10/05/2018, 13.09
VIETNAM
Enviar a un amigo

Religiosas protestan en Hanói y Saigón: las autoridades expropian sus conventos

de J.B. An Dang

Los proyectos para la construcción de complejos comerciales en los terrenos expropiados. Agredida una religiosa que intentaba impedir el inicio de los trabajos. Decenas de religiosas de la comunidad de las religiosas vietnamitas de San Pablo marchan por el centro de Hanói. En Saigón, las religiosas combaten por el respeto de un acuerdo firmado en 1975. Las autoridades intentan apropiarse de edificios destinados para un uso escolar.

Hanói (AsiaNews)- Las religiosas de dos conventos situados en las “tierras doradas (aquellas con mayor valor económico- Ndr) de las mayores ciudades del país protestan contra las autoridades locales. Los gobiernos intentan obligarlas a renunciar a sus legítimas propiedades de sus tierras, para dar espacio a la construcción de complejos comerciales.

Decenas de religiosas de la Comunidad de las hermanas vietnamitas de san Pablo marcharon en el centro de Hanói, antes de llevar la protesta por horas delante del edificio oficina del Comité popular del distrito de Hoàn Kiếm (foto). Ellas denuncian la construcción ilegal de un complejo comercial en sus terrenos. El día antes, la construcción en el lugar reinició después de un breve período de detención debido a las protestas del Card. Peter Nguyễn Văn Nhơn, arzobispo di Hanói. En el intento de impedir el reinicio de los trabajos, una religiosa intentó bloquear el ingreso al monasterio. La religiosa sufrió la agresión de un grupo de matones enviados en apoyo de los obreros, que la golpearon hasta desmayarla.

Fundada en 1883, la Comunidad de las hermanas vietnamitas de San Pablo tiene sede en el centro de Hanói. El edificio fue confiscado casi totalmente por el gobierno comunista en 1954. Una pequeña parte fue restituida a las hermanas cuando ellas abrieron un dispensario para los pobres, una residencia para niños huérfanos y un refugio para muchachas. Ahora el gobierno aprobó y realizó en modo rápido la demolición del edificio, para construir un edificio de 5 pisos. Desde 2011, la arquidiócesis de Hanói, legítima propietaria de la estructura que está en la cima en la cual está aún visible una cruz, en varias ocasiones su protesta contra la violación de los derechos legítimos de los católicos. Las autoridades habían interrumpido la construcción. Pero ahora, después de una campaña de represión contra una secta coreana, ahora se extendió a todas las religiones para promover el odio entre religiosos y no religiosos, las autoridades ciudadanas consideran que sea el momento justo para reiniciar el proyecto.

En el sur del país, en Ho Chi Minh City (Saigón), el gobierno comunista pide todavía una vez más a la Comunidad de las amantes de la Santa Cruz en el distrito de Thủ Thiêm, para que abandonen su convento para dar vía a la construcción de nuevos proyectos urbanos en el área. Las religiosas están en Vietnam desde la fundación de la comunidad, n 1840. Después de la caída de Saigón, la unificación del país y la toma del poder por parte de los comunistas del Norte, las religiosas han cedido la gestión de las escuelas primarias en beneficio de Departamento de Educación de Ho Chi Minh City. El acuerdo firmado es del 5 de diciembre de 1975. El documento establece en modo claro que la arquidiócesis de Saigón, concedió el uso de los locales por el año escolar 1975/76 con la sola finalidad escolar y didáctica, mientras que la propiedad permanece en manos de la Iglesia católica. Además, en el caso los edificios fuesen utilizados para otras finalidades diversos de los estipulados, el acuerdo afirma que “ambas partes deben declarar el propio consentimiento”.

Las escuelas están cerradas desde el 5 de setiembre de 2011. Las autoridades locales han destinado una de estas (la escuela primaria Thủ Thiêm en el Distrito 2) para colocar las oficinas gubernamentales y una comisaría policial local. También han iniciado los trámites burocráticos para la transferencia de propiedad, que significa la expropiación de las estructuras de las religiosas. En los últimos 12 años, las autoridades locales ejercitaron diversas y repetidas presiones contra las hermanas, para que ellas dejen su histórico convento, el más antiguo de Saigón, para abrir el camino a la construcción de nuevos proyectos de áreas urbanas. Esta semana, la presión alcanzó su ápice en una atmósfera antirreligiosa alimentada por los medios estatales. Por el momento, en el convento de Thủ Thiêm viven 381 religiosas con votos perpetuos, 98 con votos temporáneos y unas 100 postulantes.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Centenares de parientes de las víctimas del 11/9 inician acciones legales contra Riad
22/03/2017 13:04
Saigón, el compromiso de la Iglesia por las familias y los emigrantes
30/08/2018 16:14
Saigón, los despojos del difunto arzobispo vuelven a la arquidiócesis
16/03/2018 15:50
Hanói, el catecismo de los jóvenes para contrastar ‘una sociedad humillada’
16/08/2018 15:23
Hanói, el compromiso de la arquidiócesis por los jóvenes y las familias
04/01/2018 14:26


Viajes