29/09/2017, 14.31
JAPÓN
Enviar a un amigo

P. Villa: Los japoneses cada vez más ancianos, afligidos por la soledad

Hay 2 millones de ultra-nonagenarios en el país. El 27.7% de la población es mayor de 65 años de edad. La sociedad "sin vínculos" se ve obligada a plantearse "enormes preguntas" sobre el futuro. La experiencia en el Centro de Escucha. Ansiedad por el futuro. El destino de las cenizas de los difuntos sin una familia.

Tokio (AsiaNews) - El número de ultra-nonagenarios en Japón ha superado los 2 millones. Los periódicos japoneses dan gran énfasis a este número récord, pero para el p. Marco Villa, misionero del PIME en Koshigaya (norte de Tokio), la verdadera preocupante  noticia es "saber que el 27,7% de la población tiene más de 65 años, la edad de retiro aquí en Japón, y el 8,5% de población tiene más de 80". Una población envejecida que "plantea enormes preguntas a toda la sociedad" del Japón, afectada por la pérdida de lazos y el drama de la soledad.

"La prolongación de la vida y la disminución de la población productiva" - dice el misionero - nos obliga a preguntar si "la generación todavía más joven será capaz de apoyar, con sus pagos, las pensiones de las personas que entre 20-30 años alcanzaran los 65 de la vida"; quién se encargará de la salud física y mental de la persona anciana, cuando ya sea insuficiente el personal de enfermería o especializado en atención geriátrica"; y "con el 30% de los actuales nonagenarios enfermos de Alzheimer, si [se] podrán recibir asistencia ad hoc en un futuro cercano por los trastornos más frecuentes de la edad senil".

El envejecimiento de la población "confirma una tendencia iniciada en la última década: la sociedad japonesa se está convirtiendo en una sociedad sin vínculos. El vínculo con su propia tierra de origen, con su propia familia, con la realidad donde uno vive, se está convirtiendo cada vez más en una realidad lábil. Y esta pérdida acompaña inevitablemente el drama de la soledad, y no sólo de la persona mayor ".

El P. Villa ha estado trabajando durante años en el Centro de escucha de Koshigaya,, "que busca la solidaridad con las personas solas y acoge especialmente a aquellos que quieren estar en compañía, escuchar y comer con alguien".

Recientemente, dos experiencias impactaron al misionero.

El Sr. Nojiri asistió al Centro por poco menos de un año, con sus "87 años de edad y los muchos recuerdos guardados con su memoria", acompañados por crecientes y graves episodios de pérdida de memoria a corto plazo. Por ejemplo, no recordaba si había comido o no, o "el camino de su casa al Centro". Estos signos de la enfermedad de Alzheimer han alarmado a la esposa con la que vivió durante 40 años después de la muerte de su primera esposa, madre de sus hijas. "Incluso su hermano mayor y su hermano menor incapacitado, [su esposa] ha decidido abandonar a su esposo para regresar a su hogar materno. Los casos de ancianos que tienen dificultades para cuidar a los ancianos no son infrecuentes, pero la situación de Nojiri nos ha parecido particular porque era él la parte más frágil de la familia y de repente se encontró viviendo solo, sin ayuda. Las hijas - que nunca han tenido una buena relación con su segunda esposa y no viven cerca de la casa familiar - intervinieron al menos reportando el caso del padre al bienestar ciudadano, que se ha apresurado a enviar personal que prepara los alimentos en el hogar de Nojiri y que le prestó asistencia en una guardería durante dos días a la semana. El resto del tiempo era todo para ser ocupado y por lo tanto todos los jueves Nojiri llegaba al Centro para pasar 5-6 horas en compañía. [Para el Centro] dar la bienvenida al Sr. Nojiri - que quería cantar, repitiendo lo mismo continuamente, y se ofendía por nada - significó darle mucho tiempo en detrimento de otras personas. Después de unos meses, sus hijas trasladaron a su padre a una casa de reposo a 80 millas de su casa, "en un ambiente totalmente desconocido y sin la compañía de su amado perro. Tal vez no era posible hacerlo mejor, pero quizá su persona merecía más atención y amor "

"El Sr. Horiguchi, a su vez, tiene 79 años. Salió de casa cuando tenía 15 años, para venir a Tokio a trabajar. Un par de años antes su madre murió y con la nueva esposa de su papá nunca había estado bien. Dejada la casa de su padre ya no ha buscado contactos... y no los ha recibido. En Tokio trabaja en el mercado de pescado y luego en algún restaurante u hotel, pero no puede encontrar la persona adecuada para casarse y hacer una familia. Se ha hospitalizado repetidamente (los gastos hospitalarios son de un 30% a expensas del paciente), no tiene ahorros y está solo. A su edad y no teniendo buen estado de salud comenzó a pensar – con ansiedad – en su muerte y la tumba para albergar sus cenizas, que en casos normales son tomados en custodia por un miembro de la familia, pero para Horiguchi la familia no existe".

Horiguchi entonces se dirigió a la comuna: "Ahora, además de la Anagrafe, que hace la clasificación de los residuos, y muchas cosas confiadas a los servicios municipales, en todas las ciudades existe la puerta para las personas que no tienen ni una tumba, ni un lugar, o cualquier persona que puede proporcionar el servicio de cremación o tomar el vaso con las cenizas del difunto una vez cremado. Horiguchi ha decidido firmar un contrato con la agencia funeraria que el municipio le ha presentado. Es un servicio que el Ayuntamiento ofrece a los pobres, a los que no tienen ingresos mensuales superiores a 180.000 yenes [aproximadamente 1.350 euros]. De forma gratuita la Ciudad asegura que un jarrón conteniendo las cenizas de un difunto no se perderán, y si nadie reclama algún grado de parentesco se pone en un lugar común, pero no es el deseo de Horiguchi ser olvidado en una fosa común. Para utilizar el servicio tendrá que encontrar maneras de recaudar 250.000 yenes [casi 1900 euros] euros, cifra muy inferior a los gastos funerarios normales, pero su deseo es justamente este: que al menos muerto pueda descansar en paz".

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Cambia la demografía en India: aumentan los ancianos
06/07/2019 13:43
Shock en Nagasaki, estudiante de 15 años de edad mata y hace pedazos a su mejor amiga
28/07/2014
En Tokio, jamás hubo tan pocos niños. Hay sólo 15,71 millones de niños por debajo de los 15 años de edad
05/05/2017 12:04
Tokio, las esterilizaciones del pasado y el invierno demográfico actual
25/02/2017 10:37
Los surcoreanos envejecen: la población crece sólo un 0,9%
14/01/2019 13:35