06/11/2019, 15.05
INDIA_IRAK
Enviar a un amigo

Yo, sobreviviente a los horrores del Isis, lucho para que se reconozca el genocidio de los yazidíes

de Eman Abdulla

Eman Abdulla fue secuestrada en el verano de 2014 y por 9 meses vivió en manos de los yihadistas. La joven fue violada, vendida, reducida a esclavitud. Hoy trabaja en una asociación que se bate para salvar a las jóvenes víctimas de las violencias, ganadora del Premio Madre Teresa 2019. Y lucha por el reconocimiento internacional del drama vivido por su pueblo.

 

Mumbai (AsiaNews) - Contar las violencias y torturas sufridas, para que el mundo pueda escuchar “historias verdaderas” de tantas jóvenes y mujeres “aún hoy raptadas”, con la esperanza de “restablecer la verdad y la justicia”. Y alentar a la comunidad internacional a seguir “el paso” del Parlamento de Kurdistán, que el 3 de agosto votó el “reconocimiento del genocidio” del pueblo yazidí. es uno de los pasajes del testimonio de Eman Abdulla, yazidí de 18 años, secuestrada en 2014 y liberada después de 9 meses en manos de los milicianos del Estado islámico (EI, ex ISIS). “Fui violada- narra- golpeada, convertida a la fuerza al islam y reducida a esclava del sexo”.

Hoy Eman trabaja para una Ong con base en Dohuk, en Kurdistán iraquí, que se ocupa de los yazidíes escapados de la prisión bajo el ISIS. En estos años ha liberado y curado a 3515 personas capturadas en 2014 por los milicianos, entre los cuales hay 1983 niños, 1193 mujeres y 339 hombres. Su asociación está entre las cuales han ganado la edición 2019 del Premio Madre Teresa. A recibir el codiciado reconocimiento, durante la ceremonia oficial que se realizó el 3 de noviembre pasado, estaba la joven Eman, que narró su propia experiencia y lanzó un llamamiento para que se reconozca el “genocidio” sufrido por su pueblo en estos años. A continuación, su testimonio:

Soy la voz de las jóvenes yazidíes, reducidas a esclavitud por el ISIS.

Soy una muchacha originaria de Sinjar. Desde hace 5 años vivo en un tienda del campo de refugiados de Sharya, en la periferia de Dohuk, en el Kurdistán iraquí, que recibe evacuados a causa de la guerra.

Tenía sólo 13 años cuando fui raptada con otros 6 miembros de mi familia, entre los cuales mi madre, mi hermana de 12 años y un hermanito pequeño. Fui reducida a esclavitud, vendida en el mercado público, transcurrí 12 meses en cautiverio y vendida 3 veces, Fui violada, golpeada, convertida por la fuerza al islam y reducida a esclava del sexo.

Fui rescatada por la oficina del ex Premier de Kurdistán. hoy presidente y después de 3 días de camino en el desierto me socorrieron y llevado a la provincia de Nínive. Me visitaron en un hospital de Dohuk y luego fui transferida al centro de Sharya, donde pude reunirme con mi familia. Hoy vivimos reparadas en un tienda.

En los últimos 4 años continuamos viviendo en el centro, donde los problemas siguen siendo muchos. Las posibilidades de desplazamiento son limitadas porque la vida en la zona hay también una militar y no podemos volver a nuestras casas. Vivo llena de un miedo constante. Por el miedo de ser víctima de nuevos ataques, de ser secuestrada, torturada, reducida a la esclavitud. De noche, me despierto frecuentemente gritando, asaltada por las pesadillas e invocando ayuda.

En cuanto soy una joven, durante el día trabajo en una oficina que se ocupa de ayudar a los yazidíes que están aún en cautiverio. Sin embargo, por cuanto trato de hacer algo y ayudar a las personas, todavía hoy no logro olvidar cuanto viví en manos del Estado islámico. Todavía hoy 2902 siguen secuestrados y están experimentando lo mismo que yo viví en el pasado. Estoy segura, si posible, que hoy su realidad arriesga ser aún peor que la mía.

El 4 de agosto, durante un encuentro en Dohuk para celebrar el quinto aniversario del genocidio Yazidí, hablé frente a una multitud de mil personas, entre las cuales estaba también el presidente del Kurdistán iraquí, Nechirvan Barzani, y el líder espiritual yazidí Mer Hazim Beg. Además de ellos había también funcionarios de las Naciones Unidas y diplomáticos extranjeros. A todos ellos les pedí que pongan fin al genocidio yazidí y trabajar en la dirección de una reconstrucción de Sinjar, asegurando mientras tanto el retorno en condiciones de seguridad de los evacuados a sus casas. 

Pedí a la comunidad internacional ayudar a resolver las controversias políticas que todavía siguen en acto, entre el ejecutivo central iraquí y el gobierno septentrional de Kurdistán y de definir el status de Sinjar, en acuerdo con el Art. 140 de la Constitución iraquí, en base de la cual se deberá realizar un referéndum para establecer el destino final de Dinjar. ADemás agregué que las fuerzas peshmerga (los combatientes kurdos, protagonistas de la lucha contra ISIS en Irak) fueron de gran ayuda y junto al ejército iraquí, deberían estar en grado de garantizar un retorno seguro de los yazidíes a sus tierras.

Sueño con volver a casa, vivir en una verdadera habitación, con una habitación toda para mí. Sueño con poder salir durante las fiestas, como una normal joven de mi edad. Pero más que todo, sueño con poder volver a sonreir porque, después de este drama, me olvidé hasta qué quiere decir ser feliz y reír.

El 3 de agosto pasado el Parlamento regional de Kurdistán votó el reconocimiento del genocidio, un paso muy importante para todos nosotros. La comunidad internacional debería seguir el paso realizado por la región de Kurdistán, reconocer cuánto nos sucedió a nosotros, yazidíes.

Puedo también ser una pobre refugiada que vive todavía hoy en un campo de refugiados, pero decidí compartir con ustedes mi historia y poder contarla, de modo que también ustedes los oyentes puedan escuchar historias verdaderas jamás contadas sobre tantas jóvenes y mujeres todavía atrapadas en los campos, con la esperanza a veces vana de restablecer la verdad y la justicia.

(Se contó con la colaboración de Nirmala Carvalho)

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Yazidí que sobrevivió al ISIS: La muerte de al-Baghdadi no elimina la locura yihadista
30/10/2019 17:50
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Archivado el “Califato”, ISIS apunta ahora sobre la guerrilla para relanzar el jihad
25/05/2019 12:03
Kirkuk, serie de ataques con bombas causa varios muertos y heridos. Sospechan del ISIS
31/05/2019 10:07
Sacerdote caldeo: Mosul mira al trabajo y a la reconstrucción, no a los mensajes de al-Baghdadi
17/09/2019 15:06