25/10/2019, 14.21
LÍBANO
Enviar a un amigo

Protestas en el Líbano: también los pueblos necesitan soñar

de Fady Noun

Con el levantamiento del 17 de octubre, nos enfrentamos al momento de la fundación de una nueva conciencia cívica. Los libaneses deciden superar el mal que se ha hecho en la guerra civil. Su demanda de justicia social no puede ser ignorada o minimizada.

Beirut (AsiaNews) - Los deseos de ciudadanía y justicia son algunas de las características más profundas de la revuelta que estamos presenciando. De todas las reflexiones que esta plantea, la que le da la función principal de poner fin simbólicamente a la guerra civil es la más conmovedora, la más verdadera, la más inesperada.

Aquí está el pueblo libanés, con todas las comunidades reunidas y las clases mezcladas, experimentando una inmensa catarsis que lo revela a sí mismo y lo libera de la camisa de fuerza que le había sido impuesta. Le costó casi 200.000 entre muertos y desaparecidos y Dios sabe cuántos heridos, discapacitados, traumatizados de por vida (porque la mente puede serlo tanto como el cuerpo) y exiliados.

No se ha pedido ni concedido ningún perdón real por esta furia que ha devastado un Líbano atrapado en el juego de las naciones. Una nueva generación se moviliza y decide trascender este trauma, en la euforia de una renovada pertenencia nacional transeuropea: de eso se trata; y sería imperdonable cerrar los ojos ante este desafío, en nombre de la economía o de la seguridad; suspender esta increíble mezcla de miembros de un mismo pueblo que, de derrotistas y postrados, toman o retoman el debate público y se sienten por primera vez dueños de su historia. Hay un sueño infinitamente precioso que no debe ser roto. La gente también necesita soñar.

Con el levantamiento del 17 de octubre, nos enfrentamos al momento de la fundación de una nueva conciencia cívica en la que los libaneses trascienden el mal que se ha hecho, a pesar de los discursos populistas que querían impedirlo. Hay una enorme y extraordinaria lección de civismo, con el sonido de las orquestas y el canto del himno nacional. "Es un momento feliz esa insurrección en la que el sufrimiento de los hombres y mujeres de Trípoli resuena con los hijos e hijas de Jounieh, Beirut, Tiro y otras regiones. Y viceversa. La diversidad se convierte en fragmentación cuando no está ligada a la solidaridad social, cuando no tiene como horizonte la dignidad de cada ser humano, la justicia social universal y el desarrollo sostenible", escribe la Fundación Adyan en su sitio web.

La demanda de justicia social de la insurgencia no puede ser ignorada o minimizada. Han surgido disparidades frente a la corrupción y al dinero público robado o malgastado. Nos encontramos en medio de una sacudida por una vida más digna y las denuncias de desempleo desenfrenado están aumentando con regularidad. Además, si los hombres en el poder no hubieran sido tan miopes, lo primero que habrían hecho, lo más llamativo, habría sido otorgar inmediatamente un mandato a los guardabosques y otros voluntarios de la Protección Civil, privados de sus derechos por el despotismo de un grupo que se cree investido de la misión de "defender los derechos de los cristianos".

Los incendios a principios del mes están todavía en la memoria de todos; han puesto de relieve de manera ejemplar las precarias condiciones de vida de algunas categorías sociales. Es a ellos a quienes hay que mirar cuando hombres y mujeres desdentados se acercan al micrófono. La falta de atención dental es emblemática de la extrema pobreza. Y según las estadísticas, casi 50.000 familias viven por debajo del umbral de la pobreza extrema, es decir, unos pocos dólares al día.

Algunas de sus caras demacradas y barbas largas han aparecido en la pantalla pequeña. ¿Podemos olvidarnos de la categoría vulnerable de los discapacitados físicos y, sobre todo, mentales, que se han visto reducidos a la mendicidad en un intento de mejorar una situación económica ya de por sí miserable? ¿Podemos olvidar la suspensión de los préstamos inmobiliarios, que ha reducido a la desesperación a miles de parejas jóvenes sin recursos? ¿Podemos olvidarnos de la vergüenza de nuestras cárceles, donde hierve la sangre de tantos jóvenes?

Luc Balbont, blogger de L'Oeuvre d'Orient, escribe: "Lo que ha estado sucediendo desde el pasado jueves 17 de octubre en el Líbano es uno de los episodios de una revolución cívica global contra los abusos de un liberalismo salvaje globalizado, indiferente a las dificultades y sufrimientos cotidianos de la gente.

Este es también el caso de Francia con el movimiento de chalecos amarillos que estalló en noviembre de 2018, pero también en Argelia desde febrero y en Bagdad desde principios de octubre. ¿Qué quieren estos miles de libaneses, cristianos, musulmanes, drusos o agnósticos que invaden las calles de las ciudades, de norte a sur? Simplemente un estado de derecho, un estado cívico con servicios públicos decentes: agua, electricidad, transporte público, hospitales, carreteras en buen estado, justicia social, igualdad, etc. ¿Y qué es lo que ya no quieren? Un país gestionado desde la independencia en 1943 por padres e hijos de las mismas familias, que dan prioridad a sus propios intereses a expensas de los de la comunidad, "confesionalizándolo" para someterlo mejor. No quieren vivir bajo el yugo de pequeños y codiciosos dictadores medievales.

Cómo terminar este artículo sin rendir homenaje a los incansables cronistas independientes, que desde el 17 de octubre han estado recorriendo el país para cubrir esta revuelta sin precedentes en nuestra historia. Cada uno de ellos debe recibir una medalla. En su papel de espejo y amplificador de la revuelta por la dignidad, han hecho maravillas; sin ellos, este alboroto nacional podría haber quedado sin aliento. Nos reconcilian con un panorama mediático caótico, que durante demasiado tiempo ha fragmentado a los libaneses en lugar de reunirlos. Al participar en el discurso nacional de hoy, están redimiendo y reparando lo que han ayudado a destruir: nuestra unidad.

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Beirut: líderes cristianos junto a los manifestantes, para el ‘renacimiento’ del pueblo libanés
24/10/2019 10:50
Obispos maronitas, ‘satisfechos’ con el programa de gobierno. Mons. Aoun: cauto optimismo
06/02/2020 15:56
Beirut: nace el nuevo gobierno del premier Diab, mientras continúan las protestas masivas
22/01/2020 10:55
Card Rai: los políticos libaneses, responsables de la ‘vergüenza y la desgracia’ en el país
20/01/2020 11:26
Obispos maronitas piden no demorar más la formación del gobierno y sostener una economía integrada
09/01/2020 11:17