25/09/2019, 13.59
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: hoy hay más mártires que al inicio de la vida de la Iglesia, y están por todos lados

“Los mártires son aquellos hombres y aquellas mujeres fieles a la fuerza afable del amor, a la voz del Espíritu Santo, que en la vida de cada día tratan de ayudar a los hermanos y de amar a Dios sin reservas; ellos nos enseñan que, con la fuerza del amor, con la bondad, se puede luchar contra la prepotencia, la violencia, la guerra y se puede realizar con paciencia la paz”

 

Ciudad del Vaticano (AsiaNews). Aprender a “vivir una vida plena, recibiendo el martirio de la fe cotidiana al Evangelio”. Es la advertencia dirigida hoy por el Papa al finalizar una audiencia general en la cual subrayó valor y sentido del martirio y volvió a recordar que “hoy hay más mártires que al inicio de la vida de la Iglesia, y están por todos lados”.

A las 20 mil personas presentes en la plaza de san Pedro, Francisco, continuando el ciclo de catequesis sobre los Hechos de los Apóstoles, subrayó el mal de la “cizaña”. ¿Y cuál es la peor cizaña que destruye una comunidad? La cizaña de la murmuración, la cizaña de las habladurías”. 

El Papa se detuvo sobre la cuestión de Esteban, uno de los primeros 7 diáconos. “El diácono en la Iglesia-reveló-no es un sacerdote de segunda, es otra cosa; no es para el altar, sino para el servicio. Es el custodio del servicio en la Iglesia. Cuando a un diácono le gusta demasiado ir al altar, se equivoca. Este no es su camino. Esta armonía entre servicio a la Palabra y servicio a la caridad representa la levadura que hace crecer el cuerpo eclesial”.

Esteban, entonces, “evangeliza con fuerza y parresía, pero su palabra encuentra las resistencias más obstinadas. No encuentran otro modo para hacerlo desistir, ¿que hacen sus adversarios? Eligen la solución más mezquina para aplastar a un ser humano: o sea, la calumnia o el falso testimonio. Y nosotros sabemos que la calumnia mata siempre. Este ‘cáncer diabólico’, que nace de la voluntad de destruir la reputación de una persona, agrede también al resto del cuerpo eclesial y lo daña gravemente cuando, por mezquinos intereses o para cubrir los propios incumplimientos, se unen para enlodar a alguien”. 

“Conducido al Sanedrín y acusado por falsos testigos- lo mismo había hecho con Jesús y los mismo harán con todos los mártires mediante falsos testigos y calumnias-Esteban proclama un relectura de la historia sagrada centralizada en Cristo, para defenderse. Y la Pascua de Jesús muerto y resucitado es la clave de toda la historia de la alianza. Delante de esta superabundancia del don divino, Esteban valientemente denuncia la hipocresía con la cual fueron tratados los profetas y Cristo mismo. Y recuerda la historia diciendo: “¿Cuál de los profetas, vuestros padres no han perseguido? Ellos mataron a aquellos que preanunciaban la venida del Justo, del cual vosotros ahora se convirtieron en traidores y asesinos” (Hech 7,52). No usa medias palabras, sino que habla claro, dice la verdad”. 

“Esto provoca la reacción violenta de los oyentes y Esteban es condenado a muerte, condenado a la lapidación. Pero, él manifiesta la verdadera “tela” del discípulo de Cristo. No busca escapatorias, no se apela a personalidades que puedan salvarlo sino que pone su vida en las manos del Señor y la oración de Esteban es bellísima, en aquel momento: “Señor Jesús, recibe mi espíritu” (Hch 7,59)-y muere como hijo de Dios, perdonando: “Señor, no atribuyas a ellos este pecado” (hch 7,60). Estas palabras nos enseñan que no son los bellos discursos que revelan nuestra identidad de hijos de Dios, pero sólo el abandono de la propia vida en las manos del Padre y el perdón para quien nos ofende nos hacer ver la calidad de nuestra fe”.

“Los mártires-agregó en el saludo a los fieles árabes- son aquellos hombres y aquellas mujeres fieles a la fuerza afable del amor, a la voz del Espíritu Santo, que en la vida de cada día tratan de ayudar a los hermanos y de amar a Dios sin reservas; ellos nos enseñan que, con la fuerza del amor, con la bondad, se puede luchar contra la prepotencia, la violencia, la guerra y se puede realizar con paciencia la paz”

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: para la Iglesia, fue un año de alegría y aflicciones, en medio de abusos y nuevos mártires
21/12/2018 14:04
Papa: Quien proclama a Jesús es llamado a servir y los que sirven anuncian a Jesús
29/05/2016 12:31
Papa: La esperanza. Nosotros los cristianos somos más de primavera que de otoño
23/08/2017 12:45
Papa: estoy con los cristianos perseguidos de Mosul y del Medio Oriente
20/07/2014
Josim Murmu, de un pueblo donde el 100% es tribal: el Papa Francisco me hará sacerdote
29/11/2017 10:37