14/05/2022, 10.10
LÍBANO
Enviar a un amigo

Beirut, la incógnita del 'voto útil' entre la oposición tradicional y la contestación

de Fady Noun

El Líbano acude a las urnas el 15 de mayo en una contienda electoral polarizada en torno a Hezbolá y sus aliados. El frente de protesta presenta el peligro de la multiplicación de listas y la dispersión del descontento. El problema de la preferencia única dentro de una lista cerrada. ¿Los cristianos y los expatriados pueden inclinar la balanza?

 

Beirut (AsiaNews)- Para las elecciones parlamentarias libanesas que se celebran mañana 15 de mayo, en las circunscripciones de mayoría cristiana como Beirut, Kesrouan-Jbeil, Metn, parte de Líbano-Norte y Zahlé, algunos ciudadanos están pensando en sacrificar su voto. Se plantean si es mejor favorecer a un candidato de su preferencia o apostar por otro que podría tener más posibilidades de ser elegido, en una realidad extremadamente polarizada en torno a Hezbolá y sus aliados, principalmente el Movimiento Patriótico Libre (CPL). Es lo que se conoce como "voto útil" y que, según los expertos, podría beneficiar a las Fuerzas Libanesas, que intentan desbancar al CPL de Gebran Bassil como principal partido del electorado cristiano. Sin embargo, la pregunta es ¿hasta qué punto ese voto favorecerá a las caras más conocidas de la oposición “tradicional”?

Tal como están las cosas, para una población frustrada por la mala gestión del gobierno que ha exhibido la clase dominante en el poder, el voto útil, o incluso el voto en contra, es la única opción que tiene a disposición. Y el frente que promueve la protesta popular podría ganar 11 o 12 bancas en el hemiciclo, sin contar los diputados electos en los partidos de oposición tradicionales. El principal argumento de los defensores del voto útil es la multiplicación de las listas de la oposición que nacieron a raíz de las protestas del 17 de octubre, la dispersión del frente que expresa el descontento y que termina desalentando a los votantes.

Entrevistada por L’Orient-Le Jour (Loj), una electora de Zalhé dice: “Mi esposo ya ha tomado una decisión, votará al FL para oponerse a Hezbollah y sus aliados. Yo todavía no he elegido. Me inclinaría por una de las figuras principales de la protesta, aunque soy consciente de los problemas políticos que hacen necesario un voto útil. Pero las cuestiones socioeconómicas también son importantes para mí, y creo que es fundamental votar según mis convicciones”.

Esta actitud es típica de lo que está ocurriendo en el electorado cristiano, aunque no solo aquí. Según una fuente política, el voto útil "lo ejercerán sobre todo aquellos que en realidad habrían optado por el cambio en otras circunstancias, pero prefieren concentrar sus votos en los partidos del llamado campo 'soberanista', que se opone Hezbolá y ha hecho de esta oposición su principal campo de batalla. Y el objetivo final sería impedir que la facción que se remite a Hezbollah obtenga una amplia mayoría en el Parlamento”.

El tema genera preocupación entre los partidos que nacieron del movimiento de protesta. Laury Haytayan, coordinador general del partido Taqaddom pero que no es candidato en estas elecciones, considera que el elemento que distorsiona el juego es el voto de preferencia única dentro de una lista cerrada. Para los votantes, en esencia, el cálculo se vuelve puramente matemático a la hora de saber a quién apoyar y quién tiene más posibilidades de acceder a la Cámara. Además, a diferencia de los partidos tradicionales las nuevas formaciones no cuentan con criterios útiles para calcular su peso electoral antes de conocer los resultados de las elecciones del 15 de mayo. Entonces, ¿cómo podemos evaluar las posibilidades de las caras nuevas y decir que tienen más o menos probabilidades que otras de ser elegidas?”.

En el frente de los partidos tradicionales que hoy se sitúan en la oposición, como las Fuerzas Libanesas, el Bloque Nacional, el partido Kataëb, Michel Mouawad o el Partido Nacional Liberal, se habla de un "viento que está cambiando". “En las últimas semanas hemos visto -explica una fuente cercana a las Fuerzas Libanesas- que una parte creciente de los votantes ha comprendido que en estas elecciones se enfrentan dos proyectos políticos, y se disponen a elegir sobre esta base favoreciendo a los partidos que tienen la capacidad y el coraje para oponerse al bando de Hezbollah”. El último discurso de Nasrallah [Hassan, secretario general de Hezbolá], en el que desafía a los que quieren quitarle las armas a su formación, nos ha hecho un gran favor: ha convencido a mucha gente de elegir a los candidatos con más posibilidades de ganar y llevar a la práctica este proyecto de oposición”.

Para el analista Sami Nader, experto en política y economía e invitado frecuente de la cadena de televisión MTV cercana a la oposición, "el voto útil, que tiene como objetivo enviar al Parlamento al mayor número posible de opositores, podría restablecer el verdadero papel de la oposición volviendo a introducir un verdadero contrapoder” dentro del hemiciclo.

“Sin embargo -advierte- el voto útil no significa sólo votar sistemáticamente a favor de los partidos tradicionales, con el pretexto de que sus posibilidades son mayores. No debemos caer en la trampa de sus discursos, que básicamente dicen: votar útil es votar por nosotros. Si una nueva figura tiene la oportunidad de entrar, hay que apoyarla. Lo importante es que el candidato cumpla con dos criterios: que sea claro en la cuestión de la soberanía, pero igualmente claro en el tema del buen gobierno, de las reformas estructurales y de la lucha contra la corrupción”.

Una fuerte participación cristiana

¿El voto de los expatriados inclinará la balanza? Aunque las urnas que recogieron las papeletas de 142.041 no residentes (equivalente al 63,05% de los inscritos en las listas) no se contabilizarán antes del 15 de mayo, los datos oficiales sobre la tasa de participación que publicó el Ministerio de Relaciones Exteriores libanés ya ofrecen un primer veredicto. El ministro del Interior, Bassam Maoulaoui, admitió que los distritos electorales de mayoría cristiana son los que registraron "las tasas de participación más altas". Y las cifras lo demuestran. En efecto las cuatro caza [distritos electorales] con mayor movilización fueron Metn (72,25%), Kesrouan (71,67%), Batroun (69,63%) y Jbeil (69,61%).

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Beirut, elecciones parlamentarias: Hezbolá pierde la mayoría
17/05/2022 17:07
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Elecciones parlamentarias: la diáspora vota por un cambio en Beirut
09/05/2022 12:34
La diáspora del mundo árabe vota: comienzan las parlamentarias libanesas
06/05/2022 12:47
Los 5 temas clave de las elecciones de mayo en el Líbano
15/02/2022 12:50


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”