13/10/2016, 20.51
CHINA - VATICANO
Enviar a un amigo

Quién es el responsable del caos en la Iglesia católica en China?

de Pietro

Una reflexión sobre el caso del Pbro. Dong Guanhua, que fue ordenado obispo sin el mandato papal y que tomó posesión el 11 de septiembre pasado. Un caso aislado, que ha sido condenado por muchos obispos no oficiales. La Iglesia subterránea durante décadas ha salvaguardad la fidelidad a la Santa Sede. Debemos estar atentos a no utilizar este caso para los propios fines y para condenar a los demás. El problema de conciencia ante la Asociación patriótica. 

Beijing (AsiaNews) – Si se mira para atrás, desde la toma del poder del Partido comunista chino en 1949 y por más de 60 años, la Iglesia católica de China siempre ha experimentado muchísimas dificultades. Por ejemplo, todos los misioneros extranjeros fueron expulsados o arrestados, el clero chino huyó o fue arrestado; inmediatamente después los seminarios fueron clausurados. En 1957, cuando se fundó la llamada “Asociación Patriótica de católicos chinos”, fue creado un gran número de “obispos auto-nombrados y auto-ordenados”, formando una “Iglesia católica china” que marchaba contra la Santa Sede.

Naturalmente, también ha habido católicos que fueron leales con su fe y han derramado su sangre para dar testimonio de ella.

En 1966 estalló la Revolución cultural. Los daños que fueron provocados a la Iglesia católica con indescriptibles. Muchas iglesias fueron destruidas; la Iglesia católica fue prohibida por ser considerada una organización contrarrevolucionaria; cierto número de obispos, sacerdotes y religiosas fueron obligados a abandonar la vida religiosa. Casi no existía entonces una Iglesia católica visible. De alguna manera, [en este período] las prisiones sirvieron como refugio, para la protección del clero católico y de los creyentes.  

En 1978, el gobierno chino adoptó una política de reforma y de “puertas abiertas” hacia el mundo externo. Muy gradualmente, se fue actuando una política de libertad religiosa, en la cual obispos y sacerdotes, uno tras otro, fueron liberados de las cárceles. Para la Iglesia en China el papa Juan Pablo II adoptó la “Ostpolitik” del Card. Casaroli. La Santa Sede supo garantizar privilegios especiales a las “comunidades de la Iglesia subterránea” de China, como el de ordenar obispos por cuenta propia.  [Al mismo tiempo] la Santa Sede adoptó una política conciliatoria para con la “comunidad de la Iglesia abierta [oficial, reconocida por el gobierno – ndr]”. En la medida en que los obispos subterráneos “ilegales” expresaban su obediencia al Papa, éstos eran legitimados. Esta doble política condujo a un escenario jamás visto en la Iglesia católica china: la misma dio lugar a un período de la historia de la Iglesia en China en el cual había un enorme número de “obispos ilegítimos”, porque había lugares con dos o tres obispos en la misma diócesis. Y, en efecto, apareció un cierto número de candidatos episcopales de bajo nivel.

Con el desarrollo de la sociedad y la facilidad en las comunicaciones, cambió la situación que requería el uso de privilegios especiales. En el año 2007, el Papa Benedicto XVI difundió su carta pastoral dirigida a los católicos chinos, en la cual revoca dichos privilegios para China. Este tipo de desarrollo era inevitable.

Para que se cumpla una plena comunión entre la Iglesia de China y la iglesia universal, el Papa Francisco está deseoso de llegar a un acuerdo con el gobierno chino, a fin de que se posibilite que los obispos de China vivan de acuerdo a la tradición católica. Al mismo tiempo, el gobierno chino tiene posibilidades de participar en el proceso. Es obvio que la intención y la estrategia generan un fuerte sentido de preocupación política. La Santa Sede ha hecho concesiones tales, al punto que los obispos chinos prácticamente no tienen ningún derecho a elegir los candidatos [al episcopado]. Esto sucede porque quienes encabezan la llamada “Conferencia de obispos católicos chinos” y la “Asociación patriótica de católicos chinos” siempre han sido manipulados y controlados por las autoridades chinas y no son sino marionetas oficiales. Por ende, si los candidatos son seleccionados por la llamada “Conferencia de obispos católicos chinos”, el consiguiente nombramiento por parte del Papa no reviste ningún significado concreto. Los obispos de la Iglesia subterránea no pueden recomendar a sus candidatos, leales a la Santa Sede [por estar de momento excluidos de la “Conferencia”]; y aún si los obispos subterráneos participasen en la “Conferencia de obispos católicos chinos” no podrían ejercer sus derechos.

Luego queda ver si los obispos y sacerdotes de las comunidades subterráneas estarán deseosos de participar en la Asociación patriótica de católicos chinos; una cuestión que ha de ser afrontada. La razón es que la comunidad de la Iglesia subterránea siempre ha insistido en su fidelidad a la Santa Sede, rechazando la Asociación patriótica [1].

Pero siendo que ahora la Santa Sede está deseosa de llegar a un acuerdo con el gobierno chino, se prevé que habrán de hacerse algunas concesiones. Pero aceptar o no a la Asociación patriótica por parte de la comunidad subterránea es un problema de conciencia.

Creemos que la mayoría de los obispos de la comunidad subterránea quieren alcanzar cuanto antes la plena comunión de Iglesia de China con la Iglesia universal,  y que desean reconciliarse con la Iglesia oficial hasta llegar a ser una sola cosa. Muchas diócesis están esforzándose por la reconciliación, como es el caso de Hanzhong, Wenzhou y Huang Shoucheng de Mindong- ellos están trabajando y lo demuestran con sinceridad,  y sus esfuerzos están dando frutos.

En los períodos difíciles, los obispos y los sacerdotes de la comunidad subterránea- especialmente los que son muy respetados como Mons. Fan Xueyan de Baoding, Liu Guandong de Yixian, Li Bingyao de Heze, Guo Wenzhi de Qiqihar, Gao Kexian de Yantai, Fan Zhongliang de Shanghái y Huang Shoucheng de Mindong, han defendido a la jerarquía de la Iglesia católica en China y esto es algo conocido por todos.

El reciente caso de Dong Guanhua, ordenado obispo sin el mandato papal, es un caso singular, y no un fenómeno común en la vida de la Iglesia china, que se orienta rumbo a la normalización.

Ante todo, cuando Dong Guanhua se instaló abiertamente como obispo el pasado 11 de septiembre de este año, Mons. Jia Zhiguo, el obispo de Zhengding, que fue siempre fiel a la Santa Sede, hizo una declaración con fecha 13 de septiembre, diciendo: “Por el hecho de que Dong Guanhua se hizo ordenar obispo en forma privada y tomó posesión el 11 de setiembre 2016, Dong y quien lo ordenó han violado el Canon 1382 del Derecho canónico y están sujetos a (inmediata excomunión) “Latae sententiae” (v. foto 2). Esto demuestra que los obispos de la comunidad subterránea, que son fieles al Papa, no actúan como Dong, que atacó verbalmente al Papa Francisco y rechazó la carta pastoral de Benedicto XVI.

En Europa, cuando la Iglesia de Checoslovaquia era perseguida, hubo obispos que llegaron a ordenar a mujeres como obispos, se trató de casos particulares y éstos no pueden ser tomados como un rechazo a la fidelidad por parte de la Iglesia subterránea checoslovaca en aquellos tiempos difíciles. Del mismo modo, para la Iglesia de China, que atravesó un largo período de persecución y sufrimientos, es inevitable asistir a casos como el de Dong Guanhua.

Ha de ser dicho que si hubo alguien que manipuló las cosas de modo secreto o conspiró para destruir la imagen de la comunidad de la Iglesia subterránea, éste debiera ser condenado. Y si hubiera alguien dispuesto a usar el caso de Dong Guanhua y su ordenación episcopal privada “como el acto de un obispo de la comunidad subterránea contra la Santa sede”, esto sería algo injusto y falso. En particular, debe destacarse que obispos como Shao Zhumin de Wenzhou, Wei Jingyi de Qiqihar, Guo Xijin de Mindong, Jin Lugang de Nanyang y Peng Weizhao de Yujiang no están para nada de acuerdo, y no apoyan en absoluto, el comportamiento insolente de Dong.

Aunque el Papa cambie su estrategia para con el gobierno chino y aún si este cambio no fuera beneficioso para la comunidad subterránea, estos obispos de la comunidad subterránea jamás realizarían estas acciones absurdas e indignantes.

Al mismo tiempo, hemos de tratar de comprender las razones por las cuales ha sucedido un caso como el de “Dong Guanhua, ordenado obispo de manera privada”. Porque hay muchas razones que han contribuido a ello. Y éstas no deberían ser evaluadas de modo superficial. Hay razones que pueden entenderse o hallarse en la situación política, o en la estrategia de la Santa Sede, y también debido al carácter radical de Dong.

El caso de la ordenación episcopal privada de Dong puso a todos en un estado de alarma. En el proceso de comunión entre la Iglesia de China y la Iglesia universal, como también en la reconciliación entre la comunidad subterránea y la oficial, debemos seguir siendo racionales, enfrentando y evaluando la situación, sin banalizar las causas para usarlas a favor de nuestros intereses y sin combatir unos contra otros.

 

No se puede generalizar el caso individual de Dong Guanhua, ordenado obispo sin el mandato del Papa.

 

Pietro (sacerdote del noreste de China)

 

12 de Septiembre de 2016

________________________________________________________________________________

[1] La Asociación patriótica, además de ser un instrumento de control del Partido comunista, proclama en su estatuto el querer edificar una “Iglesia independiente”. Además, por su posición de superioridad con respecto a los obispos, es “inconciliable con la doctrina católica”, como afirma Benedicto XVI en su Carta a los católicos chinos (n. 7, nota 36-ndr).

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Estima por el Card. Tong, escepticismo en relación al diálogo China-Vaticano (I)
08/08/2016 15:28
Sacerdotes y fieles de China critican la nueva reglamentación sobre las actividades religiosas
27/09/2016 15:26
Dudas e indiferencia de los católicos chinos hacia el artículo del cardenal Tong
14/02/2017 13:42
El artículo del Card. Tong, sobre el diálogo China-Santa Sede, que despierta alegría y confusión
09/02/2017 16:10
Continuar el diálogo China-Santa Sede, pero defendiendo más a los cristianos (3)
10/08/2016 14:39