponentes medidas de seguridad, Conocida también con el nombre de “Zona internacional”, en los días pasados recibió también a ciudadanos iraquíes que, por mucho tiempo, pudieron observarla sólo desde el exterior. Detrás de los muros anti-misiles y los alambres de púa está la sede del Parlamento y la del gobierno, las embajadas de EEUU y la británica, además de la sede local de la ONU y el cuartel general de la coalición contra el Estado islámico (EI, ex ISIS).

El área representó desde los tiempos del dictador Saddam Hussein un “símbolo del poder” inaccesible para el pueblo. Después de la invasión americana, los Estados Unidos han erigido en su interior una de las más imponentes representaciones diplomáticas del mundo, tanto que el barrio en la cual surge fue rebautizado como “la pequeña América”. Para muchos analistas y expertos esta zona representa en su mejor modo la “distancia sideral” entre el poder y las clases subalternas, abandonadas a las violencias, a las explosiones, a los atentados en un clima de creciente inseguridad.

Diversos observadores explican esta decisión con el intento del gobierno guiado por el Premier Adel Abdel Mahdi de “encontrar un ligamen” con la propia gente, una especie de “espacio paralelo” que es “restituido” a los “legítimos propietarios”. Prueba es el hecho que desde su asentamiento, en octubre de 2018, el ejecutivo tiene sus propias reuniones dentro de la “Zona Verde”.

Una elección recibida con favor por los ciudadanos, también en una óptica de regularización del tráfico en una ciudad de 7,6 millones de habitantes y en gran parte congestionada por los medios de transporte, privados y no. A más de un año de la victoria militar contra el ISIS (que permanece vivo a nivel de ideología y en células aisladas), Mahdi quiere por lo tanto convencer a los iraquíes que la situación en tema de seguridad y mejorada y no hay “problemas estructurales”.

“Aquella que venía llamada ‘Zona Verde’- subraya Mons. Warduni- en realidad fue una ‘zona roja’ y off-limits para muchos. La gente ha festejado este acontecimiento” que coincidió justamente con la fiesta de la finalización del Ramadán. El auxiliar de Bagdad agrega que dentro del área “se podría construir una ‘estatua de la libertad iraquí’, como signo y símbolo de una reencontrada unidad y de una renovada apertura. De una nueva libertad, si bien todavía limitada”. “La situación general en tema de seguridad- concluye el prelado- mejoró, pero es necesario continuar obrando para que todo el pueblo iraquí pueda beneficiarse. Queremos un Irak libre en todos sus aspectos, que sea mirado por el resto del mundo con ojos de amor y libertad”.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Irak, en mayo las elecciones políticas. Patriarcado caldeo: el voto es un acto democrático
24/01/2018 14:12
Bagdad, del Parlamento a las calles, la crisis político-institucional se agrava cada vez más
19/04/2016 20:21
Quetta, dos muertos y tres heridos en un atentado contra una iglesia
16/04/2018 10:06