12/04/2015, 00.00
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: Después del genocidio, Dios quiera que se regrese a la senda de la reconciliación entre turcos y armenios

En su mensaje al pueblo armenio entregado a los Patriarcas, Francisco escribe: "Recordar lo que sucedió es derecho, no sólo para el pueblo armenio y para la Iglesia universal, sino para toda la familia humana, porque la advertencia que viene de esta tragedia nos libre de caer en tales horrores, que ofenden a Dios y la dignidad humana. Incluso hoy, de hecho, estos conflictos a veces degeneran en violencia injustificable, fomentado la explotación de la diversidad étnica y religiosa". Sólo con la reconciliación se da un sentido del martirio de tantos.

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) - Dios "conceda que volvamos a la senda de la reconciliación entre los pueblos armenio y turco, y la paz se plantee también en el Nagorno Karabaj. Estas son pueblos que, en el pasado, a pesar de los desacuerdos y tensiones, han experimentado largos períodos de coexistencia pacífica, e incluso en el torbellino de la violencia se han visto casos de solidaridad y ayuda mutua. Sólo con este espíritu, las nuevas generaciones puedan abrirse a un futuro mejor y el sacrificio de muchos pueden llegar a ser la semilla de la justicia y la paz". Lo escribe el Papa Francisco en el Mensaje al pueblo armenio, entregados a los patriarcas orientales hacia el final de la misa con motivo del centenario del genocidio.

Al final de la Santa Misa celebrada en la basílica vaticana, el Papa se reunió - en la Capilla de la Piedad – con SS Karekin II, Patriarca Supremo y Católicos de todos los Armenios; S. S. Aram I, Católicos de la Gran Casa de Cilicia; S.B. Nerses Bedros XIX Tarmouni, Patriarca de Cilicia de los Armenios Católicos y SE Sr. Serzh Sargsyan, Presidente de la República de Armenia. A ellos la entrega el Papa, en copias autografiadas, un mensaje en italiano y en la traducción en armenio. A continuación el texto completo.

 

Queridos hermanos y hermanas armenios,

un siglo ha pasado desde la masacre horrible que fue un verdadero martirio de su gente, en que muchas personas inocentes murieron de confesores y mártires por el nombre de Cristo (cf. JUAN PABLO II y KAREKIN II, Declaración Conjunta, Etchmiadzin 27 de septiembre de 2001). Todavía hay familia armenia, que no han perdido en el caso de alguno de sus seres queridos: lo que realmente era el "Metz Yeghern", el "Gran Mal", como habeís llamado esa tragedia. En esta ocasión siento un fuerte sentido de cercanía con vuestra gente y me gustaría unirme espiritualmente a las oraciones que se elevan desde el corazón, desde sus familias, de su comunidad.

Se nos ha dado una oportunidad favorable para rezar juntos en la celebración de hoy, en el que proclamamos un doctor de la Iglesia a San Gregorio de Narek. Expreso profunda gratitud por su presencia a Su Santidad Karekin II, Patriarca Supremo y Católicos de todos los Armenios; Su  Santidad Aram I, Católicos de la Gran Casa de Cilicia; Su Beatitud Nerses Bedros XIX Tarmouni, Patriarca de Cilicia de los Armenios Católicos

 

San Gregorio de Narek, monje del siglo X, más que ningún otro ha sido capaz de expresar los sentimientos de vuestro pueblo, dando voz al grito, que se convierte en la oración, de una humanidad dolorida y pecaminosa, oprimido por la angustia de su impotencia, pero iluminada por esplendor del amor de Dios y abierto a la esperanza de su intervención salvífica que puede transformar todo. "En virtud de su poder, creo que con una esperanza que nunca flaquea, en segura espera, refugiándome en las manos del Todopoderoso... de ver a Él mismo, en su misericordia y la ternura y en la herencia de los cielos" (SAN GREGORIO DE NAREK, Libro de las Lamentaciones, XII).

Vuestra vocación cristiana es muy antigua y se remonta al 301, cuando San Gregorio el Iluminador llevó a la conversión y el bautismo de Armenia, la primera entre las naciones que a través de los siglos han aceptado el Evangelio de Cristo. Acontecimiento espiritual que ha marcado de forma indeleble el pueblo armenio, su cultura y su historia, en la que el martirio ocupa un lugar destacado, como se evidencia por un testigo emblemático sacrificial de San Vardan y sus compañeros en el siglo quinto.

Vuestro pueblo, iluminado por la luz de Cristo y por su gracia, ha superado muchas pruebas y sufrimientos, animados por la esperanza que viene de la cruz (cf. Rom 8,31-39). Cómo ha debido decir San Juan Pablo II: "Vuestra historia de sufrimiento y el martirio es una perla preciosa, de que se enorgullece la Iglesia universal. La fe en Cristo, Redentor del hombre, os ha infundido coraje admirable en el viaje, a menudo de manera similar a la de la cruz, en el que ha avanzado con decisión, en el propósito de preservar su identidad como pueblo y como creyentes"(Homilía, 21 de noviembre 1987).

Esta fe ha acompañado y apoyado a Vuestro pueblo incluso en el trágico suceso de hace cien años que "se define generalmente como el primer genocidio del siglo XX" (JUAN PABLO II y KAREKIN II, Declaración Conjunta, Etchmiadzin 27 de septiembre de 2001). El Papa Benedicto XV, que condenó como "masacre sin sentido" de la Primera Guerra Mundial (AAS, IX [1917], 429), él hizo todo lo posible para evitarla retomando los esfuerzos de mediación, ya realizados por el Papa León XIII frente a los "eventos fatales" de los años 1894 a 1896. Escribió por esto al sultán Mohammed V, suplicando que se salvaron muchos inocentes (Carta del 10 de septiembre 1915) y fue él quien, en el Consistorio Secreto del 6 de diciembre de 1915, declaró con vibrante consternación: «Miserrima Armenorum gens ad interitum prope ducitur», (AAS, VII [1915], 510).

Recordar lo que sucedió es derecho, no sólo para el pueblo armenio y para la Iglesia universal, sino para toda la familia humana, porque la advertencia que viene de esta tragedia nos libre de caer en tales horrores, que ofenden a Dios y la dignidad humana. Incluso hoy en día, de hecho, estos conflictos a veces degeneran en violencia injustificable, fomentado la explotación de la diversidad étnica y religiosa. Todos aquellos que se colocan a la cabeza de las naciones y las organizaciones internacionales están llamados a oponerse a este tipo de delitos con responsabilidad firme, sin ceder a la ambigüedad y compromiso.

Esta dolorosa repetición se convierte en motivo de reflexión humilde y sincera y de apertura del corazón al perdón, que es una fuente de paz y esperanza renovada. San Gregorio de Narek, formidable intérprete del alma humana, parece pronunciar para nosotros palabras proféticas: "He cargado voluntariamente todos los pecados, de las del primer padre a la del último de sus descendientes, y me estoy considerado responsable "(Libro de las Lamentaciones, LXXII). ¡Cuánto nos llama la atención este sentimiento de solidaridad universal! Cómo nos sentimos pequeños ante la grandeza de sus invocaciones: "Recuérdate, [Señor]... del linaje humano de quienes son nuestros enemigos, pero por su propio bien: para cumplir con su perdón y misericordia (...) No exterminar a quienes me muerden: ¡convertirlos! Erradicar la conducta viciosa terrenal y radicar lo que es bueno en mí y en ellos"(ibid., LXXXIII).

Dios quiera que se regrese a la senda de la reconciliación entre los pueblos armenio y turco, y la paz se plantea también en el Nagorno Karabaj. Estas son personas que, en el pasado, a pesar de los desacuerdos y tensiones, han experimentado largos períodos de coexistencia pacífica, e incluso en el torbellino de la violencia han visto casos de solidaridad y ayuda mutua. Sólo con este espíritu, las nuevas generaciones puedan abrirse a un futuro mejor y el sacrificio de muchos pueden llegar a ser la semilla de la justicia y la paz.

Para nosotros los cristianos, este es un momento particularmente importante para la oración, para que la sangre derramada, por el poder redentor del sacrificio de Cristo, opere la maravilla de la plena unidad entre sus discípulos. En particular, de estrechar vínculos de amistad fraterna que ya unen a la Iglesia católica y la Iglesia Apostólica Armenia. El testimonio de tantos hermanos y hermanas que, sin armas, sacrificaron sus vidas por su fe, une las diferentes denominaciones: el ecumenismo de la sangre, lo que llevó a San Juan Pablo II para celebrar juntos, durante el Jubileo del año 2000, a todos los mártires del siglo XX. Incluso la celebración de hoy tiene este contexto espiritual y eclesial. A este evento asistieron los representantes de nuestras dos Iglesias y se unen espiritualmente muchos creyentes en todo el mundo, en una muestra de reflexión sobre la tierra de la perfecta comunión que existe entre los espíritus bienaventurados del cielo. Con el corazón fraterno, os aseguro mi cercanía en la canonización de los mártires de la Iglesia Apostólica Armenia, que se llevará a cabo el 23 de abril en la Catedral de Etchmiadzin, y los servicios conmemorativos que se celebrarán en Antelias en julio.

Encomiendo a la Madre de Dios estas intenciones con las palabras de San Gregorio de Narek: "O pureza de la Virgen, de la corifea bendita, Madre del edificio inquebrantable de la Iglesia, Madre del Verbo inmaculado de Dios, (...) refugiándose bajo las alas ilimitadas de defensa de tu intercesión, levantamos nuestras manos hacia ti, y con la esperanza indudable de creernos ser salvos".

Desde el Vaticano, 12 de abril 2015

FRANCISCUS


 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Patriarcas católicos de Oriente: El genocidio de los cristianos, un desaire contra la humanidad
12/08/2017 14:42
En memoria del Genocidio, bombardeados los barrios armenios de Alepo. Los cristianos cuestionan a Assad
26/04/2016 11:58
Con el Papa Francesco, autoridades y miles de fieles en el centenario del genocidio armenio
09/04/2015
Patriarcas de Oriente: Para la paz es necesario frenar al terrorismo, ayudar a los prófugos, resolver el problema israelí-palestino
28/01/2015
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013