17/03/2015, 00.00
CHINA-VATICANO
Enviar a un amigo

Ningún brindis entre China y el Vaticano: Beijing quiere el dominio absoluto

de Bernardo Cervellera
Para el Global Times (Diario del Pueblo) a China no le gusta las ordenaciones episcopales concordante al "modelo Vietnam". La vergüenza del Ministerio de Relaciones Exteriores chino frente a los mil pasos de la Santa Sede. China quiere que el Vaticano acepte todos los obispos excomulgados y callar a los clandestinos y encarcelados. El caso de Mons. Cosma Shi Enxiang. Sin libertad religiosa no es digno tener relaciones diplomáticas. Trabajando para la misión y la unidad de los católicos en China. Un trabajo para Xi Jinping: implementar la campaña contra la corrupción en el Ministerio de Asuntos Religiosos y la Asociación Patriótica, que se han hecho ricos en estas décadas a espaldas de los cristianos.

Roma (AsiaNews) - No sabemos si reír o llorar, si brindar o entristecerse por la declaración expresada por Hong Lei, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, publicado en Global Times el 13 de marzo. Global Times es la revista del "Diario del Pueblo", el periódico oficial del Partido Comunista de China.

La declaración dice: "China es siempre sincero en el [querer] mejorar con el Vaticano y ha hecho esfuerzos continuos con este fin. Queremos tener un diálogo constructivo con el Vaticano... Esperamos que el Vaticano pueda crear condiciones favorables para la mejorar las relaciones".

A estas palabras, hay quienes sintieron regocijó. De acuerdo con estos entusiastas esto representan una señal conciliadora, un evidente deseo de querer involucrar a China en un diálogo con la Santa Sede para llegar a las ansiadas relaciones diplomáticas.

Pero tal vez todavía no es el momento de descorchar las botellas de vino espumoso. Hay que decir que Hong Lei habló después del p. Federico Lombardi, director de la oficina de prensa del Vaticano que ha tenido una larga entrevista con Phoenix TV, un canal de televisión en Hong Kong, pero en relación con los círculos cercanos al poder en Beijing


En la entrevista, el p. Federico Lombardi recordó que la Santa Sede está ansioso por llegar a un consenso sobre la cuestión de la ordenación de obispos y sugirió a China a considerar la forma en que se producen en la relación entre el Vaticano y Vietnam, aunque admitió que "China no es Vietnam".

El modelo "vietnamita" para las ordenaciones episcopales se basa en una búsqueda de candidatos por el Vaticano, que luego presentará al Gobierno un nombre para su aprobación; si Hanoi aprueba, la Santa Sede oficialmente nombrado el obispo; si Vietnam se niega, el Vaticano se vio obligado a presentar otro nombre, y así sucesivamente hasta que se alcance un consenso bilateral.

Al parecer, Pekín se niega incluso a este modo y, de hecho, exige que la Santa Sede acepte o ojos cerrados el estilo de auto-elección y el auto-nombramiento de obispos lanzado en China tras el ascenso de Mao Zedong al poder: los obispos son electos y designados por un comité formado por sacerdotes diocesanos, religiosos y laicos, pero el nombre es "sugerido" - y podemos decir impuesto - por la Asociación Patriótica.


De hecho, el Global Times reporta esta frase muy significativa: "El jueves [12 de marzo], Beijing ha llevado al Vaticano a enfrentar [darse cuenta, aceptarlo] la tradición histórica y la realidad de los católicos en China, después de que el Vaticano sugirió un examen conjunto de la ordenación de los obispos".

En las cuentas de varios observadores optimistas se carece por completo de esta sentencia, que no sólo representa una condena del método "vietnamita", sino que es la última afirmación que China, no está dispuesta - al menos en palabras - para entrar en diálogo con el Vaticano, no transige en que las elecciones episcopales deben permanecer en manos de China, en el estilo de "auto-nombrado, auto-elección".

Ocultando la frase citada, el resto sólo siguen siendo palabras hermosas de la voluntad de China para "tener un diálogo constructivo con el Vaticano".

Vale la pena pesar estas hermosas palabras. Son parte de las frases hechas para el uso del portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores. Frases similares se han utilizado cuando el Papa Francisco, de regreso de Corea del Sur, en agosto pasado, envió un telegrama al presidente Xi Jinping Jinping (v. la declaración de Hua Chunying, portavoz del Ministerio de relaciones exteriores, expresada el 19 agosto), o que después del viaje del pontífice en las Filipinas, siempre liberada de Hua Chunying (reportado por Xinhua 21 de enero 2015). Todas dicen que China "está dispuesto a mantener un diálogo constructivo con el Vaticano".

¿En qué consiste este "deseo"? Mi impresión es que detrás de las respuestas preconfeccionadas del Ministerio de Relaciones Exteriores hay  una fuerte vergüenza delante de todas las señales que la Santa Sede y el Papa mismo están poniendo en marcha hace varios meses: los telegramas del Papa Francisco a Xi Jinping; sus declaraciones en querer ir "mañana" a Beijing; su reconocimiento por el "noble pueblo de China"; su deseo de establecer relaciones fraternas aunque "no diplomática" con China ... En esto vale la pena añadir "señales" de los papas anteriores, también llenos de amor al "noble pueblo chino" (Juan Pablo II y Benedicto XVI); apertura al diálogo con las autoridades sobre las ordenaciones episcopales y la cooperación en la sociedad, como se indica en la carta a los católicos chinos de Benedicto XVI, que Francesco ha definido como "actual" y no superada (como algunos piensan).

Frente a todos estos pasos de amistad y apertura, el Ministerio de Relaciones Exteriores es torpe porque entiende que China rechazando las relaciones con el Vaticano se muestra totalmente fuera de la historia. Pero en China también hay una franja que utiliza el estalinismo como una pantalla y la amenaza continua de las ordenaciones ilícitas de obispos, en reproche a la relación con Taiwán, los reclamos de autonomía de la Iglesia que son - en las palabras de Benedicto XVI - "incompatibles con la doctrina católica" . Esta franja es parte del Frente Unido, de la Asociación Patriótica, el Ministerio de Asuntos Religiosos que hace sólo unos meses, dijo programar para el 2015 una serie de nuevas ordenaciones episcopales sin  mandato papal ("independientes").

De acuerdo a la información provenientes de China, el Ministerio de Relaciones Exteriores, mientras que con buenas palabras diplomáticas, propone en los últimos meses al Vaticano una cosa: poner en marcha el inicio del diálogo para las relaciones diplomáticas a cambio de silencio de la Santa Sede sobre las ordenaciones episcopales; silencio sobre obispos clandestinos; aceptación a ojos cerrados de los obispos ya ordenados por el Partido y que están en la situación de la excomunión.

En particular, el Vaticano debe callar por los obispos encarcelados durante décadas debido a su lealtad al Papa, desaparecidos bajo custodia policial, probablemente muertos, pero que el gobierno no se preocupa incluso de entregar el cuerpo o las cenizas a los familiares, como es el caso de mons. Cosma Shi Enxiang. Y esto justamente mientras el Papa Francisco no pasa una semana sin recordar a los mártires, los que están muertos "porque son cristianos", los que están privados de la libertad por expresar su fe. Aún en el Ángelus del 15 de marzo, ha destacado que "los cristianos son perseguidos y el mundo trata de ocultarlo".

Que China se cobra la vida de sus ciudadanos se desprende de un hecho: hace más de un mes AsiaNews pidió al embajador de China ante Italia una entrevista para tener noticias de Mons. Cosma Shi Enxiang. No se ha recibido ninguna respuesta, junto con las razones y excusas por el retraso del tipo: "Ahora estamos comprometidos con el Año Nuevo Chino" (sic); "Ahora, el embajador está muy ocupado"; "Ahora no está el jefe de la prensa".

Al parecer, con la propuesta de China ante la Santa Sede, el Vaticano no sólo es invitado a dar un "primer paso" hacia los diálogos (¡y ya ha hecho muchos!), sino dar el paso final, entregando la Iglesia china en las manos del gobierno, en el nombre del establecimiento de relaciones diplomáticas.

Algunos obispos de la China, entrevistados por la AsiaNews, dijeron que simplemente si no hay verdadera libertad religiosa (incluida la libertad de reunirse con el Papa y ordenar obispos sin la influencia del Partido) las relaciones diplomáticas no se necesitan. Mejor es potenciar a los fieles chinos en su misión en la sociedad, llegando incluso a las ordenaciones clandestinas, esperando tiempos mejores para las relaciones diplomáticas. Además, es el mismo Papa Francisco quien ha pedido a los nuncios y la Curia de utilizar su diplomacia para la misión de la Iglesia y no para cualquier éxito pasajero, de lo que puede hablar periódicos y Tivu.

¿Entonces tendremos que girar los pulgares en espera para el futuro? No, no es un trabajo que nosotros los católicos podamos hacer ahora mismo: ayudar a la unidad de la Iglesia en China, la conciliación de las comunidades no oficiales y oficiales; ayudar a la unidad de estos fieles con la Iglesia universal, visitándolos, apoyándolos, y denunciando la violencia que sufren. Hay que tener en cuenta que China ha firmado hace tiempo convenciones de la ONU sobre las libertades civiles que, cuando se pide respetar la libertad religiosa, se solicita algo que Beijing ya ha acordado en principio. También hay mucho que ver en la formación de los laicos y sacerdotes, especialmente asimilar los elementos básicos de la doctrina social de la Iglesia y eclesiología.

También para la China, y en particular para Xi Jinping, es una tarea: en su lucha contra la corrupción debe ir a investigar la forma en que los miembros del Frente Unido, el Ministerio de Asuntos Religiosos y la Asociación Patriótica se han enriquecido a espaldas de la Iglesia, escondiéndose detrás de la cortina de humo del radicalismo estalinista, un sentido comercial pragmático y de expropiación.

Como ya se ha demostrado muchas veces, la Asociación Patriótica y el Ministerio de Asuntos Religiosos han secuestrado a la Iglesia  bienes y dineros por al menos 13 millardos de euros, que en cumplimiento de las leyes chinas debe ser devuelto de nuevo a sus legítimos propietarios. Desde hace mucho tiempo la persecución en China ya no es por razones ideológicas, sino en nombre de la codicia y el ídolo de la riqueza injusta. Justo lo que han condenado el Papa Francisco y Xi Jinping.

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Sacerdote chino: a propósito del clima enardecido en torno a los diálogos entre China y el Vaticano
22/02/2018 16:49
Queridos obispos chinos, ¿dónde está la medida de vuestro corazón?
20/02/2018 16:25
Católico subterráneo: Somos excluidos de los diálogos entre China y la Santa Sede
19/02/2018 12:10
Repensar los acuerdos entre China y el Vaticano (con un toque de ironía)
29/08/2016 13:51
Relaciones entre China y el Vaticano: cooperación y sobre todo paciencia para superar el punto muerto
21/10/2015