14/07/2016, 15.37
NEPAL
Enviar a un amigo

Crisis de gobierno en Nepal: los maoístas retiran su confianza

El Premier K P Sharma Oli deberá presentarse ante el Parlamento y someter a prueba el Ejecutivo. El candidato designado para sucederlo es el líder maoísta Prachanda, ex Premier. En Nepal los cambios en el poder son frecuentes, dado que se trata de una democracia joven, y donde la corrupción es enorme. Esta vez, en cambio, la crisis parece responder a una necesidad de los maoístas, que buscan proteger a sus líderes, que están siendo investigados por crímenes de guerra.

Katmandú (AsiaNews)- Los partidos maoístas están preparando una moción de desconfianza y han retirado el apoyo externo al Ejecutivo del Premier comunista K P Sharma Oli. El motivo del gesto sería la falta de respeto a los compromisos tomados por Oli, quien gobierna Nepal hace sólo nueve meses. Sin embargo, lo que se sospecha es que los partidos maoístas en realidad estén tratando de evitar la posible incriminación de sus propios líderes, que están siendo investigados por la Comisión que está recogiendo las denuncias de las víctimas de la guerra civil. Ahora  el Premier deberá  contar sus fuerzas en el Parlamento, donde ahora ya no posee la mayoría absoluta, pues de otro modo estará obligado a presentar su denuncia.

Ayer, una delegación de los partidos de la oposición- Nepali Congress, CNP (Mapiost Center) y CPN-United- entregó una carta de desconfianza en manos del Premier, que no pudo disimular su disgusto. Son 280 los diputados que han renunciado, adhiriendo, por lo tanto, a la iniciativa propuesta por Pushpa Kamal Dahal llamado “Prachanda”, presidente de los maoístas y Sher Bahadur Deuba, líder del Congress nepalés.

Entre las graves faltas del actual gobierno que son expuestas en la carta, figura el hecho de no haber sabido manejar los reclamos de las minorías Madhesi y Tharu, que han llevado a largos meses de enfrentamientos en la frontera con India y al sucesivo embargo comercial por parte de Nueva Delhi. La oposición también denuncian la lentitud en las obras de reconstrucción tras el terremoto de abril de 2015, cuyo inicio aún se dificulta a causa de la enorme corrupción presente.

El próximo 21 de julio el Premier Oli deberá presentarse ante al Parlamento y tratar de obtener la confianza de 298 diputados sobre 595. De otro modo, estará obligado a dimitir y se iniciará una nueva fase de consultas entre los partidos.  

En Nepal, los cambios en el poder son bastante habituales. Desde 1990, año en que fue instaurado el primer régimen parlamentario, se han sucedido 23 gabinetes. El líder designado de los últimos días es Prachanda, ex Premier, que no ocultó en absoluto su disponibilidad para retomar la dirección del país. Pero él es uno de los principales personajes investigados por la Truth and Reconciliation Commission, encargada de hacer justicia a los familiares de las víctimas de la guerra civil combatida entre el gobierno y los rebeldes maoístas (1995-2006).

En las últimas semanas los cuadros maoístas habían amenazado con quitar el apoyo a Katmandú si sus líderes eran incriminados de manera formal. En un intento extremo por evitar la caída del gobierno, el Premier incluso llegó a firmar una amnistía por los crímenes de guerra. En ese momento en AsiaNews varios expertos denunciaron la rendición de Oli a los maoístas y narraron las historias de las víctimas, que esperan obtener justicia después de diez años.

    

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Acuerdo entre gobierno y maoístas: la amnistía para los crímenes de guerra indigna a la población
12/05/2016 14:37
La Comisión de crímenes de guerra, inundada por denuncias. Tiemblan los líderes maoístas
18/06/2016 13:23
El líder del maoísta Prachanda es el nuevo primer ministro de Nepal
03/08/2016 15:03
Nepal, Corte Suprema: No a la amnistía por la guerra civil
27/02/2015
Colombo se retira de la resolución de la ONU sobre reconciliación y respeto de los derechos humanos
21/02/2020 12:57


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”