26/08/2019, 13.18
YEMEN-E.A.U.
Enviar a un amigo

Vicario de Arabia: en Yemen situación confusa y riesgo divisiones

Riad y Abu Dhabi tratan de recomponer las divisiones en la coalición anti-houthi. De Aden los enfrentamientos se extendieron a Taiz. Mons. Hinder: las potencias internacionales promueven una política de divisiones. Un Estado confederado una solución “válida”. Las oraciones comunes de musulmanes y cristianos para abrir caminos de paz y de justicia.

 

Abu Dhabi (AsiaNews)- La situación en Yemen, donde se reabrió recientemente otro frente de enfrentamiento entre filo-saudita y separatistas apoyados por los Emiratos, ambos en lucha contra los rebeldes houthi cercanos a Teherán, la situación “sigue siendo confusa y poco transparente”. Lo narra a AsiaNews Mons. Paulo Hinder, vicario apostólico de Arabia meridional (Emiratos Árabes Unidos, Omán y Yemen) que Abu Dhabi sigue de cerca las cuestiones yemenitas gracias también a las fuentes en el país, en espera de poder volver después de años de ausencia. “MIentras la región de Saná-agrega el prelado- por ahora parece estar relativamente tranquila, reiniciaron las batallas en el sur”, sobre todo en Aden.

A nivel oficial, subraya Mons. Hinder, todos los actores externos “declaran querer mantener la unidad la unidad”. En realidad también “la alianza bajo la guía de Arabia Saudita no es más cohesiva y muestra grietas” dentro de sí misma “a causa de intereses divergentes”. El presidente Abd Rabbih Manṣūr Hadi que representa al gobierno reconocido en el plano internacional “no goza de gran apoyo”. Mientras tanto, Aden que ya en el pasado fue la capital, “busca de nuevo ser independiente”.

La guerra en Yemen iniciada en 2014 como conflicto interno entre los gubernamentales filo-sauditas y los rebeldes houthi cercanos a Teherán, degenerado en marzo de 2015 con la intervención de la coalición árabe guiada por Riad, provocó más de 10 mil muertos y 55 mil heridos. Organismos independientes fijan el balance (entre 2016 y fines de julio de 2018) a cerca de 57 mil decesos.

Para la ONU el conflicto dio inicio a “la peor crisis humanitaria en el mundo”, cerca de 24 millones de yemenitas (par al 80% de la población) necesitan urgentemente asistencia humanitaria y la emergencia cólera aún preocupa. Los niños soldados serían unos 2500 y la mitad de las jovencitas se casa antes de los 15 años.

Complica la situación las ulteriores fragmentaciones en la coalición anti-houthi. En las últimas semanas el enfrentamiento pasó las fronteras de Aden, a Taiz en el centro del país. Desde hace días están en curso enfrentamientos a lo largo de la autopista Aden-Taiz entre separatistas meridionales y grupos salafitas patrocinados por Abu Dhabi y fuerzas del gobierno relacionadas con el partido al-Islah del presidente Hadi, bajo el ala de Riad. En el fin de semana se movilizaron las diplomacias saudita y de los Emiratos para alcanzar un cese del fuego entre aliados en las provincias disputadas de Abyan y Shabwa. 

Para el vicario de Arabia las potencias internacionales promueven un política “que conducirá a la división en dos o tres partes”, porque todos tienen miedo a un Yemen centralizado”, excepto a cuántos “tendrán el verdadero poder”. En este contexto un Estado confederado sería una solución “válida” si las partes “fuesen capaces de elaborar una Constitución equilibrada y justa, respetando las legítimas expectativas de tribales y actores regionales”. Pero para alcanzar el objetivo, advierte, se necesita “la capacidad de aceptar compromisos razonables”. 

Eventuales acuerdos. advierte, serán posibles “solamente en un clima mínimo de confianza”, en el cual “también los poderes externos” ayuden a resanar al país desestabilizado”. Las esperanzas de una tregua a breve tiempo son pocas porque demasiados aspectos “están en gran parte fuera de control” y quien sufre “es la población civil que lucha contra violencias, enfermedades y hambre”, mientras que la comunidad internacional “no sabe cómo reaccionar. Y calla”, pero este silencio “podría revelarse fatal”. 

La última reflexión del prelado está sobre el arma más eficaz, que “en realidad no destruye: la oración. Es tiempo que los musulmanes, cristianos y otros recen para que estén abiertos los caminos de la paz y la justicia”.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Misiles dirigidos contra la Meca y Jeddah abatidos por las fuerzas de seguridad sauditas
21/05/2019 11:17
Bombardeos sauditas, en respuesta a los ataques hutíes en los oleoductos
16/05/2019 10:59
Vicario de Arabia: Espero volver a Yemen antes de terminar mi obispado
29/03/2019 13:54
ONU: en Yemen, peligran 40 años de desarrollo económico y social
25/04/2019 11:44