14/07/2022, 12.07
IRAK - ITALIA
Enviar a un amigo

Cardenal Sako: Convivialidad, ciudadanía y educación. Católicos y chiíes por la paz

de Louis Raphael Sako*

El Patriarca de Bagdad de los Caldeos participó en el convenio de San Egidio "Católicos y chiítas de cara al futuro". La visita del Papa a Irak y el llamamiento al "respeto de la diversidad". La necesidad de estudiar las causas del extremismo y encontrar formas de derrotarlo. El compromiso común con el gran Ayatolá al-Sistani. El llamamiento pidiendo que se ponga fin a la guerra entre Rusia y Ucrania.

Roma (AsiaNews) - Una "convivialidad" basada en el respeto de la "diversidad", como repitió el Papa Francisco durante su visita a Irak; la "ciudadanía" como "fundamento" de las relaciones sociales y la "pertenencia" a la patria en una perspectiva de "igualdad"; una "reforma" en el ámbito de la educación para "adaptarse" mejor a las circunstancias actuales, a la cultura y a las personas. Son los puntos que subrayó el Patriarca de Bagdad de los Caldeos, el cardenal Louis Raphael Sako, en su intervención en la conferencia de dos días "Católicos y chiítas de cara al futuro" que tuvo lugar ayer y continúa hoy en Roma, organizada por la Comunidad de San Egidio. Al evento asistieron autorizados representantes de ambas comunidades, entre ellos Jawad Al-Khoei, secretario general del Imam Al-Khoei Institute, y Mostafa Mohagheegh Damad, teólogo y profesor de Jurisprudencia Islámica en la Universidad Shahid Beheshti de Teherán (Irán). A continuación, los pasajes más significativos del Card. Sako:

 

La sociedad de hoy es diferente a la del pasado. El mundo ha cambiado y está en constante cambio, desde la tradición hacia la modernidad. El mundo se ha convertido en una aldea digital con las redes sociales, por no hablar de las circunstancias políticas, que son difíciles y preocupantes. Por eso propongo hacer un llamamiento, pidiendo por el fin a la guerra entre Rusia y Ucrania y que se encuentre una vía diplomática para lograr la paz.

Nuestra misión y responsabilidades como líderes religiosos son universales, incluyen a todos y no se limitan a una fe en particular. 

Debemos contrarrestar la ideología sectaria: a través de nuestros discursos, con la formación, educando a las nuevas generaciones. El Dios en el que creemos no nos pregunta: ¿eres musulmán chiíta o suní? ¿Es usted católico o cristiano ortodoxo? La única pregunta que nos hace es: ¿qué has hecho por tu hermano?

Dios nos juzgará por nuestra caridad.

 

1 -  La convivialidad

Debemos esforzarnos por promover el diálogo y la amistad. Reforzar la cercanía y la solidaridad entre los diferentes pueblos, religiones y culturas, para contribuir a la paz y al bienestar de la humanidad, incluso mediante una estrecha cooperación entre la tradición chiíta y la Iglesia católica

El otro debe ser reconocido y respetado en su diversidad. El respeto a la diversidad, como repitió el Papa en su visita a Irak en marzo de 2021, es la base de la convivialidad. 

Cuando estas diferencias se comparten y se ponen en común, hay una gran riqueza. Lo que llamamos convivialidad significa compartir el pan (العيش )... ¡la base de la alimentación, la comida diaria! No alimentar a las personas provoca conflictos. Como recordaba Antoine de Saint-Exupéry, el sabor del pan común "no tiene parangón" y compartir amor y pureza le da aún más gusto.

Nadie debe ser excluido y permanecer indiferente.

Esta situación única deviene un lugar de experimentación, para superar el choque de las divisiones e iniciar un diálogo intercultural e interreligioso valiente y sincero.

La ciudadanía y la convivialidad son un derecho natural y no un elemento secundario que hay que tolerar. El concepto de tolerancia viene de سمح 'tollere' que significa: te permito ser.

Por desgracia, en los últimos años se ha extendido en nuestra región y en otros lugares una mentalidad extremista que incita al odio y la violencia "en nombre de la religión". Esta ideología va en contra de la voluntad de Dios, que "nos creó diferentes", y supone una amenaza para la vida de los ciudadanos y la seguridad del Estado. Debemos estudiar las causas del extremismo y de la violencia cometida en nombre de la religión, y encontrar la manera de derrotarlos. Me gustaría agradecer al gran ayatolá Ali al-Sistani, la autoridad suprema Marjia de Nayaf, por su postura.

 

2.   La ciudadanía

La ciudadanía es el fundamento de las relaciones sociales y su criterio es la pertenencia a esta patria. Ciudadanía significa igualdad, respeto a los derechos, convivencia y armonía entre todos los ciudadanos.

El sectarismo y el concepto de "componentes" no sirven para establecer un Estado-nación fuerte y moderno. Por el contrario, acaban apoyando una cultura de intereses particulares que fomenta la exclusión. Los cristianos son una población autóctona de Irak, no una comunidad de otro país. Son gente de esta tierra, por lo que no es aceptable llamarlos "minoría". Es una "injusticia" que los cristianos a veces terminen "bajo la mira" por su credo religioso. Los derechos de los cristianos deberían ser tan sagrados como los de los demás, y no pueden ser considerados ciudadanos de segunda clase por su fe. La diversidad y las diferencias deben ser una riqueza, una fuente de energía para la creatividad, el equilibrio y la prosperidad.

El camino a recorrer es el que conduce a un modelo civilizado y democrático basado en la ciudadanía, no un régimen sectario que distribuye y moldea la identidad y la unidad nacional a su antojo. La democracia es un "todo indivisible".

 

3.     Cambiar el sistema educativo

El sistema educativo de Irak no es un sistema que ayude a la convivencia y la cultura de hoy. Necesitamos una reforma intelectual eficaz en el campo de la educación, en las iglesias, en las mezquitas y las escuelas, para adaptarnos a la vida, las circunstancias y la cultura de la gente. De lo contrario, nuestras sociedades acabarán dirigiéndose rápidamente hacia un destino terrible.

Como cierre, voy a pedir al gobierno iraquí que cree un Ministerio de la Convivialidad para reforzar las relaciones y los derechos desde el punto de vista de la ciudadanía. Y pido a Dios Todopoderoso que nos bendiga y dirija nuestros pasos hacia un futuro mejor para nuestro país y nuestros ciudadanos.

 

* Patriarca de Bagdad de los Caldeos

(Foto tomada del sitio web del Patriarcado Caldeo)

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Monseñor Warduni: el Papa y al-Sistani, un encuentro 'entre grandes hombres de paz'
09/02/2021 16:03
Líder chiíta: el encuentro del Papa y al-Sistani es un 'momento histórico', un mensaje de 'tolerancia'
28/01/2021 14:30
El ​Papa en Irak: que los creyentes de todas las religiones transformen los instrumentos de odio en instrumentos de paz
06/03/2021 13:38
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”