28/04/2019, 16.19
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: Jesús nos dice a todos nosotros: Si tú no estás en paz, toca mis llagas

En el Regina Caeli en el Domingo de la Divina Misericordia, el Papa Francisco recuerda los dones de Jesús resucitado: la paz, la alegría, la misión. “Pero no nos olvidemos de las llagas de Jesús. El recuerdo de los mártires argentinos, defensores de los campesinos contra los latifundistas. Solidaridad para los refugiados en Libia y por las inundaciones en Sudáfrica. Los augurios a las Iglesias ortodoxas que hoy celebran la Pascua según el calendario juliano.

 

Ciudad del Vaticano (AsiaNews)- “Si tú no estás en paz, toca mis llagas”: para el Papa es la invitación que Jesús dirige a todos, en el Domingo de la Divina Misericordia, la segunda después de Pascua, en el cual el Evangelio narra sobre la incredulidad del apóstol Tomás y de la invitación de Jesús resucitado “para que toque sus llagas”. Hablando a los fieles reunidos en la plaza de S. Pedro para el Regina Caeli. Él continuó: “Tocar las llagas de Jesús, que son los tantos problemas, dificultades, persecuciones, enfermedades de tanta gente que sufre. Toca la llaga de Jesús. De aquellas llagas surge la Misericordia. Por esto hoy es el Domingo de la Misericordia. Un santo decía que el cuerpo de Jesús crucificado es como una bolsa de misericordia, que a través de las llagas llega a todos nosotros. Todos nosotros necesitamos de la misericordia, lo sabemos. Acerquémonos a Jesús y toquemos sus llagas en nuestros hermanos que sufren. Las llagas de Jesús son un tesoro: de ahí sale la misericordia. Seamos valientes y toquemos las llagas de Jesús. Con estas llagas Él está delante del Padre, se las hace ver al Padre, como si dijese: ‘Padre, este es el precio, estas llagas son lo que yo pagué por mis hermanos’. Con sus llagas Jesús intercede delante del Padre. Da la misericordia a nosotros si nos acercamos e intercede por nosotros. No hay que olvidar las llagas de Jesús”.

Después, refiriéndose al Evangelio del día (Jn 20,19-31), Francisco subrayó que “más allá de la paz y la alegría, Jesús trae como regalo a los discípulos también la misión. Les dice: “Como el Padre me mandó a mí, también yo los envío a vosotros” (v. 21). La resurrección de Jesús es el inicio de un dinamismo nuevo de amor, capaz de transformar el mundo con la presencia del Espíritu Santo”.

En este segundo domingo de Pascua, estamos invitados a acercarnos con fe a Cristo, abriendo nuestro corazón a la paz, a la alegría y a la misión. Pero no olvidemos las llagas de Jesús, porque de allí salen la paz, la alegría y la fuerza para la misión. Confiemos esta oración a la materna intercesión de la Virgen María, reina del cielo y de la tierra”.

Después de la oración mariana, Francisco expresó una larga lista de saludos. Ante todo que ayer en La Rioja (Argentina), fueron proclamados beatos Enrique Ángel Angelelli (1923-1976), obispo diocesano, Carlos de Dios Murias (1946-1976), franciscano conventual, Gabriel Longueville (1931-1976), sacerdote ‘fidei donum’, y Wenceslao Pedernera (1936-1976), catequista, padre de familia. Todos ellos fueron asesinados durante el así llamado “proceso de organización nacional”, mientras ellos defendían los derechos de los campesinos contra los latifundistas. “Estos mártires de la fe- explicó Francisco- fueron perseguidos por causa de la justicia y de la caridad evangélica. Su ejemplo y su intercesión sostengan en particular a cuantos trabajan por una sociedad más justa y solidaria. Uno de ellos era francés, fue a Argentina como misionero. Los otros 3, eran argentino. Hagamos un aplauso a los nuevos beatos, ¡todos!”.

El pontífice luego pidió a todos que se unan a su oración “por los refugiados que se encuentran en los centros de detención en Libia, cuya situación, ya muy grave se hace aún más peligrosa por el conflicto en curso. Pido para que especialmente las mujeres, los niños y los enfermos puedan lo antes posible ser evacuados a través de los corredores humanitarios”.

Él también auspició que “no falte nuestra solidaridad y el concreto apoyo de la Comunidad internacional a “cuántos perdieron la vida o han sufrido daños por las recientes inundaciones en Sudáfrica”.

Al final, recordando que hoy se celebra la Pascua ortodoxa- para las Iglesias que siguen el calendario juliano. él expresó sus “cordiales augurios”. “¡El Señor resucitado- agregó- les done la alegría y la paz! Y un aplauso también para todos los católicos y ortodoxos orientales, para decirles a ellos: “Feliz Pascua!”.  

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: Dios “ablande un poco el corazón” de quien condena todo aquello que está “fuera de la Ley”
02/05/2017 13:54
Mons. Barwa: La herencia de los mártires de Orissa
29/08/2020 11:22
​Obispo de Bangalore: En Navidad compartamos la alegría de Dios con aquellos que nos hacen el mal
23/12/2015
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
Obreros en huelga en una mina de oro: los propietarios chinos son ‘arrogantes, brutales y explotadores’
22/05/2019 10:52