19/08/2020, 10.59
LIBANO
Enviar a un amigo

Patriarca maronita: la ‘neutralidad activa’ por la unidad y la salvación del Líbano

de Fady Noun

Para el Card. Raï está en peligro la existencia misma del país en este período de cambios políticos y geográficos. La “Suiza de Oriente” y los conflictos que han trastornado a la nación y a la región. Onu y comunidad internacional deben resolver el problema de los refugiados palestinos y de los prófugos sirios.

 

Beirut (AsiaNews) - ¿La unidad del Líbano está amenazada? Es cuanto afirma con fuerza el patriarca maronita, el Card. Beshara Raï, que publicó apenas ayer 18 de agosto un “Memorándum sobre el Líbano y la neutralidad activa” de 9 páginas en el cual se declara a favor de este “no alineamiento” que considera esencial para la sobrevivencia del país y su vocación histórica. “La multiplicidad y la profundidad de las diferencias amenazan no sólo al Estado, sino también a la esencia misma del país”, o sea su razón de ser y su existencia misma “en este período lleno de cambios geográficos”.

“La neutralidad del Líbano es la garantía de unidad del país y de su puesto en la historia, sobre todo en este período lleno de cambios geográficos y constitucionales”, afirma el patriarca en el preámbulo de su memorándum, recordando en su homilía del 5 de julio había pedido a la ONU “obrar por el consolidamiento de la independencia del Líbano y de su unidad, para la aplicación de las resoluciones de las Naciones Unidas que le conciernen y para reconocer su neutralidad”.

Este llamamiento había obtenido el apoyo de algunos y provocado las reservas de otros, admite en la sustancia. En su memorándum, el patriarca trata de explicar el”por qué” de su pedido y de disipar algunas de las ambigüedades que había planteado. El documento patriarcal cita en modo explícito como razón de ser de la campaña en favor de la “neutralidad activa” el puesto preponderante y desproporcionado que tomó Hezbolá en la vida de la nación.

Pero, antes de llegar a esto, él comienza con el precisar que esta neutralidad, si bien no haya asumido el aspecto de rango “constitucional”, no era por esto menos presente en el espíritu de los fundadores del Estado del Gran Líbano (1920), “como política de defensa y de las relaciones exteriores que esta nueva y pequeña entidad política que venía a ser el Líbano habría debido seguir para afirmar su existencia y preservar su independencia, unidad e identidad”.

“Esta tendencia-agrega- fue confirmada en 1943, cuando el gobierno de la independencia declaró que el Líbano se habría comprometido por la neutralidad entre Oriente y Occidente”.

“El relativo alejamiento del Líbano de los conflictos de la región, entre 1943 y 1975, generó prosperidad  e le hizo ganar al Líbano el título de “Suiza de Oriente” asegura el patriarca. Gracias a esta política, “el Líbano logró preservar la unidad de su territorio, no obstante los planes de unidad árabe y las múltiples guerras árabes-israelíes”. 

El primero, serio alejamiento de esta política de no alineamiento sucede “con el ingreso del factor palestino en la escena interna y el inicio de la actividad militar palestino en el Líbano, con el apoyo de algunos libaneses, que se manifestó algún tiempo después con la explosión de la guerra sw 1975”, prosigue el meorándum. 

“Frente a la división entre cristianos y musulmanes que bloqueó la gobernabilidad, el Estado libanés cedió y aceptó comprometer su soberanía, firmando el Acuerdo del Cairo en 1969, que autorizó a las organizaciones palestinas a realizar operaciones militares contra Israel partiendo del sur del Líbano”. Éste es de alguna manera, el pecado original. 

Desde aquel momento en más, “continuó la cadena de alineamiento del Estado y de los grupos libaneses, con conflictos ideológicos, políticos, militares y confesionales en Oriente Medio. Israel ocupó el Líbano (1978-2000), las organizaciones palestinas han dominado el resto de territorio hasta el centro de Beirut (1969-1982), luego el ejército sirio entró en su territorio (1976-2005), mientras se registraba al mismo tiempo el nacimiento de Hezbolá con su proyecto basado sobre la República islámica de Irán, en sus dimensiones religiosa, militar y cultural (1981-...)”. Obrando así, el patriarca maronita acusa al partido filo-iraní y a las políticas que de estas consiguen ser un factor de disgregación del Líbano, que va corregido con un retorno a la “neutralidad activa”.

“Todos los acontecimientos sucedieron a causa del alejamiento del país en relación con la política de neutralidad, por otro lado reconocida también sin su inserción en la Constitución”, prosigue el memorándum. De este modo el Estado perdió su propia autoridad interna, el país su soberanía territorial, la nación su rol político, la fórmula de gobierno el propio equilibrio y la sociedad la propia especificidad a nivel de civilización. Este desequilibrio además produjo conflictos internos secundarios. Es por eso que el Líbano, de este modo, hoy se encuentra oscilando entre unidad y división”.   

“La experiencia de cien años (1920-2020) de vida del Estado del Gran Líbano demostró que es difícil ser ‘el país-mensaje’ sin adoptar el régimen de neutralidad. El alineamiento con los conflictos de Oriente Medio y de sus pueblos influenció la fórmula de la partnership entre cristianos y musulmanes, en sus aspectos espirituales, nacionales y humanos. El Líbano así entró en un estado de desintegración y los varios intentos de solución y compromiso fracasaron. He aquí por qué nada salvaría su unidad, independencia y estabilidad sino la neutralidad, sabiendo que la multiplicidad y la profundidad de las diferencias amenazan no sólo al Estado sino a la esencia misma del país”.

La declaración de neutralidad del Líbano es un acto fundante, como la declaración del Estado del “Grande Líbano” en 1920 y la declaración de independencia en 1943. El primer acto impidió la fusión de los libaneses en la unidad árabe-islámica y les garantizó a ellos el régimen democrático parlamentario y la convivencia. El segundo acto concedió la soberanía al Estado naciente y consolidó su puesto en el círculo de las naciones. El tercer acto, por el cual nos estamos ocupando, impide la división del Líbano, lo protege de las guerras y conserva su especificidad. La neutralidad es por lo tanto ‘el pacto de estabilidad’, después de los dos pactos de existencia y soberanía”.

Pero, ¿qué le pide exactamente el Líbano a la ONU?

Además de la narración histórica que se vuelve argumento en favor de la neutralidad, el documento afirma que “para sobrevivir es necesario que las Naciones Unidas, junto a los países interesados, encuentren una solución para medio millón de refugiados palestinos y los más de 1 millón y medio de evacuados sirios presentes en el propio territorio”. Y, en general, que se apliquen las resoluciones del Consejo de seguridad sobre él. De tal modo disipa la confusión alrededor a un pedido de “reconocimiento internacional de la neutralidad del Líbano”, a la cual se prestaba la interpretación de la homilía citada al inicio del artículo.Aquello que el patriarca busca es una mayor comprensión de lo que rinde su histórica vocación al Líbano. “un mensaje de libertad y un ejemplo de pluralismo para Oriente, como para Occidente” como lo afirmó con palabras inolvidables el Papa Juan Pablo II en su Carta apostólica a todos los obispos de la Iglesia católica sobre la situación del Líbano (1989). “Si este país-advertía el Papa- viniera a faltar, la causa misma de la libertad sufriría un jaque mate dramático (...). La desaparición del Líbano se convertiría sin duda alguna en uno de los remordimientos del mundo. Su salvaguardia es una de las tareas más urgentes y más nobles que el mundo contemporáneo debe asumirse”. No podría existir una súplica más grande.

Para sostener a la población de Beirut y del Líbano, y para colaborar con Caritas Líbano, AsiaNews ha decidido lanzar la campaña “Socorrer a una Beirut devastada”. Quienes deseen colaborar, pueden enviar sus donativos a: 

- Fondazione PIME - IBAN: IT78C0306909606100000169898 - Código de Identificación del Instituto (BIC): BCITITMM - Motivo: “AN04 –  SOCORRER A UNA BEIRUT DEVASTADA”.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Beirut, enfrentamiento sin precedentes entre la Iglesia maronita y un periódico filo-Hezbolá
26/08/2020 10:22
Beirut, jóvenes cristianos y musulmanes: unidos son el hilo de la esperanza
10/08/2020 12:41
Un corazón late bajo los escombros de Beirut
04/09/2020 16:38
Lograron controlar el incendio. Se abre otra investigación
11/09/2020 12:22
Hezbolá está abierto a la reforma ‘laica’ del Líbano que invoca Aoun
31/08/2020 14:33