06/05/2015, 00.00
ITALIA - LAOS
Enviar a un amigo

Papa Francisco proclama mártir al p. Borzaga. Misionero Omi; Fiesta para la Iglesia de Laos

Asesinado en 1960 a los 28 años por la guerrilla comunista, el p. Borzaga es hoy un ejemplo de fe y devoción. El P. Castrilli habla del "día de fiesta" para los misioneros y para toda la familia de los Oblatos", particularmente para los jóvenes. "Una fuente de aliento para una Iglesia minoritaria que "continúa a pesar de las dificultades".

Roma (AsiaNews) - El Papa Francisco proclamó el martirio del Siervo de Dios Mario Borzaga, sacerdote profeso de la Congregación de los Misioneros Oblatos de la Virgen María Inmaculada (OMI), y del catequista Paul Thoj Xyooj, asesinados en Laos en la primavera de 1960. Para la pequeña iglesia del país asiático, gobernado por un gobierno comunista que todavía restringe la libertad religiosa y la práctica de la adoración, es un día de celebración, así como para los hermanos del misionero que murió por su fe. "Es una historia que nuestro pedido ha estado esperando - dijo a AsiaNews el Pasquale Castrilli, Omi sacerdote y escritor - y teníamos la esperanza de que podría haber este pronunciamiento justamente en mayo, coincidiendo con el aniversario de su muerte".

En abril de 1960 el p. Borzaga y Paolo Thoj Xyooj habían partido, a pie para una gira misionera de un par de semanas en el norte de Laos, en las laderas de la selva montañosa. Ellos habían respondido a una llamada de la Hmong - minoría cristiana, perseguida por las autoridades en Vientiane – de la aldea de Pha Xoua, cerca de la frontera con China. El sacerdote tenía sólo 28 años de edad y Paolo era un catequista joven, muy fuerte y competente a pesar de sus 19 años.

Según las crónicas, los dos fueron interceptados por guerrilleros comunistas del Pathet Lao, quienes los mataron sin piedad. Sus cuerpos, tirados en una fosa común en el área de Muong Met, en el camino hacia Muong Kassy, ​​nunca se han encontrado. Los hermanos eligieron 01 de mayo como la fecha convencional de su muerte, porque - dijo el P. Castrilli - las últimas páginas del diario "están fechadas a finales de abril".

"Es un día de celebración, no sólo para los misioneros - continúa -, sino para todos los que tienen que ver con la familia de los Oblatos, especialmente los laicos y los jóvenes. El movimiento juvenil es inspirado por los Oblato que han hecho de Mario Borzaga su bandera. Porque él murió joven, por los ideales por los que le tocó vivir, según las frases y relatos recogidos en su diario". Hace algunos años, recuerda el p. Castrilli, con ocasión de la Cuaresma "los jóvenes han promovido una cadena de mensajes de texto inspirado en las frases contenidas en su diario".

El reconocimiento del martirio es un acontecimiento importante para la Iglesia de Laos, agregó el misionero Omi, donde aún hoy existen límites evidentes a la práctica del culto y la libertad religiosa. "Esto de Laos, para nosotros, sigue siendo una herida abierta - dijo el padre Castrilli - el hecho de que fueron expulsados ​​en 1975 es una fuente de dolor hasta el día de hoy, 40 años después. Es una página de la vida misionera muy difícil, pero el reconocimiento del martirio es una fuente de aliento para esta Iglesia minoritaria, que saldrá adelante a pesar de las dificultades".

El padre Borzaga nació en Trento el 27 de agosto de 1932. A los 11 años, entró en el seminario menor, por primera vez en Drena, a causa de la guerra y dos años más tarde en Trento, donde continuó sus estudios hasta la primera teología. A los 20 años se unió a la Congregación de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada. El 24 de febrero 1957 fue ordenado sacerdote. Recibe la Obediencia para Laos el 2 de julio de 1957 y el 31 de octubre zarpó de Nápoles con el primer grupo de italianos Oblatos. El P. Mario, con sus 25 años, es el más joven de la expedición.

Después de un mes de viaje llegará a Laos. A Paksane, pequeña ciudad a orillas del río Mekong, no lejos de la capital Vientiane, el Siervo de Dios pasó el primer año dedicado al estudio del laosiano, para entrar lo antes posible en contacto con la gente y poder anunciar la Buena Nueva. A finales del '58 llega a la comunidad cristiana de la pequeña aldea Hmong de Kiucatiàm. Él trabaja para formar a los catequistas, visita las familias, acoge y cura a los enfermos, que acuden a diario a su puerta.

El domingo, 24 de abril de 1960, después de la misa, algunos Hmong van a su encuentro y le renuevan la solicitud para que viaje a su pueblo de Pha Xoua, que está a tres días de marcha. Al día siguiente, lunes, el p. Mario se encamina acompañado por el catequista Pablo Thoj Xyooj. De ese viaje ya no volverá. La investigación emprendida tras la desaparición no dará ninguna respuesta. Las evidencias recolectadas desde el principio, con las recibidas especialmente en los últimos meses, confirmó el asesinato de los dos a manos del Pathet Lao.

Era laosiano el catequista Thoj Xyooj Paolo, nacido en Kiukatiàm, en el Norte, en 1941. Él había sido bautizado por el p. Yves Bertrais OMI. En 1955, a los 14 años, ingresó en el Seminario de Paksane, donde recibió el nombre laosiano de Khamse. Deja el seminario por motivos de salud. De vuelta en Kiukatiàm, en 1958 se va a Na Vam (norte de Laos, en la frontera con China) con el p. Luigi Sion OMI. Los testimonios lo describen como catequista celoso y servicial. Él enseña bien y gracias a él, se obtiene muchas conversiones. Deja Na Vam por la Escuela de catequistas de Louang Prabang, donde permanece poco tiempo y regresó a la aldea. Lo encontramos en los últimos tres meses siguientes al lado del P. Mario, que habla de él a menudo en su "Diario".

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Los dos Santos Pontifices unidos en la misión a los gentiles
28/04/2014
Papa: con el Bautismo todos somos llamados a ser misioneros.
15/01/2014
Misionero Pime: Cristo, fuente de rescate entre modelos negativos y catástrofes naturales
17/05/2014
Papa: la fortaleza ayuda a tanto que todavía sufren la persecución y a "los santos escondidos" que viven en la prueba
14/05/2014
Cardenal Amato: Los beatos Mario Vergara e Isidoro Ngei Ko Lat han hecho reflorecer el catolicismo en Myanmar
26/05/2014