18/05/2020, 12.39
IRÁN
Enviar a un amigo

Teherán condena a cinco años a la científica franco-iraní Fariba Adelkhah

La investigadora de Sciences Pro fue hallada culpable de “conspiración” por minar “la seguridad nacional”. Un año, y pena en suspenso, por “propaganda contra el sistema político”. Francia cuestiona la “condena política”; activistas y colegas exigen su liberación. Los familiares de Kylie Moore-Gilbert desmienten los rumores de un intento de suicidio en la celda.

Teherán (AsiaNews/Agencias) - Un tribunal de Teherán condenó a cinco años de prisión a la antropóloga e investigadora franco-iraní Fariba Adelkhah, devenida el centro de una controversia política y humanitaria que enfrenta a París y a la República Islámica hace más de un año. Según fue informado el pasado fin de semana por su abogado, Saïd Dehghan, los jueces hallaron culpable a la mujer por “colusión con el propósito de atentar contra la seguridad nacional”. A la sentencia se suma un año más, con pena en suspenso, por “propaganda contra el sistema político” iraní.

Fue inmediata la respuesta de las autoridades francesas, que “condenan firmemente” la sentencia del tribunal. Para el ministro de Relaciones Exteriores, Jean-Yves Le Drian, “no se funda en ningún elemento [jurídico] o hecho serio” y por tanto “se reviste de connotaciones políticas”, motivo por el cual clama por la liberación de la mujer, sin condiciones. 

Arrestada y recluida en la prisión de Evin, en los suburbios de la capital, desde junio del 2019, la investigadora y experta en islam chiíta tiene 61 años y colabora con el Centro de Investigaciones Internacionales (CERI) de la universidad parisina Sciences Pro. En un mail enviado a sus alumnos, el instituto también comentó la condena de Adelkhah, definiendo la noticia como “terrible, inaceptable y repugnante”, y como un motivo de “cólera, tristeza e indignación”, advirtiendo que “no renunciaremos” a la búsqueda de justicia. 

El abogado a cargo de la defensa ya ha anunciado su intención de apelar la sentencia. En los meses anteriores al inicio del proceso, que comenzó en el mes de marzo, el Ministerio Público descartó las acusaciones de espionaje, que habrían conllevado una pena todavía mayor. El arresto, junto al colega y experto en estudios africanos, Roland Marchal (que se encontraba realizando una visita personal) data del 5 de junio del 2019, cuando los Guardianes de la Revolución arrestaron a la pareja en el aeropuerto internacional de Teherán. 

Durante los meses de prisión, mientras aguardaba el proceso, la estudiosa organizó una huelga de hambre junto a la investigadora y universitaria Kylie Moore-Gilbert, de origen australiano, quien también ha quedado en el centro de una controversia internacional y se encuentra detenida en la cárcel de Evin. Los temores de los amigos y colegas de la docente e investigadora se han visto alimentados por la pandemia del nuevo coronavirus, que está azotando duramente a Irán, donde las cárceles han revelado ser uno de los principales focos de difusión. “Sufre de una enfermedad renal - subraya su abogado - como consecuencia de la huelga de hambre”. 

En los últimos años, y particularmente desde el retiro unilateral de los Estados Unidos del acuerdo nuclear (JCPOA) y la introducción de nuevas sanciones, han aumentado los casos de arresto de ciudadanos con doble nacionalidad, la mayor parte de las veces acusados de espionaje por cuenta de potencias extranjeras. El gobierno de Teherán no reconoce el estatus de doble ciudadanía y, según las denuncias de activistas y ONGs, usa la “tortura psicológica” y comete “violaciones a los derechos humanos” durante el período de detención. 

En los últimos días, volvió a ocupar los titulares el caso de la académica Kylie Moore-Gilbert, una australiana de origen británico condenada a 10 años de prisión por espionaje. Según algunos activistas, a principios de mes, la mujer habría intentado suicidarse en su celda en reiteradas oportunidades, y acusan al gobierno de Canberra de no haberse movilizado lo suficiente para obtener su liberación. Sin embargo, los parientes de la mujer afirman que ella goza de buena salud “considerando su situación” y las condiciones de las prisiones en Irán. 

En un comunicado, el Departamento australiano de Asuntos Exteriores y Comercio (DFAT) subraya que la familia ha conversado “varias veces” con la prisionera en las últimas semanas. “Niega enérgicamente - prosigue el documento - la información de la crónica según la cual ella habría intentado suicidarse o habría sido torturada”. Para la familia ella estaría “en buenas condiciones, teniendo en cuenta la situación”. La noticia de su arresto se remonta a septiembre del 2019, pero su detención habría sido cuatro meses antes. La investigadora ha permanecido cuando menos 10 meses en régimen de aislamiento”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Teherán libera a Kylie Moore-Gilbert, condenada por espionaje
26/11/2020 10:07
Institutos Confucio, la influencia de China en las universidades británicas
09/11/2019 16:06
29 mujeres iraníes arrestadas por protestar contra el velo obligatorio
02/02/2018 10:51
Parlamentarios iraníes: No a la represión y a los arrestos de periodistas, activistas y sindicalistas
09/09/2019 11:51