02/03/2017, 11.18
CAMBOYA - SIRIA
Enviar a un amigo

Niños camboyanos renuncian a la merienda para ayudar a sus coetáneos de Siria

Una merienda cuesta entre 500 y 1000 riels (cerca de 10-20 centavos de euro). En dos semanas, han ahorrado 3 euros y 20 centavos. Algunos de ellos se están preparando para la Primera Comunión, otros para el Bautismo. La propuesta se extiende a toda la parroquia durante la Cuaresma. El Pbro. Luca Bolelli, el párroco: “Este grupo de chicos es realmente excepcional”. 

 Phnom Penh (AsiaNews) –El grupo de niños y jóvenes de la parroquia de Kdol Leu, para ayudar a sus coetáneos en Siria, signados por la guerra y por la miseria, han renunciado a la merienda durante dos semanas y, a través de AsiaNews, han enviado 3,2 euros (¡esta es la suma recaudada!) a los niños de Siria.

La cifra recaudada –tan pequeña- en realidad tiene un gran significado: para muchos de estos chicos, la merienda sustituye la comida del mediodía. En la práctica, los chicos, para ayudar a los niños sirios, se han saltado el almuerzo durante dos semanas.

Una merienda cuesta entre 500 y 1000 riels  (cerca de 10-20 centavos de euro) y puede consistir en arroz con carne de cerdo o bien en snacks industriales de diferentes sabores. En otra época, todos estos productos provenían de China, pero ahora existe una fuerte producción local, aunque de no muy buena calidad.

El párroco, el padre Luca Bolelli, del PIME, explica que “acordaron que además de renunciar a la merienda, cada uno debía rezar una oración por los niños sirios”.

Los niños y jóvenes que han participado en este sacrificio como preparación para la Cuaresma tienen entre 11 y 13 años de edad. Todos participan en las lecciones semanales de catecismo, algunos para prepararse para la Primera Comunión, y otros para el Bautismo.

“Son un grupo realmente excepcional” explica el padre Bolelli. “La semana pasada, estuve afuera toda la semana y tuvieron que suspender el encuentro de catequesis.  Srey-Niang, una jovencita del grupo, me detuvo apenas regresé, para decirme: “Padre, ¡esta semana no tuvimos catequesis!” Y yo le dije: ‘Es cierto. Si quieren, nos vemos esta tarde. Ve a decírselo a los otros’. Y ella me dice: ’¡Ya lo hice! Sabíamos que regresaba, ¡y ya quedamos en encontrarnos esta tarde!’.  ¡Les aseguro que algo así, por más pequeño que sea, te aporta una bella carga de alegría!”

El ejemplo de los niños ha sido tan conmovedor, que, para toda la Cuaresma, el padre Bolelli ha propuesto ayunar a todos los parroquianos adultos, para ayudar a los niños sirios.  

La comunidad de Kdol Leu se encuentra en el centro de Camboya, sobre el río Mekong, a unos 200 km de la capital, Phnom Penh. Los católicos del país, diezmados por las persecuciones en la época de los Jemeres Rojos, son aproximadamente 25.000. De éstos, al menos el 80% son inmigrantes vietnamitas.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
P. Bolelli, misionero en Camboya: En Navidad, vivir la plenitud de los tiempos
21/12/2018 13:55
P. Luca Bolelli: Mi misión en medio de los jemeres (Video)
11/08/2018 11:48
Phnom Penh, el gobierno prohibe el trabajo de menores en las fábricas de ladrillos
11/06/2019 19:34
Misionero del PIME: la Sagrada Familia, símbolo y esperanza de las personas heridas
22/12/2016 18:46
Phnom Penh, católicos de fiesta: en Pascua 154 bautismos de adultos (Foto)
14/03/2019 11:26