13/03/2018, 12.59
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: Benedicto XVI, el pontificado de Francisco está en continuidad con el mío

Carta del Papa emérito en el quinto aniversario del inicio del pontificado de Francisco. El primer Papa sudamericano, primer Papa jesuita y primero en haber querido usar el nombre del santo de Asís. El Papa de los “descartados” y de un Dios que siempre tiende la mano, un Dios que tiene en la misericordia su característica fundamental.

Ciudad del Vaticano (AsiaNews)- Es un “tonto prejuicio” decir que el “Papa Francisco sería sólo un hombre práctico privado de particular formación teológica o filosófica”. Lo escribe Benedicto XVI en una carta enviada a Mons. Eduardo Viganó, prefecto de  la Secretaría para la Comunicación, en ocasión de la presentación de una colección ‘La teología del Papa Francisco’, editada por la Librería Editora Vaticana.  

«Los pequeños volúmenes – añade Benedicto XVI – muestran con razón que el Papa Francisco es un hombre de profunda formación filosófica y ayudan, por lo tanto, a ver la continuidad interior entre los dos pontificados, si bien con todas las diferencias de estilo y temperamento».

La Carta de Benedicto XVI fue hecha pública en el día del quinto aniversario del inicio del pontificado de Francisco, elegido como Papa el 13 de marzo de 2013.

“El 265° sucesión de Pedro, primer Papa sudamericano, primer Papa jesuita y primero en haber querido el nombre del santo de Asís, trajo un estilo seguramente nuevo: la elección de Lampedusa como meta de su primer viaje es emblemática de aquella atención por los “descartados” que es uno de los puntos centrales de su mensaje junto con la presentación de un Dios que tiende la mano siempre, un Dios que tiene en la misericordia su característica fundamental. Estos parecen ser los carriles a lo largo de los cuales se mueve el Papa Francisco junto con la actitud de apertura a nuevos recorridos. Significativa su afirmación que el Espíritu Santo “trastorna”, porque “moviliza, hace caminar, alienta a la Iglesia a ir adelante”, mientras es muy fácil y seguro “recostarse en las propias posiciones estáticas e inmutadas”. Y también la firme oposición a la dictadura del pensamiento único y de las colonizaciones ideológicas.

En el plano “interno” vemos en primer plano su voluntad de hacer de la Iglesia un “hospital de campo” y “en salida”. Y vale siempre aquel ¡Ah!, cómo quisiera una Iglesia pobre para los pobres”, dicho en el ya lejano 2013, cuando quiso también una comisión sobre las cuestiones económicas de la Santa Sede.

En estos años ha publicado dos encíclicas (“Lumen fidei”, sobre la fe y “Laudato si”, sobre el cuidado de la casa común, dos exhortaciones apostólicas (“Evangelium gaudium, texto programático del Pontificado para una iglesia en salida, fuertemente misionera y “Amoris laetitia”, sobre el amor en la familia), 23 Motu proprio (reforma de la Curia Romana, gestión y transparencia económica, reforma proceso nulidad matrimoniales, traducción de los textos litúrgicos, con indicaciones para un mayor discernimiento y más poderes a la conferencias episcopales).

Tiene más de 46 millones de seguidores en Twitter y más de 5 millones de Instagram.

Quiso un jubileo, dedicado a la Misericordia y dos sínodos sobre la familia. Realizó 22 viajes internacionales y 17 visitas a Italia. Ejemplar, a propósito, la elección de ir a Bangladés, país pobre, con una pequeña comunidad católica. Donde están los rohinyá, expulsados del país fronterizo, Myanmar, víctimas de persecución étnica y religiosa. Son parte de aquellos prófugos por los cuales Francisco pide no sólo acogida, sino integración, en nombre de aquella humanidad a la cual todos pertenecemos y de aquel Evangelio que tiene la tarea de proponer.

La voluntad de acercar a los “lejanos” explica por un lado la atención hacia el mundo protestante-culminada en la visita y viaje a Suecia para el quinto aniversario de Martín Lutero- y a los ortodoxos- logrando encontrarse también con el patriarca ruso Kirill-además la atención hacia los divorciados casados nuevamente, que provocó una discusión intra-eclesial. Está también la mano tendida hacia quien ha caído y la confianza en la gracia y en la libertad de las personas, para que puedan-si ayudadas- comprender el propio error y volver encontrando un camino abierto y no un muro.

También en el plano “interno”, Francisco promueve la colegialidad-basta pensar al Consejo de cardenales instituido “para aconsejarlo en el gobierno de la Iglesia universal” y para estudiar la reforma de la Curia Romana- también si ha creado algunos organismos- como las secretarías para la economía o la información- que han centralizado competencias precedentemente divididas en estructuras diversas.

En el plano internacional goza de prestigio, aunque si no todos, lógicamente, lo aman por su oposición al sistema económica liberal que “es injusto ya desde su raíz”, “mata”, hace prevalecer la “ley del más fuerte” en detrimento del débil. Importante su rol en el deshielo entre los EEUU y Cuba y en el proceso de paz en Colombia y Centroáfrica. Y probablemente detuvo la guerra en Siria, cuando los EEUU querían castigar a Assad por el uso de gases. Una Siria por la cual afirmó: “hay un juicio de Dios y de su historia en nuestras acciones a las cuales no se puede escapar”. (FP)

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa a las víctimas del terremoto: “Apenas sea posible también yo espero ir a visitarlos”
28/08/2016 13:40
El Papa insta a continuar estudiando los escritos del Papa Benedicto XVI
17/11/2018
Papa: celebrar la Navidad con fe, defendiéndola de la mundanidad
10/12/2018 13:26
Papa: La pobreza esté en el centro del Evangelio, no es una ideología
16/06/2015
Papa: la salvación es la que trae Jesús, pero en todos está el drama de querer ser salvos "a mi manera"
03/10/2014


Viajes